Tres en 1 | Félix Gerardi. Ni bloqueo ni sanciones paran la creatividad

Roberto Malaver

0

Revele su rollo

Fotógrafo. Hace algún tiempo fue jefe de fotografía en Ciudad CCS. Tenía varios años preparando esta exposición, “Fractales”, que ahora está en la Galería de Arte Nacional mostrando a Caracas a la vista de todos

—La exposición de fotografías que presentas en la Galería de Arte Nacional se llama “Fractales”, ¿por qué?

Se llama “Fractales” a partir de un trabajo que escribió el maestro Juan Calzadilla en 2018. Quedé impactado y empecé a entender que fractales es la repetición de imágenes de la naturaleza multiplicadas por miles y millones de veces. Cuando le mostré las fotografías al maestro Juan Calzadilla éste hizo una reflexión sobre la multiplicidad de las imágenes en una realidad que hace eco por medio de los charcos de agua de Caracas hasta el infinito.

Pero esto no se quedó allí, al momento de iniciar la curaduría mi tocayo y curador de la exposición, Félix Hernández, le puso el toque final agregándole el apellido: “Una voluntad por (re)inventar otra urbe”, porque en cada fotografía hay elementos que reafirman nuestro sentir caraqueño, pero con un toque lúdico, capicúa y onírico.

Este proyecto tiene una característica que lo hace único, está hecho con el celular, pero no te imagines un aparato de gama alta, te paso el dato. Inicié con un Vtelca y cerré con un chinito sencillo, me reservo el nombre para no hacer publicidad, pero según los tecnólogos son gamas medias a bajas.

Te agrego que me encuentro la cámara del celular como una herramienta expresiva y comunicacional que se hace útil para este proyecto de ir fotografiando charcos de agua en la ciudad de Caracas.

Entonces se puede decir que la exposición abre puertas para la fotografía en celular y un espacio y ganó un espacio para los fotógrafos en nada más y nada menos que la Galería de Arte Nacional. Afirmando el dicho de que el aparato no hace al fotógrafo.

Aquí te hago un anexo de agradecimientos infinitos al curador Félix Hernández y el apoyo infinito de mi gran familia extendida, porque es una expo individual que incluyó un gran trabajo colectivo, demostrando la solidaridad propia del venezolano. Resalto con mucho énfasis y cariño que esto además es sentido y hermoso homenaje a mis amigos José Luis Pacheco y Elena Rodríguez, quienes fueron víctimas recientes del “bicho” como él llamaba al covid-19, pero fueron un pilar y un apoyo fundamental para la construcción de este discurso de vida. A ellos mis abrazos y agradecimientos.

—Generalmente una fotografía es una imagen directa de la realidad, en este caso está la realidad, hay un primer reflejo de la realidad en un charco, y luego está la imagen que tú tomas desde el charco, una original y dos copias, ¿por qué hacerlo así?

Para contestar, acá reitero que este es un proyecto lúdico y onírico donde ensayando con el celular se fueron abriendo estos espacios de un cosmos paralelo que está al derecho, está siempre al revés, lo que es arriba es abajo y por donde gires y gires siempre miras.

La propuesta de esta exposición es que el visitante pueda interactuar con la obra y haga una nueva lectura sobre la urbe, esa que está más allá de lo palpable.

Ahora por qué hacerlo así, diría yo por qué no hacerlo así, la fotografía está compuesta de planos y encuadres, matemáticamente y estéticamente correctos, que se diseñaron para mostrar un momento, pero no hay nada que diga que que no puedes variar esta forma, y fue lo que hice, mostrar la realidad desde algo tan cotidiano como un charco, pero solo miras cuando estás chamito y quieres saltar para mojarte, el adulto lo evita.

Entonces me dije, es momento de recordar a mis panas que aún hay mucho por innovar y mostrar. Te cuento, ¿sabes que muchos amigos se han dado cuenta de detalles en determinados espacios por ver la foto mediante un charco?, fue donde se tomaron el momento de disfrutar la belleza de la hermosa Caracas.

Y para los que visiten esta exposición deben vivir la experiencia de un fractal, por ello diseño unos tótem que están en la sala que rinde honor a la imagen donde los puedes girar y encontrar diferentes maneras de ver las fotos. Además de encontrarse con la museografía en un estilo urbano, limpio y sobrio sobre lo cotidiano.

—¿Caracas se ve mejor en fotografías?

Caracas es bella por y donde la veas, con o sin cámara, ella es un crisol de imágenes, eso que nos parece cotidiano siempre está lleno de una energía extraordinaria.

Es la única ciudad del mundo que se da el caché de que sus 360 esquinas tengan pedigrí, “o sea”, tienen historia, su nombre, cada espacio de esta urbe es un microcosmos dentro de la ciudad.

Caracas es temperamental, amorosa y encantadora para fotografía, siempre está dispuesta a dar su mejor cara.

Y los charcos que se hacen en las alcantarillas, en el asfalto y en la arquitectura son realmente seductores para un enamorado de los fractales como yo.

Para mí es un compromiso con esas hadas del agua en cada charco después de las lluvias, es una musa que me llama y voy a su encuentro con los “ojos bien abiertos”.

—¿Sigue siendo verdad aquello de que una imagen dice más que mil palabras?

Más que cierto, y en este momento donde la herramienta fundamental para todo es el uso de las nuevas tecnologías. Fíjate, esta es una exposición a contracorriente, está hecha para Instagram y ahora se convierte en físico para compartir en una sala de museo.

Yo llevo mucho tiempo haciendo fotos, primero como fotoperiodista, luego como documentalista, registrando las manifestaciones culturales en el estado Barinas, y ahora en esta nueva etapa de redescubrir la ciudad por medio de la cámara del celular, me toca la tarea de entender la imagen con un lenguaje mágico único, particular, universal, para comunicar desde el corazón.

Seré breve, sí, una imagen vale más que mil palabras.

—Ante el bloqueo, las sanciones y la pandemia, ¿te defiendes con tu celular?

Mira que fuiste el primero en tocar este tema y lo resalto. Por qué lo aplaudo, a la hora del bloqueo me defiendo con las herramientas que tengo a la mano, porque mi deber como fotógrafo y para con el país es registrar el momento y con cualquier herramienta que registre es útil en tiempos de dificultades, ahora lo importante es tener conciencia de tu momento histórico. Ni bloqueo, ni sanciones pueden parar la creatividad que alimenta los corazones.

Mi réflex está activa y no ha parado, ni parará, pero por diferentes circunstancias no siempre está conmigo, y el celular siempre está a la mano y cuenta con las herramientas necesarias para registrar, y yo le pongo el enfoque del momento.

Llevo más de 5 años trabajando en este proyecto, pero te cuento que con la llegada del covid-19 se desataron los dragones de la creatividad y se intensificó mi pasión por los charcos y los reflejos del agua, es como que todo el surrealismo de la urbe se expresara en imágenes en cada momento y cada instante, así continúo construyendo mi imaginario de Caracas.

_________________________________________________

Retrato Hablado

El otro día fui a un siquiatra. Me pidió 1.000 pesos adelantados. Yo le dije: “Doctor, es mi problema el que vengo a resolver, no el suyo”. Así decía en una de sus presentaciones ese extraordinario humorista y comediante que fue Juan Verdaguer. Comenzó trabajando en el circo de sus padres. Allí tocaba, en el violín, La cumparsita y otras composiciones. Más adelante se fue a Brasil donde salía como si fuera a tocar el violín y mientras tanto narraba cosas. Y así hasta el final cuando decía: “¡Cómo me gustaría saber tocar el violín!” Fue actor y comediante. Su humorismo era fino y de gran calidad. Sin caer en lo chabacano. Se apoyaba en el absurdo. Se veía siempre tan serio en sus presentaciones. Y decía: “No hace mucho tiempo estuvimos reunidos festejando el 101 de mi abuelo, que ya es algo que festejar. 101 años. Ahí nos reunimos todos los hermanos, primos, tíos, parientes, una fiesta lindísima. Fue una pena que él no estuviera ahí con nosotros… él murió cuando tenía treinta y siete…”. Fue llamado El señor del Humor. Y nació un 30 de julio de 1915 en Uruguay, desde muy pequeño se fue a Argentina, y allí fue donde arrancó su carrera artística. Murió el 14 de mayo de 2001, en Argentina.

____________________________________________________

El viernes de Lira