Candilejas y aplausos | De Boves a Bolívar: Juvel Vielma, el actor de múltiples facetas

0

Ha caracterizado con pasión papeles históricos y esta vez se muestra como el Libertador en Carabobo, caminos de libertad, de Luis Alberto Lamata

Ha interpretado también a Páez y a Boves.

Juvel Vielma es un gran actor barinés que no solo se ha dado a conocer por las interpretaciones de personajes notables en cine sino también por su excelente desempeño en las tablas y en la pantalla chica.

Vielma se ha paseado por la dirección a través del Grupo Argoteatro, con el que se ganó al público con Cartas de amor a Stalin.
También se ha dedicado a dictar talleres de actuación.

Vielma fue Santiago Mariño en Bolívar, el hombre de las dificultades, José Tomás Boves en Taita Boves y don Manuel en Azú, todas películas de Luis Alberto Lamata.

Asimismo, hizo de José Antonio Páez en la película Libertador, de Alberto Arvelo; el capitán Leandro Palacios en la historia de Luisa Cáceres de Arismendi de Juan Carlos Wessolossky; y Jano, en la cinta Allende en su Laberinto, dirigida por Miguel Littin, por nombrar algunos papeles importantes.

Hoy su nombre vuelve a estar en el tapete, al ser nuevamente protagonista: es el Libertador Simón Bolívar en Carabobo, caminos de libertad, de Lamata.

Este domingo, en horario estelar, Venezolana de Televisión transmitirá un documental de cómo se ha hecho la serie, para darle paso pronto al gran estreno oficial de la misma, que promete extenderse.

Le gustan los personajes históricos y los actuales.

—Pasaste de ser Taita Boves a Simón Bolívar, ¿cómo fue la interpretación de cada uno?
—Cada personaje tiene una energía muy particular. En el caso de José Tomas Boves, el antihéroe, manejaba una energía oscura, opuesta a la del Libertador. Como actor me gusta identificar estos puntos opuestos o relevantes para conseguir el camino que me permita acercarme más a la esencia de cada personaje. El Libertador es totalmente opuesto a José Tomas Boves, con un ideal de República muy preciso, como lo fue la Gran Colombia; con ideas muy claras sobre la patria; con un manejo de la política, de la pasión, de lo humano, de la lealtad y de un conocimiento tan amplio que hasta nuestros días su pensamiento y gloria siguen vigentes.

—También fuiste Páez en Libertador, Mariño en Bolívar y Palacios en Luisa
—En Libertador tuve la oportunidad de representar al general Páez en un arco pequeño del personaje. Debemos recordar que José Antonio Páez fue uno de nuestros héroes patrios más longevos. Identificar esos puntos de la energía de un Páez más joven, que todavía está en el llano y no se ha iniciado como un verdadero líder de lo que fueron sus batallas, me permitió absorber puntos importantes para el desarrollo y construcción del personaje. Mariño y Leandro Palacios fueron dos personajes que tuve la dicha de representar. Me dieron la oportunidad de conocer y profundizar más en nuestra historia.

—¿Qué significado tuvo para ti cada papel?
—Cada personaje significa para mí el encuentro con lo desconocido. Me invita a profundizar en su psiquis, en su energía y en su alma para comenzar a darle vida.

—¿Te gustan más los personajes históricos?
—Me gusta interpretar personajes ya sean épicos o actuales.

—¿Cómo ha sido el rodaje de la serie Carabobo?
—Rodar Carabobo, caminos de Libertad ha sido un gran reto para todo el equipo, debido al gran trabajo que implica llevar una serie de esta magnitud a la pantalla. Contar con la dirección de un gran maestro como Luis Alberto Lamata, que además de director es historiador, ha sido para todos un privilegio. Luis Alberto siempre tiene una respuesta clara y acertada a cada pregunta, generando así un ambiente agradable y un excelente clima de trabajo en el set de grabación, facilitándonos a todos superar cualquier dificultad que pudiera surgir en el rodaje.

—¿Qué te llevas de recuerdo de la serie?
—Uno de los recuerdos más importantes es la escena del discurso del Libertador en Taguanes, antes de salir a la batalla. Es una escena con una carga emocional muy elevada. Me comentaba Luis Alberto que contiene palabras que extrajo de fragmentos de cartas y documentos de Bolívar; que el discurso fue escrito en un solo viaje. Que comenzó a escribirlo y no paró. Puedo decir que este discurso cada vez que lo leía me desgranaba lágrimas, porque siento que tiene un significado muy profundo en su contenido.

—¿Qué otro papel histórico quisieras interpretar?
—A Lope de Aguirre “El Tirano Aguirre”.

—¿Y algún papel antagónico?
—A Kostia, en La Gaviota, de Antón Chéjov.

—Entre la actuación y la dirección, ¿cuál es tu mayor pasión?
—Son dos cosas que me apasionan. Ojalá en un futuro pueda dirigir no solo teatro sino cine.

—Si te ponen a escoger entre teatro, cine y televisión ¿con cuál tequedarías?
—No podría escoger. Me quedaría con mis dos pasiones. El teatro por ser el alma de nuestro oficio y el cine por ser el séptimo arte.

ROCÍO CAZAL
rociocazal@gmail.com