AL DERECHO Y AL REVÉS | Las elecciones argentinas

Domingo Alberto Rangel

0

De no ser porque con el tiempo aprendí a separar lo que se hace de lo que se pregona es posible que hubiese entrado en shock al saber los resultados de las elecciones primarias argentinas donde, como tantas veces sucede…, el gobierno de allá “contó los pollos antes de nacer”… al vaticinar que ganaría los comicios.

Pero el vaticinio desde la distancia tampoco lucía descabellado: ¿no habíamos quedado en que el expresidente Macri era un ladrón que endeudó con el FMI la nación argentina?

¿No habíamos quedado, según la propaganda oficial del Gobierno argentino, repetida por el nuestro, en que el endeudamiento contratado por Macri fue ilegal?

¿Qué los dólares de esa deuda “que empobreció a los argentinos hasta límites nunca vistos”… no habían ingresado a la economía de ese país porque Macri los sacó… después de cobrada su comisión?

Eso al menos pensábamos quienes en esta Venezuela tan “informada y poco polarizada” intentábamos racionalizar el tema… sin pretender pasar por argentinólogos… que debe ser un asunto difícil y complicado.

Pero sucede que una vez conocidos los resultados se sabe que el gobierno del presidente Fernández –muy desangelado– y la vice Cristina… ha recibido una paliza perdiendo en casi todas las regiones.

Y sucede algo tan increíble que se podría incluir en un programa de Nuestro Insólito Universo… al gobierno protector del pueblo argentino le gana las elecciones… el partido del expresidente Macri.

¡Allí gana el mismo ciudadano que hace poco huía tras haber endeudado a los pobres argentinos!

Algo malo hicimos” atinó a decir a manera de explicación el ciudadano Fernández… acompañado para la ocasión de una Cristina Fernández viuda de Kirchner… que no solo por la expresión facial… sino hasta por el color escogido para salir en pantalla aceptando la humillante derrota… parecía una bruja.

Argentina sigue siendo un caso clínico que no es único en la América Latina: caso en el cual uno de los pueblos más cultos del mundo llevan dos siglos evaporando oportunidades.

Al gobierno se le tenía que pasar factura por pirata, bocón y celestino de ladrones… pero cambiar una fauna por otra es demasiado cuando se toman en cuenta los antecedentes.

Argentina en el siglo XIX ya era el país, que salvo Estados Unidos y el Canadá, podía jaquetonearse de ser el más civilizado, blanco y europeo de América.

Hubo momentos en que se pensó que la única fuerza que podría frenar el ascenso yanqui era la Argentina… pero eso pasó.

Tras dictaduras criminales y populismos de distintos signos y un solo tenor… del país rico… lleno de Premios Nobel… solo quedan los rebaños ahora estancados por el alza de fletes que trajo la pandemia y que afecta en especial a la Argentina… tan altiva y tan lejana.

Como siempre sin embargo hay una pequeña esperanza y es la elección de Javier Milei quien combate los populismos futbolistas de Macri… y los populismos telenovelescos de Cristina y el presidente Fernández.

Milei es liberal clásico y por encima de que el libertarismo argentino está dividido en muchos pedazos… su triunfo y ascenso no solo recibió apoyo de los liberales mejor formados… que son más bien pocos… sino del pueblo sencillo de Buenos Aires que se cansó de discursos mentirosos… y latrocinios por parte de los políticos.

Ojalá y demuestre con hechos los que propone desde su programa de radio… y ojalá no le dé a Milei por formar “unidades” o “alianzas” con ninguno de los populistas tan desprestigiados.

Comenzando por los opositores de Macri, de quien este último dice el gobierno, que por encima de sus mentiras en esto no miente…, es un ladrón.

Mientras tanto ya vendrán las elecciones de verdad que como las nuestras son en noviembre.

Domingo Alberto Rangel