AfroUrbe | En homenaje a dos grandes Shamanas del Culto Aborigen a María Lionza

Mónica Mancera-Pérez

0

Amor es la Ley del Progreso en el Proceso evolutivo del Espíritu
Doctrina del Culto Aborigen a María Lionza

Cada vez que paso por la avenida Gran Cacique Guaicaipuro Jefe de Jefes, a la altura de Plaza Venezuela, me asombra esa mujer erguida sobre una danta que muestra al mundo con ambas manos el hueso sacro de la pelvis femenina: María Lionza.

La estatua, esculpida por el maestro Alejandro Colina en 1951, fungió en primerísima instancia como pebetero para los III Juegos Deportivos Bolivarianos, a la vez que dio imagen en la década de los años 50 al culto a María Lionza en la Caracas AfroUrbe.

Esa fuerza avasallante que da luz a la maternidad, a la vida, a la resistencia e insurgencia de una india catequía cuya presencia se manifiesta a través de una mariposa azul, de acuerdo a las y los devotos del espiritismo Mariolioncero: culto que da cuenta del encuentro de las creencias católicas, indígenas y africanas, por tan solo mencionar esa mixtura primigenia que hoy se ha expandido a través de sus cortes. Te invito a leer el AfroUrbe del 2020 en el que me permito comentar y con el permiso de maestros y maestras cronistas y devotos a esta espiritualidad en: ¡Que le den, que le den Fuerza!

Del universo de espiritistas, dos partieron del plano terrenal durante 2020 y 2021, y que este 12 de octubre Día de la Reina se repicará el tambor de Herencia en su honor: las sacerdotisas Beatriz Veit-Tané y Juan de Dios Martínez. Ambas se fueron tras dedicar su vida entera a la Reina, ambas se despidieron a sus 92 años, ambas fueron reconocidas como Portadora Cultural y Bien de Interés Cultural Nacional “en reconocimiento a su trayectoria y al significado que la comunidad le otorga”.

¿Conoces a Beatriz Veit-Tané y Juan de Dios Martínez a quienes se le dedicará un repicar este 12 de octubre?

La gran shamán del culto aborigen y filosófico a María Lionza Beatriz Veit-Tané ha sido la líder, autora de los textos Doctrina de la Asociación Civil y Filosófica Culto Aborigen a María Lionza” y “María Lionza y yo, con los que buscó la institucionalización del culto a través de una gestión reconocida a escala nacional e internacional, por mencionar a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La gran shamán Beatriz Sol Radiante en defensa a los derechos de la comunidad indígena de Venezuela impulsó la “entronización” del cacique Guaicapuro al Panteón Nacional, se movilizó para devolver la escultura original de María Lionza a la autopista pues hoy día, tras una fractura y posterior restauración se encuentra en las instalaciones de la UCV. Sin contar que fue inspiración maestros creadores como Román Chalbaud y el pintor Pedro Centeno Vallenilla.

Juana de Dios Martínez, la Sacerdotisa de la Reina María Lionza y de sus Cortes, llega al mundo en el estado Yaracuy el 8 de marzo de 1928 en San Pablo, muy cerca de Chivacoa, y parte de Chivacoa el 8 de marzo de 2020. Tuve el honor de conocer a la maestra Juana de Dios, quien nos bendijo por nuestro interés en la Reina, en sus cortes, en el Monumento Natural Cerro María Lionza del que durante 67 años fue su guardiana: “Donde hay paz, hay amor, progreso y alegría”, enfatizó.

La sacerdotisa Juana de Dios fue fundadora de Quibayo, “a ella se le atribuye la conformación de las Tres Potencias venezolanas, a saber, la Reina María Lionza, el Negro Felipe y el Cacique Guaicaipuro”.

“Pronunciar el nombre de Juana de Dios es decir tabaco, esencia, tambores, respeto, fuerza y vibración en sintonía mimetizada con la naturaleza y sus sagrados elementos, representa vida en acción”.

Valga entonces el repicar de los tambores Herencia, el martes 12 de octubre a las 2 de la tarde en el café escuela Ajíes Parque Los Caobos, en homenaje a estas dos grandes sacerdotisas que hoy desde su vuelo espiritual nos dejaron un legado de amor por la naturaleza, que como bien se evoca al inicio de la Doctrina de la Asociación Civil y Filosófica Culto Aborigen a María Lionza:

“Este pequeño, modesto y humilde folleto constituye el principio de lo que ya está construido, de lo que llevas por dentro de tí, de lo que sientes de la fuerza por la que tienes que luchar y engrandecer en la tierra, en América, porque ellas luchen y lleven su mensaje a todos los rincones del Mundo. Nuestra Madre María Lionza vive en todos nosotros. María Lionza es América”.

Mónica Mancera-Pérez | @mujer_tambor