Candilejas y aplausos | Villa del Cine ha producido 250 obras audiovisuales en 15 años

0
Gómez: Tenemos varias producciones y coproducciones recorriendo importantes festivales.

Ya son 15 años los que la Villa del Cine ha recorrido para tenderle la mano a cineastas, productores y a todo el talento que se encuentre dentro de las producciones de películas, cortometrajes, documentales, series, miniseries y más.

Anthony Gómez, su presidente, manifiesta que las puertas siempre están abiertas para quienes deseen llevar adelante algún proyecto audiovisual para brindar apoyo en infraestructura, equipos y talento humano, así como en la formación y capacitación.

—¿Cuáles han sido los logros de la Villa del Cine?

—En 15 años hemos realizado más de 250 obras audiovisuales, entre ellas largometrajes de ficción, largometrajes documentales, unitarios y series para televisión, cortometrajes, animados y videoclips; 40 coproducciones nacionales e internacionales. También logramos ejecutar 10 convocatorias para estimular a guionistas, escritores y productores nacionales. En cuanto a la formación, entre nuestras actividades destacan siempre los encuentros formativos, cursos, ciclos de talleres, asesoría de proyectos de bajo presupuesto, cine-foros, foro-chats, tutoría de guiones y visitas guiadas a escuelas, universidades e instituciones.

—¿Cuáles han sido las películas con más premios internacionales producidas por la Villa?

—Son muchas las películas con sello Villa del Cine que han cautivado al mundo. Entre las más premiadas se encuentran: “Brecha en el silencio” de los hermanos Luis y Andrés Rodríguez; “Azú, alma de princesa”, “Taita Boves” y “Bolívar, el hombre de las dificultades”, todas de Luis Alberto Lamata; “Habana Eva”, de Fina Torres; “El regreso”, de Patricia Ortega; “Azul y no tan rosa”, de Miguel Ferrari; “Ley de Fuga”, de Ignacio Márquez; “Venezzia”, de Haik Gazarian; “Cheila, una casa pa’ Maita”, de Eduardo Barberena; “Macuro, la fuerza de un pueblo”, de Hernán Jabes; “Libertador Morales, el justiciero”, de Efterpi Charalambidis; “La clase”, de José Antonio Varela; “La casa del fin de los tiempos”, ópera prima de Alejandro Hidalgo que, además, obtuvo un remake coreano; “Yo, imposible”, de Patricia Ortega y “Bárbara”, de John Petrizzelli, entre otras.

—¿Cuáles son las más queridas?

—Son varias las películas producidas y coproducidas por la Villa que son queridas acá y por seguidores en muchas partes del mundo. Puedo destacar a “Miranda regresa”, de Luis Alberto Lamata; “Cheila, una casa pa’ Maita”; “Azú”; “La planta Insolente”, de Román Chalbaud; “Amor cuesta arriba”, ópera prima del director Nelson Núñez; “Brecha en el silencio”, “Libertador Morales”, “Macuro”, “Venezzia”, “Sonata del pajarillo”, de Heitters Díaz, “El DiCaprio de Corozopando”, ópera prima de Luis Rahamut y “La casa del fin de los tiempos”.

—¿Cómo ha sido producir películas en pandemia?

—Definitivamente, un reto. Desde la Villa del Cine no nos hemos detenido en nuestro objetivo de producir obras cinematográficas que impulsen y consoliden aún más el desarrollo de la industria audiovisual venezolana. Cumpliendo estrictamente todos los protocolos de bioseguridad para evitar contagios de covid-19, producimos, en alianza con otras instituciones y bajo un formato novedoso, el cortometraje “José Gregorio Hernández, pasión por la vida”. Asimismo, estamos desarrollando la producción de la miniserie “Carabobo, caminos de libertad”, uno de los principales proyectos enmarcados dentro del Festival Cultural Carabobo 200, con los cuales el Estado venezolano celebra el Bicentenario de la Batalla de Carabobo. También estrenamos varias producciones en televisión y en plataformas digitales. Además, seguimos prestando nuestro apoyo vinculado a la producción audiovisual.

—¿Cómo ha sido la producción de “Carabobo”, de Lamata?

—Maravillosa. Estamos muy contentos con el trabajo que se ha realizado para llevar a cabo esta miniserie, que aborda en sus nueve capítulos las historias que están alrededor de uno de los eventos históricos más significativos para nuestro país. Cuenta con una producción de alto nivel, con locaciones en distintos lugares de Venezuela, con exteriores que dan calidad y realismo a la producción. Además, contamos con un equipo de producción fantástico y un elenco de primera, conformado por actores experimentados como Francis Rueda y Aníbal Grunn, otros como Juvel Vielma, además de jóvenes actores escogidos en las audiciones que se hicieron a lo largo del país.

—¿Cómo celebran estos 15 años?

—Celebramos desde el set de rodaje con la miniserie de Lamata y el documental “Carabobo, un itinerario”, que pronto estrenarán. Tenemos varias producciones y coproducciones recorriendo importantes festivales internacionales en Rusia, Estados Unidos y Argentina. En paralelo, otros proyectos como “Qué buena broma, Bromelia”, de Efterpi Charalambidis, y “Caimanes de la Galaxia”, de Ignacio Márquez, que están en etapa de postproducción. Llevamos a cabo 15 foro-chats con destacados profesionales del cine venezolano, que brindan sus conocimientos sobre guión, dirección, dirección de fotografía, sonido, producción, arte, edición y montaje, entre otros. Todos gratuitos. En nuestro canal de YouTube transmitiremos 15 cortometrajes producidos por nuestra institución, en aras de brindar entretenimiento a nuestro público.

Rocío Cazal
rociocazal@gmail.com