Tres en 1 | Manuel Isidro Molina: El buen periodismo es un reto permanente

Roberto Malaver

0
Periodista. Columnista de opinión. Director General de Radio Rumbos. Fue presidente del Colegio Nacional de Periodistas (1996-1998). Foto Yohana Molina Catar

—¿Hay periodismo en Venezuela?

—Periodismo siempre hay. Eso no se discute. Lo discutible es cuál periodismo hacemos y cómo impacta en nuestras sociedades en estos tiempos de enjambre comunicacional, algo totalmente distinto a la “aldea global” que predijo Marshall McLuhan, en 1964, porque su perversidad es muy superior, controladora y manipuladora hoy. En Venezuela siguen coexistiendo el buen periodismo con el periodismo mediocre y el “periodismo” criminoso, el de la mentira y la manipulación descarada, fabricado en laboratorios con financiamiento sucio y propósitos inconfesables. Estoy hablando de los mercenarios de los medios y las redes sociales, y no solo de periodistas degradados.

—¿El periodismo independiente existe?

—El periodismo refleja –si no, no lo fuera– el entorno y la dinámica sociocultural, entendida esta sociológicamente, atada a la historia remota y actual. Por eso, el buen periodismo no es fácil, más bien es un reto permanente, una exigencia para sí y de cada profesional para con la sociedad.

Ni la poesía, que es la creación intelectual más libre, evade la vinculación de sus autores con su entorno, sus tormentos y sus sueños, que siempre vienen asidos a la realidad. El periodismo es un oficio esencialmente intelectual, perceptivo y creativo, impactado por la sociedad y con retorno hacia la sociedad local, nacional, regional o global. El buen periodismo debe ser independiente, es decir, no sectario, no mercenario, no miserable.

Muy importante, en esto, es decir que periodismo no es propaganda ni mucho menos operación sucia para servir a intereses mezquinos de factores de poder y hasta mafias tan peligrosas y detestables como las del narcotráfico y la corrupción para el enriquecimiento ilícito.

—Dijo García Márquez que el periodismo es el mejor oficio del mundo, ¿será verdad?

—De acuerdo con el Gabo, siempre presente y de obligatoria lectura para estudiantes y profesionales del periodismo. Es “oficio” y es compromiso. “El periodismo es el mejor compromiso del mundo”, parafrasearía yo. Y cuando percibimos la matanza de periodistas en Colombia y México –casualmente las dos patrias de García Márquez–, entendemos que el periodismo es oficio y compromiso de valientes.

—El Colegio Nacional de Periodistas y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa ¿eso se acabó?

—Casi. Es decir, existen, pero sirven muy poco a la profesión y a quienes la ejercemos; los entes gremiales están muertos en vida, digamos que en estado catatónico. Más allá de manifiestos propagandísticos de corte político-ideológico, atados a los planes de entramados de la “oposición” que buscan derrocar al Gobierno para tomar el poder político y económico de la nación, es muy poco lo que el CNP y el SNTP hacen, y el Instituto de Previsión Social del Periodista (IPSP) está severamente afectado por la tragedia histórica que sufrimos en Venezuela. El gremio periodístico venezolano –tan importante históricamente– también espera por un proceso de reconstrucción y actualización a las realidades de esta tercera década del siglo XXI, para servir mejor a Venezuela. Seguimos en deuda.

—¿Todas aquellas denuncias de corrupción que usted hizo en el semanario La Razón, fueron investigadas?

— Venezuela es un país de cómplices en sus esferas de poder y control de la sociedad. Los cómplices de la destrucción nacional “se cobran y se dan el vuelto”. Los veo muy entrelazados, se cambian de bando a velocidades insólitas, no creen sino en sus bolsillos, codiciosos y sinvergüenzas hasta el asco. Los bauticé como “pudrimillonarios”. ¿Qué ha ocurrido? La impunidad total, por lo que Venezuela pasó a ser una “hiper sociedad de cómplices”. La traición moral al pueblo venezolano ha sido gigantesca, con un resultado repugnante: los pudrimillonarios son, además, pendencieros y muy descarados, abrigados por la impunidad. Eso vale para mis denuncias en el semanario La Razón durante 18 años, y para las incuantificables denuncias de valientes periodistas venezolanos de todas las regiones del país. Esa tarea sigue pendiente. Hay quienes creen que el poder es eterno, contrariando la historia y la sapiencia.

________________

Retrato Hablado 

“Al fin y al cabo somos lo que hacemos para cambiar lo que somos,”así lo afirmaba Eduardo Galeano, ese escritor, poeta y periodista que supo entender mejor que nadie lo que dice la gente de la calle, la gente del pueblo. Revolucionario siempre, su libro, Las venas abiertas de América Latina , se convirtió en un arma para defenderse del imperialismo. El presidente Hugo Chávez se lo regaló al presidente Barack Obama en una reunión, y el libro siguió creciendo entre más lectores. Vivió en Venezuela. Una vez que estuvo de visita viajamos con él a La Guaira, quería ver cómo estaba la pensión La Valenciana, en la que vivió en 1972. Con Aram Aharonian, Roberto Hernández Montoya y yo, nos acercamos a la pensión y solo quedaba la pared del frente. Galeano se quitó la ropa, tenía puesto un traje de baño, salió corriendo y se lanzó al mar. Después nos contó que allí lo fue a buscar Pompeyo Márquez para invitarlo a una reunión con el Partido Comunista de Venezuela. Nació el 3 de septiembre de 1940, en Montevideo, Uruguay y murió el 13 de abril de 2015, en Uruguay.

_____________

El Viernes de Lira