Odio interino

0

El odio interino es eterno. Lo cultiva la derecha con fruición. Sus cruzados dejaron la abstención para detener, con votos, a los colaboracionistas. Hace unos días arremetieron contra un grupo de mujeres opositoras por los lados de El Junquito.  Piña va y piña viene, sin importar género. Tampoco se preocupan por disfrazarse de rojo y acusar a los “colectivos chavistas” y sus “círculos violentos”, como antes.  Quieren que sus ex compañeros sepan de dónde vienen los carajazos. Por estos días un grupo de eficientes altos funcionarios cerró unas salas de cine por vender cotufas con sobreprecio. Menos mal que yo había comprado las mías y puedo degustarlas mientras disfruto en ring side las feroces tánganas del interinato. Que gane el peor. 

EARLE HERRERA