Fisioenacción | LCA: tejido clave en estabilidad de rodillas

0

Saludos estimados lectores. Hace pocos días el jardinero y grandeliga venezolano Ronald Acuña Jr., quien juega actualmente para los Bravos de Atlanta, sufrió una lesión en su rodilla derecha que lo obligó a abandonar por el resto de la temporada (de 8 a 9 meses) el campo de beisbol; dicha molestia es llamada lesión del Ligamento Cruzado Anterior (LCA), de la cual les voy a hablar hoy.

El LCA es un tejido que conecta el fémur con la tibia a la altura de la rodilla, tiene la función principal de darle estabilidad a esta articulación. El mecanismo de lesión de la misma se genera por traumatismos indirectos sobre la rodilla y movimientos bruscos durante la práctica deportiva. Los síntomas más frecuentes son dolor e inflamación que pueden variar de intensidad y sensación de inestabilidad de rodilla, fundamentalmente en actividades de torsión-recorte-desaceleración.

Está demostrado que no siempre se recupera la estabilidad rotacional con la cirugía, por ello un test de desplazamiento de pivote es súper importante, ya que con él valoramos la inestabilidad combinada (rotacional y antero-posterior). De aquí lo fundamental de una buena evaluación para el posterior diagnóstico clínico y el correcto abordaje, ya que si no se hace de esta manera se complicará el cuadro con episodios repetidos de fallo articular, subluxación femorotibial, durante maniobras de recorte-salto-desaceleración.

Los objetivos del tratamiento a corto plazo para esta lesión son restaurar la función articular y prevenir la aparición de alteraciones degenerativas articulares a largo plazo, también dependerá de la edad, el grado de inestabilidad, la asociación de otras lesiones, el nivel de actividad del paciente y sus expectativas funcionales, laborales y deportivas.

Los resultados obtenidos con tratamiento conservador son variables con relación al tipo de lesión. Habrá de manera temporal o definitiva cierto grado de limitación en la actividad ya que se deben evitar ciertos movimientos nombrados anteriormente, incluso antes de la aparición de los síntomas. Además, es fundamental la fisioterapia postquirúrgica para recuperar la fuerza-resistencia-coordinación de los diferentes grupos musculares, enfatizando el fortalecimiento de la musculatura isquiotibial. Hasta una próxima entrega de este espacio.

Ciudad Ccs / Ydalmis Bravo