Keydomar completó una actuación histórica

0

La de Tokio-2020 ha sido la mejor actuación de las pesas de Venezuela en citas olímpicas, al ganar dos medallas de plata con Julio Mayora (73 kilos) y Keydomar Vallenilla (96), además de dos diplomas con las damas Yusleidy Figueroa (59) y Naryury Pérez (87).

El presidente de la Federación Venezolana de Levantamiento de Pesas, Luis Seijas, conversó desde Tokio con el semanario Ciudad CCS y ofreció detalles sobre esta gesta deportiva.

“Primero dar gracias a Dios. También felicitar a este medio por su aniversario número doce y agradecerles porque en sus páginas está escrita buena parte de la historia de estos cuatro atletas”, indicó el federativo.

Como ejemplo de esto último, Seijas recordó una entrevista realizada a Keydomar en el año 2017: “Entonces Vallenilla venía de ganar el Campeonato Mundial Juvenil, en Malasia. En el titular se leía algo así como: Keydomar Vallenilla esperanza olímpica de Venezuela. Y no se equivocaron, el pasado 31 de julio obtuvo la presea de plata luego de una dura lucha con el qatarí (Qatar) Ibrahim Elbakhi que capitalizó el oro”.

Seijas relató que en el arranque Keydomar logró levantar 177 kilos, para situarse en el segundo lugar de la tabla. Pero Anton Pliesnoi (Georgia) e Ibrahim Elbakhi (Qatar) igualaron el peso y luego pasó a ser el líder Boady Santavy (Canadá) con 178 kilos.

Mientras que en envión Keydomar alzó 210 kg en su primer intento. Después no pudo materializar los 215 kg que buscaba en el segundo y finalmente en su última ejecución logró 216 kg, sin embargo, los jueces desestimaron el intento y fue invalidado. De esta manera el venezolano totalizó 387 kg (177 kg del arranque más 210 de envión) que fueron suficientes para lograr un lugar en el podio olímpico.

Al final, Elbakhi ganó el oro (402 kg total), mientras que Pliesnoi con la misma marca de Vallenilla concluyó tercero (bronce), porque el venezolano había hecho el registro primero que el georgiano.

Consultado sobre el por qué fue catalogada por algunos como “batacazo” la medalla ganada por Keydomar, este indicó: “No era ningún gallo tapao o sorpresa. Sorpresa fue lo que recibieron los que creyeron que Mayora y Vallenilla no tenían chance. Tanto es así, que los ganadores del oro en los 73 kilogramos, el chino Zhiyong Shi y el qatarí Elbakhi en los 96, tuvieron que superar hasta los records mundiales para doblegar a los criollos”.

Seijas reafirmó que “esta actuación de Tokio fue histórica para las pesas, pues además de las medallas de plata se obtuvieron los diplomas mencionados con Figueroa, sexto lugar en los 59 kilos y Naryury Pérez, séptimo en los 87”.

También reconoció a los pioneros olímpicos, desde Roma-1960 con Enrique Guittens y Ambrosio Solórzano, luego Humberto Fuentes, Julio Luna, José Medina, Israel Rubio nuestro primer medallista (bronce en Atenas-2004), Octavio Mejías, José Ocando, Inmara Henríquez, Betsi Rivas, Junior Sánchez y Herbys Sánchez.

Para finalizar, Seijas manifestó que está claro que en Tokio dejaron el listón alto: “A futuro hay que superar este nivel competitivo, pero para ello necesitamos el apoyo total del Gobierno Deportivo Bolivariano, entiéndase Ministerio del Deporte, Comité Olímpico Venezolano, entre otros entes”.

El levantador de pesas caraqueño sumó la segunda medalla de plata para Venezuela en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 y Jesús Seijas ratifica que no era un “gallo tapao”

Por: José Cuevas

_____________________________

La más sobresaliente participación de un equipo criollo en citas olímpicas la consiguió la cuarteta de halteras, ya que los cuatro obtuvieron premios: dos medallas y dos diplomas.

Los de Tokio son los mejores resultados en Olímpicos

Hace una semana nuestra representación aseguró la mejor actuación del país en una cita olímpica, tras la conquista de Yulimar Rojas, medalla de oro.

Es la primera ocasión que nuestros deportistas logran cuatro preseas (un oro y tres plata) en unos juegos, tres de ellas en 24 horas. El tope anterior era de tres, en Los Ángeles-1984 y Río-2016).

Cuando faltaban por competir los karatecas Antonio Díaz, Claudymar Garcés y Oscar Ariza (saltos ornamentales) Venezuela también tenía cuatro diplomas olímpicos, uno de ellos ganado ayer por Robeilys Peinado (salto con pértiga).

Al llegar la delegación a Tokio su cosecha olímpica era de 17 preseas: tres de oro, cuatro de plata y 10 de bronce. Con las tres de plata de ahora casi igualan el total de ese metal en citas previas.

Las cifras indican que en las dos décadas de Revolución Bolivariana se han logrado 11 preseas olímpicas (dos de oro, cinco de plata y cuatro de bronce) contra 10 (dos de oro, dos de plata y seis de bronce) en las casi cinco décadas anteriores, desde Londres-1948 hasta Atlanta-1996.

Para desmeritar los resultados con fines políticos algunos han recurrido al argumento de que Venezuela “fracasó” porque llevó una de las delegación pequeña.

Para Tokio-2020 clasificaron 44, asistieron 43, la delegación menos numerosa del periodo revolucionario, pero mayor que cualquiera de las que acudieron en el lapso de 1948 a 1996, en el que la más elevada fue de 40 a Helsinki-1952.

Venezolanos, entre paréntesis, en Juegos Olímpicos: Londres-1948 (1), Helsinki-1952 (40), Melbourne-1956 (22), Roma-1960 (37), Tokio-1964 (16), México-1968 (26), Munich-1972 (26), Montreal-1976 (32), Moscú-1980 (38), Los Ángeles-1984 (26), Seúl-1988 (17), Barcelona-1992 (28), Atlanta-1996 (39), Australia-2000 (50), Atenas-2004 (48), Beijing-2008 (110), Londres-2012 (68), Río-2016 (90) y Tokio-2020 (43).

Antes de la Revolución los participantes olímpicos criollos suman 348, y en el lapso revolucionario, de dos décadas, es de 409 atletas, 61 deportistas más.

Por: Juan Cermeño