DATE CON LA CIENCIA | El racismo es la pandemia

Nerliny Carucí y Guillermo Barreto

0

Venezuela promueve el conocimiento y el respeto por la diversidad de la herencia y la cultura afrodescendiente

“Vengo de tres sombras
pero solo conozco
el desprecio que marcó la calzada
que me conducía a las otras dos.
Por muchos años sentí maíz amargo en mis huesos
aunque era dulce la arepa de mi infancia
y soleadas las hamacas que arrebujaban mis espejismos.
Por mucho tiempo sentí el escozor del esclavo
y la rodilla rota de los shamanes”.
Gustavo Pereira, en Cartas de (des)identidades

Hace 20 años, la Organización de las Naciones Unidas celebró, en la ciudad surafricana de Durban, la Tercera Conferencia Mundial de Lucha contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia. Un evento de importancia vital que tuvo que superar importantes obstáculos para lograr su realización. De dicha reunión se desprendió una declaración y un programa de acción. El objetivo era claro: eliminar todo tipo de discriminación y borrar el flagelo del racismo de la sociedad. Veinte años más tarde, una evaluación de los avances revelan un panorama sombrío. Pocos avances e incluso retrocesos.

De este tema, estuvimos conversando con el investigador y activista afrodescendiente Jesús “Chucho” García, quien nos ofreció un relato interesante sobre el origen del racismo y las acciones que se han emprendido para combatirlo, tanto a escala mundial como en nuestro país.

El racismo, nos dice Chucho García, es una invención del colonialismo con la finalidad de justificar la explotación de africanos e indígenas, principalmente, en América. Tres justificaciones fueron utilizadas: una justificación biológica, una religiosa y otra económica. Veamos cada una.

Desde el punto de vista biológico, existe lo que podemos denominar racismo “científico” que no es más que el uso de terminologías y métodos científicos para tratar de demostrar la existencia de razas humanas y la superioridad de la llamada raza blanca. El racismo “científico” tuvo su auge en el siglo XIX. El mismo Charles Darwin, quien era muy meticuloso en la recolección y el análisis de la evidencia, llegó a hablar de razas humanas, a pesar de que carecía de toda evidencia. El inglés colonialista le ganó al agudo científico.

Desde el punto de vista religioso, el racismo fue justificado desde el inicio de la invasión europea a Abya Yala. Famoso fue el debate de Valladolid, en 1550, entre Bartolomé de las Casas y Juan Ginés de Sepúlveda, referente a la tenencia o no de alma de los nativos de esta tierra. Ginés de Sepúlveda consideraba que estos no tenían alma, por lo que el maltrato al cual estaban sometidos no era pecado y podía justificarse. La misma idea fue trasladada a los africanos esclavizados.

Desde el punto de vista económico, podemos mencionar, como ejemplo, el Código Negro, de Jean Baptiste Colbert, en 1685, durante el reinado de Luis XIV en Francia. Dichos códigos justificaban la esclavitud bajo razones económicas. Así se impuso un férreo sistema basado en mano de obra esclavizada en Haití y otras posesiones francesas.

Una larga lucha de los pueblos afrodescendientes ha llevado a varias convenciones y conferencias mundiales. La primera es la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de Toda Forma de Discriminación Racial, en 1965, que sienta las bases y los principios que condenan el racismo, y ordena la implementación de medidas y acciones para combatirlo. Luego, ocurren tres conferencias: dos, en Ginebra (1978 y 1983); y la última en Durban, la cual mencionamos empezando este artículo.

En dichas conferencias, queda establecido que cualquier noción de superioridad racial es científicamente falsa, moralmente condenable, socialmente injusta y peligrosa, y debe rechazarse. En este sentido, la Organización de las Naciones Unidas proclamó el período 2015-2024 como Decenio Internacional para los afrodescendientes.

Algunas acciones se han realizado en Venezuela desde el punto de vista institucional. Así se han dado pasos para promover el respeto y la protección de los derechos humanos de los afrodescendientes, promover el conocimiento y respeto por la diversidad de la herencia y la cultura afrodescendiente y la aprobación de marcos jurídicos que apunten a cumplir con el programa de acción en Durban. A pesar de ello, es mucho lo que falta. El racismo, como nos dice nuestro amigo Jesús Chucho García, es la verdadera pandemia de estos tiempos y debemos comenzar por reconocerlo y visibilizarlo para tomar medidas realmente efectivas contra toda forma de discriminación e intolerancia.

Como dato final, les contamos que esta historia la pueden revisar —y estudiar— en el libro Afrodescendientes en América Latina y el Caribe, de Jesús “Chucho” García, y su tercera edición será presentada en la próxima Feria del Libro en Caracas, a celebrarse del 4 al 14 de noviembre de 2021. Investigación militante hecha en Venezuela.

Nerliny Carucí y Guillermo Barreto