Las sorpresivas primarias del PSUV

J. J. Álvarez

0

Las elecciones primarias del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que se efectuaron el pasado domingo 8 de agosto de 2021, en todo el territorio nacional, han dado un paso muy grande y notable en materia de democracia electoral. Los militantes del PSUV y algunos no militantes se volcaron entusiastamente a votar por los y las candidatas para las 23 gobernaciones y más de trescientas alcaldías a disputarse en las elecciones número 25 del proceso bolivariano que el Consejo Nacional Electoral convocó para el 21 de noviembre de 2021.

Hay que decir sin rodeos, la gran participación de electores en las primarias del PSUV significó un importantísimo hito histórico político en la revolución democrática bolivariana que barrió con cálculos previos. Todo fue una fiesta que sorprendió hasta a la dirigencia de la derecha no violenta.

Sin embargo, el éxito de las primarias del partido pudo haber sido más sorprendente de lo que fue si hubieran votado todas las personas que se presentaron a los centros de votación. Los retrasos, la falta de máquinas procesadoras del voto y el inclemente sol del día, etcétera, obstaculizaron la rapidez del acto electoral. Las colas, que se mantenían por mucho tiempo, entre 6 o más horas, tanto en la calle como en el centro de votación, causaron demasiado cansancio e impulsaron a muchos electores a marcharse a casa y frustrar sus buenos deseos.

Dejemos que lo exprese Ramiro Hernández, un adulto de 75 años de edad que andaba con bastón. Dijo: “Si pudiera mantener el ánimo para estar parado tantas horas, lo haría con mucho gusto hasta el otro día para cumplir con mi deber, pero estoy extenuado”. ¿Cómo resolver este problema? Con poner el debido orden en ese espacio basta, el partido lo ha estado enseñando y aprendiendo durante años.

El PSUV para las próximas elecciones debe ir enrumbado de manera firme hacia el fortalecimiento de la democratización de todos los aspectos de la vida de la sociedad venezolana. Las primarias del 8 agosto, aparte de haber dado una nueva dimensión a la democracia constructiva, debe ir a consolidar la organización del partido, tomando en cuenta la Declaración de Principios, el cumplimiento de los Estatutos y las Bases Programáticas.

No obstante, la creciente actividad cívica de los electores en las primarias merece especial atención de la dirigencia del partido contra los desparpajos que contrarían la dialéctica política. No olvidar que en las primarias, el pueblo escogió entre varios candidatos a los más dignos.

En las primarias del PSUV, las ambiciones desmesuradas en materia de candidaturas quedaron degradadas con las sorpresivas valoraciones realistas y las apreciaciones del pueblo protagonista de la paz.

J.J. Álvarez