HISTORIA VIVA | General Manuel Piar presente

Aldemaro Barrios Romero

0

La Red de Historia, Memoria y Patrimonio como plataforma social, que agrupa a los militantes de la historia insurgente, se ha propuesto acompañar el proceso de traslado de los restos simbólicos del general en jefe Manuel Piar al Panteón Nacional, bajo un criterio de reivindicación de la figura heroica y lo que ello representa para el pueblo venezolano, especialmente para el pueblo oriental en la gesta independentista que lideró el Libertador Simón Bolívar. Ese sentimiento del pueblo guayanés lo asumió la Red de Historia de Guayana con el colectivo Bolívar Insurgente, en el mismo lar que le dio la gloria y que recibió el alma del heroico Manuel Piar al momento de su final trágico.

1.-El tiempo-espacio histórico que vivió el pueblo venezolano en el crucial tránsito de su primera independencia tuvo como aldabón estratégico la liberación de Guayana y allí como principal actor militar estuvo el General Manuel Piar quien, con su agudeza táctica, consagró a los patriotas la superioridad militar en el sur, con el dominio de las Misiones del Caroní y luego la batalla de San Félix para controlar el gigantesco Orinoco el 17 de abril de 1817. Por ello, el Libertador Jefe Supremo del Ejército Libertador confirió el máximo grado militar como general en jefe a Piar para honrarlo y mantener cohesionada a las fuerzas patrióticas.

Bolívar escribió un día después de la batalla de San Félix, la felicidad por la hechura militar de Piar en Guayana y dio órdenes expresas al Almirante Luis Brión para consolidar el dominio del sur:

“Tenemos aún fuerzas suficientes para salvar la República. Esta división incorporada a la que obra contra Guayana no bajará de 2.500 infantes, y más de 1.500 caballos, con los que es infalible la rendición de Angostura antes de ocho días. Con este objeto pues, marcho rápidamente a aquella plaza y ordeno a V.E. que a la brevedad posible haga que nuestras flecheras y todas las fuerzas marítimas vengan al río Orinoco: que V.E. no dé licencia ni permita salir de esa isla ni pólvora, ni plomo, ni fusiles, ni ninguna especie de elemento militar sin expresa orden mía; enviándome los mil fusiles de la última contrata de la Diana y la pólvora de Pardo de que V.E. me habló en su último oficio que recibí en Barcelona el 25 del próximo pasado al acto de montar a caballo” (1).

2.-Las diferencias entre Bolívar y Piar, y su infeliz final, deben ser vistas a través del prisma que valora la capacidad estratégica de un excelso militar de batallas ganadas como Piar y por un hombre de ejércitos victoriosos como Bolívar. Por ello la avenencia histórica que proponemos trasciende esa circunstancia y nos coloca en el mirador de las consecuencias y hechos anteriores y posteriores que tuvo su cenit en Carabobo y en la Campaña del Sur como una cadena de eventos sucesivos, consecuencias de los primeros actos estratégicos de Guayana.

Por ello, la revisión de la intensa actividad desarrollada por el General Piar antes de los hechos en Guayana nos lleva a releer todo lo analizado en torno a la batalla de El Juncal en septiembre de 1816, donde Piar demostró su capacidad táctica y la destreza para reunificar fuerzas a favor de la patria, tal y como lo señaló Asdrúbal González en su libro Manuel Piar cuando indicó: “En menos de dos meses formó Piar un ejército en los llanos de la Provincia de Barcelona. Con la actividad que exigían las circunstancias, tomando como núcleo los destacamentos del Coronel Barreto y otros jefes guerrilleros, realizando una labor de convencimiento y captación hacia importantes grupos de llaneros que actuaban como bandoleros, luego de ser licenciados quince meses antes del ejército de criollos que dirigieran Boves y Morales, he aquí que a finales del mes de agosto está en capacidad de moverse hacia la costa, combinando un operativo con Mariño, que sitiaba a Cumaná. Es entonces cuando recibe desde los llanos guariqueños solicitudes de ayuda enviadas por la División del Centro, que de victoria en victoria, se acercaba a la región oriental” (2).

En aquel viraje que provocó la batalla de El Juncal, las fuerzas patriotas se fortalecieron, pero un año después las desavenencias de algunos jefes patriotas como Mariño debilitaron la fortaleza que promovió el Libertador y que el mismo Piar había consolidado, así lo describió en la comunicación de Bolívar a Brión antes citada: “…He sido sorprendido con una carta del General de la Fuerza Ar­mada (Mariño), que bajo pretextos frívolos, y aun especiosos, me par­ticipa que se retira con su guardia de honor a Cumanacoa. Esta deliberación, sin orden mío [sic], y en circunstancias en que debemos más que nunca reunir nuestras fuerzas, me obliga a mí pesar a desaprobar la conducta del Excmo. Señor Jefe de la Fuerza Armada, porque se separa de la cooperación con el Gobierno, formando planes y acordando medidas por sí, que no le ha dictado ni prevenido éste para tales acontecimientos” (3).

No quedan dudas del enorme esfuerzo realizado por Bolívar para sostener la unidad, que en cada acción victoriosa, los celos, las intrigas internas y externas debilitaban por momentos la unidad del ejército patriota, pero que la visión de objetivo claros expuesto en la práctica por Manuel Piar orientaron al Libertador a seguirlo y a disponer de sus recursos para consolidar aquel triunfo como lo hemos señalado. Todavía más, Bolívar, se dio a la tarea de dotar el apoyo a todos los sectores del ejército que estaban en desventaja para consolidar las fuerzas, con los recursos logrados por Piar y así lo ordena: “Me impuse además de los inmensos recursos que suministra en hombres, ganados, caballos, mulas y frutos preciosos, de que somos dueños, y sobre todo de la extremidad a que están reducidos los enemigos. Tantas ventajas me determinaron a dejar aquel ejército para que terminase la reducción de la pro­vincia y previne a los señores generales Piar y Sedeño enviasen a Barcelona 300 mulas mansas para extraer el parque, y todos los caballos necesarios para montar la caballería del señor general Monagas que no estaba en el mejor estado” (4).

3. En virtud de ello, destacamos el esfuerzo de Simón Bolívar como jefe supremo por sostener la unidad del ejército libertador y ese eco llega hasta nosotros hoy como la reunificación de las fuerzas patriotas ante los embates internos y externos que afronta el pueblo venezolano. La misma unidad a la que llamaron Bolívar y Chávez es el faro que desde el grande Orinoco destella sus luces más allá del Catatumbo y nos hace pensar en la integración nuestroamericana para lograr la liberación definitiva del continente.

La honra de llevar a Manuel Piar al Panteón Nacional ha sido una aprobación que el presidente Maduro viene haciendo desde el 2017, cuando se conmemoraron los 200 años de la batalla de San Félix y así lo repitió cuando entregó el Premio Nacional de Historia el 18 junio de 2021, al instar al Parlamento Nacional para efectuar las diligencias pertinentes para “proceder a trasladar los restos del prócer venezolano como parte de la reconstrucción de la memoria histórica” (5), algunos han considerado que a Piar se le debe rendir un tributo ante los Tribunales Militares para reconocer el derecho simbólico de su alto rango militar.

El anhelo del pueblo venezolano, especialmente del pueblo guayanés,  es llevar al general en jefe Manuel Piar al Panteón Nacional con todos los honores que merece como el saldo de una deuda histórica y como un acto simbólico de la unidad de los patriotas venezolanos hoy.

Aldemaro Barrios Romero | venezuelared@gmail.com

 

(1) Documento 1852. Comunicación de Bolívar al almirante Luis Brión fechada en Ipire el 18 de abril de 1817. Disponible en: Http://www.archivodellibertador.gob.ve/escritos/buscador/spip.php?article2731
(2) Bicentenario de la Batalla de El Juncal 27 de septiembre de 1816, Disponible en: http://cnh.gob.ve/images/Encartados/EL%20JUNCAL.pdf
(3) Documento 1852, Archivo del Libertador, citado.
(4) Ibidem
(5) http://www.radiomundial.com.ve/article/restos-del-gj-manuel-piar-ser%C3%A1n-llevados-al-pante%C3%B3n-nacional-este-a%C3%B1o