Todo el circo venezolano abarca una sola escuela

0
Funciones los fines de semana flexibles para todo público | Foto J. Campos

Profesionales de trayectoria en el ámbito circense brindan sus conocimientos a niños y jóvenes

En el Nuevo Circo de Caracas funciona la Escuela del Circo Nacional de Venezuela, dirigida por Niky García, artista experto en la materia, quien explicó que dicha casa de estudios tiene sus antecedentes en el año 1997, con los primeros talleres dictados en el espacio “La Carpa”, en el parque Los Caobos.

“Luego, en el año 2007 se creó un proyecto piloto con el Instituto de las Artes Escénicas y Musicales (IAEM) y arrancó formalmente con su primera cohorte en el año 2010 (Programa de Perfeccionamiento Artístico) en el Nuevo Circo; el proyecto del semillero tiene su origen en el Circo Ipukek, en el año 2002, en la parroquia 23 de Enero, y continúa en el Nuevo Circo desde el 2008”, destacó.

Señaló que en la actualidad cuentan con 25 personas integradas por maestros, artistas y, debido a la situación actual, existen 20 participantes en aula, que son seleccionados según su disciplina, compromiso y voluntad de aprendizaje.

“Actualmente la escuela está haciendo convocatoria para su próximo período escolar, que comienza en septiembre, se pueden inscribir niños, niñas, jóvenes y adolescentes, entre 9 y 14 años de edad, y sus talleres para jóvenes y adultos a partir de los 15 años; día a día luchamos por mantener viva las artes circenses”, manifestó.

Respecto a la idea de una escuela de circo, recordó que surgió en el año 1997, debido al interés de actrices y actores de teatro por incluir elementos del circo en los montajes de sus obras.

“En ese entonces los conocimientos circenses se transmitían por tradición familiar y era imposible conocer las técnicas si no pertenecías a esa tradición. Nació bajo la influencia de grupos extranjeros que venían al Festival de Teatro y comienza en Suramérica una tradición muy fuerte de circo callejero; estos elementos coincideron con la llegada de los primeros venezolanos firmados en escuelas de circo en el exterior”, acotó

Al finalizar el año 2003 el Gobierno nacional introdujo esta disciplina como parte de las políticas culturales y, luego de este hecho, se enviaron los primeros venezolanos a la Escuela de Circo de Cuba.

“En el 2005 el circo es formalmente incluido en las políticas públicas desde el IAEM. Es entonces cuando el proyecto de escuela se fortaleció con la visita de metodólogos cubanos y se generan los primeros planes”, detalló.

Uno de los principales logros que se han trazado es la consolidación de un espacio físico conceptual de un circo hecho en Venezuela y lograr tener un programa creado bajo el diseño de la realidad del circo nacional.

“Esto significa que debe estar adaptado a las circunstancias de un contexto nada fácil en los últimos años y haber construido esta especie de nave en los terrenos adyacentes al edificio patrimonial del Nuevo Circo, que es un espacio diseñado especialmente para la práctica y enseñanza; significa un espacio único en nuestro país, con un equipamiento que si bien aún está incompleto, cuenta con los elementos de seguridad adecuados, con las dimensiones promedio de las escuelas de circo a nivel internacional”, narró.

Detalló al final que desde el inicio de la cuarentena y al comienzo de la flexibilización, mediante el esquema 7 + 7 fijado por el Ejecutivo nacional, comenzaron con un grupo de estudiantes avanzados con una frecuencia de dos días por semana y divididos en 6 personas.

EMMANUEL CHAPARRO RODRÍGUEZ / CIUDAD CCS