LETRA DESATADA | La suma de todos los medios

Mercedes Chacín

0

Los cumpleaños de los proyectos en la Fundación para la Comunicación Popular CCS son en el tercer trimestre, vaya usted a saber la razón. El Especulador precoz, Ciudad CCS (web e impreso) y Épale CCS están entre Leo y Virgo. El único que se sale de esa “norma” son los Cuentos para leer en la casa que fueron una idea surgida en la emergencia por la pandemia que vinieron a acompañar en 2020 a los regalos que, desde Ciudad CCS, la Imprenta Municipal preparó para distribuir en los urbanismos de Caracas. Entre Ciudad CCS y Épale está la Escuela de Comunicación Popular Yanira Albornoz, que nació el 15 de agosto de 2018. Más de mil alumnos y alumnas han pasado por sus aulas. O nosotros hemos ido hasta sus espacios comunales o educativos.

Aún recordamos las caritas de los niños y niñas de los Altos de Lídice cuando hasta allá fuimos a impulsar la formación de los reporteritos y reporteritas haciendo llave con Bernardo Suárez, Jesús García y Dayon Moiz. O extrañamos aquellas primeras clases en las que la palabra que salió a borbotones de la cabeza de Rubén Wisotzky era todas dudas y certezas. Y tristezas. O cuando Elida Polanco se emociona como el primer día al comprobar que su semilla germina, que la semilla se sembró en buena tierra. O cuando Nathan Ramírez y Félix Gerardi se aferran desesperadamente a la técnica para demostrar que el oficio es maña pero también conocimiento para aprehenderlo y desaprenderlo. O como cuando se hace necesario reconocer la experticia de Carlos Rada en la responsabilidad que conlleva ser un número en el registro de productores nacionales independientes. Me falta aprobar el curso de Aldemaro Barrios sobre cómo redactar bien y bonito. Tenemos que hacer un intercambio.

Tres años “explicando” las noticias falsas y explicando cómo es eso de que hay gente que trabaja para convencernos de que Estados Unidos es un país chévere aunque es todo lo contrario y que eso es tan importante como una buena redacción. Saber que hay que estar alertas y preparados para no dejarnos engañar más, y no abultar la bigdata que los gringos construyen para manipularnos. Darnos cuenta de que lo que vemos no es paranoia sino certezas del terrible peligro en el que se encuentra la humanidad. La mentira no es obvia para la mayoría y a la verdad la camuflan, la esconden, la tapan, la venden, la matan.

Por eso es tan importante para el alma, para el espíritu, encontrar las verdades que semana a semana nos muestra El Especulador precoz, con el uso del humor y la irreverencia como principal herramienta para evitar que la amargura nos quite la sonrisa.

Quienes estamos en la Fundación para la Comunicación Popular sabemos que la gente que todos los sábados en la mañana se detiene de Gradillas a San Jacinto no es solo para recibir gratis un montón de palabras e imágenes, sino también para conocer a una pequeña parte del país que cree en la frase “Tenemos Patria”. Es gente como la que registran las páginas de la revista Épale CCS, de la que hablaremos en septiembre cuando celebremos su octavo cumpleaños. ¡Salud! Sigamos.

Mercedes Chacín