Hablemos de cine | Un sueño posible

0

Abre con plano abierto de la pobreza en las calles de Villa Dolor, Memphis. Vemos a un joven caminar desorientado en medio de la noche. Corte a subjetiva de la protagonista, que ve más allá de sí misma, para entender más a los demás. Y ve en ese chamo, que anda todo perdido, mucho más de lo que él puede ver en sí mismo. (Como también puede ver que algo está mal en esta sociedad). El título original de la película es El lado ciego. Audio: que se aplica desde el campo deportivo hasta el campo social, para hablar de todo lo que no podemos ni queremos ver. Entra cartel: basada en hechos reales que superan. Corte a estudio de televisión en medio de una entrevista. El periodista presenta a la protagonista como una persona tan valiente como usted mismo. Ahora la pantalla se divide en dos y usted aparece del otro lado de las preguntas. (Audio: Voces se mantienen en off, mientras en el video entran imágenes de la película). Vemos la sala de cine llena de gente llorando: —“¿Sabe lo más triste?, que hemos dejado de respetar a la gente que hace cosas buenas por los demás. Vivimos en un mundo muy egoísta en el que parece que a nadie le importa lo que le ocurra al prójimo. ¿Qué se siente haberle cambiado a una persona todo su mundo? —Siento que es él quien está cambiando el mío. —¿Y dentro de ese mundo, qué papel juega la Iglesia? —Una de las cosas que siempre me he cuestionado es por qué la gente utiliza su fe y su religión como una bandera para no hacer lo que deben. Yo he tenido experiencias con la religión que no han sido muy buenas, no me creo que los que están bajo ese escudo sean todos buenos…”.

Corte a las calles de Caracas, carro y subjetiva del conductor. Vemos a la misma gente que estaba llorando en el cine. Pasan frente a la valla publicitaria de una óptica en la autopista. Pero ahora no pueden ver más allá de sí mismos, ni entender a los demás. Corte a la misma gente, bajándose del carro, para llorar un poco más en la función del domingo de la iglesia. Dijo la crítica: “Se trata de una historia real en una sociedad materialista dividida, en gran medida, entre el tener y el no tener”(…) “de convivir para vivir” (…), “es una apuesta por la familia, la solidaridad y la esperanza en un futuro mejor” (…) “demuestra que la generosidad hacia la persona necesitada enriquece tanto al que la da como al que la recibe”. “Quien no arriesga no gana”, por eso al final, la protagonista consigue que su familia no vea tanta televisión y a un nuevo hijo universitario, campeón del Superbowl. Sandra Bullock consigue un Oscar que ni soñaba. Y la película consigue un récord histórico de taquilla. Corte a un final introspectivo, como si nos viéramos a nosotros mismos reflejados en un espejo de Ingmar Bergman. Se escucha en off al periodista de la entrevista que ahora nos pregunta sin posibilidad de escapatoria alguna: ¿Y usted, se atrevería a compartir mañana su mesa con alguien a quien todavía no conoce?

DIEGO FRESÁN