AL DERECHO Y AL REVÉS | Mucho despilfarro

Domingo Alberto Rangel

0

Tengo amigos liberales quienes orondos apellidan su preferencia política con un “clásico”: son personas que llevan un cuarto de siglo releyendo los mismos textos de los grandes pensadores que en el pasado crearon las bases de esta ideología… pero nada más.

En aras de la intolerancia que tanto daño le ha hecho a la humanidad y que va a contrapelo de las ideas libertarias… por negarse a leer esos amigos lo que se escribe desde la acera del socialismo… posiblemente intenten crucificarme cuando se enteren que leí un interesante trabajo que me envió Pascualina Curcio, condensado cómo artículo de opinión.

Ese artículo, bien escrito y mejor razonado, explica cómo por lo menos desde el 2018 el BCV no hace su trabajo, por decir lo menos.

Con data del mismo BCV y de la OPEP… la investigadora demuestra cómo, desde que la ANC en 2018 acabó con el control de cambios que regía desde el paro petrolero contra Hugo Chávez… y hasta el 31 de diciembre del año pasado…, a pesar de las promesas en contrario…, el BCV le ha entregado a “privados y empresarios” la bicoca 33.411 millones de dólares estadounidenses… con el risible pretexto de “contener la escalada del tipo de cambio del bolívar con respecto al dólar”.

Esa inmensa cantidad viene de restar lo que se paga por importaciones… de lo que a nuestra Venezuela le ingresa por exportaciones. Incluso la cantidad es mayor dado que en el mismo período las reservas internacionales han caído.

El tema del BCV entregándole a “privados y empresarios” la bicoca de 33.411 millones de dólares estadounidenses…, como todos los asuntos económicos, vale la pena aclararlo no vaya a ser que vengan los economistas “a explicar”… y la gente termine confundida.

La clave para entender está en la frase de Pascualina y copio: «Contener la escalada del tipo de cambio del bolívar con respecto al dólar”… que fue el pretexto de los técnicos del BCV para que la ANC del 2018 les concediera la petición de parte del gobierno… de acabar con el control de cambios.

Repitiendo lo que dijo un político ya fallecido antes de saltar la talanquera y abandonar a Hugo Chávez… ¿Cómo se come eso?

Simple: digamos que en un mercado tan canijo como hoy día es el nuestro… es fácil incidir para que el precio del dólar, que es marcador para los especuladores…, salte de 4,1 bolívares nuevecitos… a 5,3 como lo hicieron hace unos días.

Ojo: es fácil para banqueros y sus amigos que son los únicos que pueden endeudarse para comprar dólares a precios de gallina gorda… aún perdiendo… por un rato… y esperar a que el BCV actúe “en resguardo de nuestros intereses”… vendiendo dólares ahora a precio de gallina flaca… para bajar lo que los otros complotados hicieron subir por la mañana.

Eso es lo que en el BCV llaman “una intervención” que en la práctica es ofrecer ese mismo día… pero más tarde… en el que los complotados temprano hicieron subir el dólar a 5, 3 bolívares nuevecitos… la misma divisa digamos que a 3,5 bolívares… “para que baje”. De esasintervencionesen el período que abarca Pascualinahubo 202.

Pero no se alegren: esa oferta no es para usted ni para mí… sino para los que pueden comprar 10 o 20 millones de dólares… incluso pagando ese “capital de trabajo”… yo diría que “corrupto”… con endeudamientos que se hacen a través de sus propios bancos.

Es decir y espero que quede claro… el BCV le ofrece a los allegados… para la compra… a precio canijo… millones de dólares –digamos a 3,3 bolívares–… al medio día… millones que en pocas horas serán revendidos digamos a 4,1 por la tarde.

En esa bicicleta cambiaria que nada tiene que ver con la libertad, sino con lo contrarioPascualina Curcio con sus datos demuestra que el BCV ha quemado 33.411 millones de dólares en dos años.

Divisas que se han podido gastar comprando alimentos para un año –2.000 millones de dólares– o medicinas e implementos quirúrgicos para el mismo período, 1.000 millones al año.

Dirán los celestinos que es una herencia de la Cuarta… quién sabe… lo que sí es seguro es que el BCV está apalancando de acuerdo con los datos de la Curcio… comprobados con mi simple calculadora del celular… un gran despilfarro y mucha corrupción que termina exportando capitales, que por cierto no vienen a invertir en Venezuela… ni se ven.

Tan despilfarro como gastar tiempo… recursos humanos… divisas y bolivarcitos… en un “simulacro” electoral que países ricos… más serios o demócratas… no lo gastan.

En esos países saben que los electores no son idiotas y pueden enseñarle a votar… con o sin máquinas… los miembros de mesa… y que en el peor de los casos siempre habrá quien los ayude…, y que los reales gastados en un “simulacro”… mejor es tirarlos al Guaire.

Domingo Alberto Rangel