La oposición necesita una labor profiláctica

J.J. Álvarez

0

La oposición necesita una labor profiláctica sobre todo la extremista delictiva que escoge sus candidatos a dedo que ni siquiera pasan por elecciones primarias. Por ejemplo, el candidato que haya cometido más delitos de orden público contra la constitución y leyes de la república, es el más promovido. Eso evidencia que en la oposición hay una delincuencia organizada que complica la atracción de sus correligionarios. Así, la oposición proyecta participar en las venideras megaelecciones del 21 de noviembre. Un llamado para el CNE, “los dirigentes opositores que tienen juicios abiertos en los tribunales del país por causas que merecen juicios penales, no deben participar en las megaelecciones”.

Las recientes declaraciones de Jorge Rodríguez, vocero principal del gobierno bolivariano en el proceso de diálogo que comenzó en México, el viernes 13 de agosto de 2021, fueron muy alentadoras. Eso ha sido posible por el esfuerzo ejemplar del presidente Nicolás Maduro, quien ostenta la responsabilidad y el honor de impulsar las conversaciones con la parte opositora. Varios acuerdos parciales se plasmaron: en defensa de la soberanía sobre el Esequibo, en acceso a las vacunas anti Covid-19, en recuperación de activos en el exterior, todo en cumplimiento de lo convenido en el memorando de entendimiento que se hizo público el siguiente lunes tras cuatro días de negociaciones.

No obstante esos puntos confluyentes, dos factores de la oposición extremista, Voluntad Popular y Popular, echan por tierra el acuerdo que establece la recuperación de activos en el exterior (Manómeros y Citgo). Así, lo precisó en su cuenta de Twitter, el representante gubernamental, Jorge Rodríguez, quien sostiene que se comete un robo flagrante de bienes que sólo pertenecen a las y los venezolanos, y también resaltó que los lineamientos de Estados Unidos siguen obstaculizando el diálogo.

La oposición extremista, ahora Plataforma Unitaria, necesita de una planificación múltiple de orientación profiláctica, encaminada a prevenir y erradicar las transgresiones de la Constitución Nacional y de las leyes de la República Bolivariana de Venezuela. Si la oposición quiere seguir participando electoralmente y no estrellarse más, le viene bien estas palabras: “La dialéctica de la vida política es tal, y no hay nada para que ocultarlo, que lo nuevo nunca se impone sin luchar contra lo obsoleto”. De este modo la oposición podría renovarse si su dirigencia hace una labor profiláctica, pero aún le quedaría reducir el déficit de unidad objeto de su padecimiento.

J.J. Álvarez