Chávez y el Golpe de Timón

Raúl Ruiz Jurado

0

El 20 de octubre de 2012, pocos días después de la victoria de las elecciones presidenciales, el Comandante Chávez emite un mensaje desde una reunión de gabinete de ministros, la primera de ese nuevo ciclo, en el que hace un importante ejercicio público de autocrítica, hablando de lo nuevo, del porvenir de la Revolución Bolivariana, pero, además, señalando claramente algunos de los errores en los cuales se había estado incurriendo y de cómo corregirlos.

Golpe de Timón es la corrección del rumbo de la navegación de una embarcación. Golpe de Timón fue el nombre que se le dio al trazo de líneas por parte del Comandante Chávez para corregir y ajustar el rumbo y continuar transitando el camino hacia la consolidación del socialismo.

Se hizo una profunda revisión del quehacer revolucionario, dando claves para la crítica y la autocrítica que los militantes y la dirigencia deben ejercer para mejorar la eficiencia y el fortalecimiento del poder comunal, entre otras, y transitar en el objetivo claro de derribar el Estado burgués capitalista y construir un nuevo modelo socialista.

Con el claro objetivo de empoderar al pueblo, el Comandante Chávez delineó una praxis revolucionaria: convocarlo a participar en conjunto con el gobierno. Así, pueblo y gobierno tienen el deber de cambiar la relación geografía-humano, socioterritorial y cultural para lograr la construcción del socialismo.

Todo el discurso del Comandante Chávez estuvo basado en recordar los cinco grandes objetivos históricos del Plan de la Patria, los cuales se comenzarían a aplicar en el nuevo período de gobierno.

“Se trata de los pasos que hemos venido dando, por eso hablamos del tránsito, transición, etapa. Nada de esto existía en Venezuela y nada de esto existiría en Venezuela si se impusiera el capitalismo, que nos convertiría de nuevo en la colonia que éramos. Por eso la revolución política es previa a la económica. Siempre tiene que ser así: primero revolución política, liberación política y luego viene la revolución económica. Hay que mantener la liberación política, y de allí la batalla política que es permanente, la batalla cultural, la batalla social”, nos decía el Comandante Chávez ese día.

Nuestro Comandante Chávez señaló a su equipo de gobierno que el ejercicio de la autocrítica debía poner el acento en la construcción de las comunas como eje fundamental del nuevo modelo político y económico, cuyo nacimiento debía estar orientado desde las bases, con el saber del pueblo y de acuerdo a las necesidades propias del territorio.

“Yo leo y leo, y esto está bien bonito y bien hecho, no tengo duda, pero dónde está la comuna. ¿Acaso la comuna es sólo para el Ministerio de las Comunas? Yo voy a tener que eliminar el Ministerio de las Comunas, lo he pensado varias veces, ¿por qué? Porque mucha gente cree que a ese ministerio es al que le toca las comunas. Eso es un gravísimo error que estamos cometiendo”, expresó Chávez.

Chávez también orientó sus reflexiones para que el equipo de gobierno ajustaran sus tareas hacia el cambio de modelo económico, fomentando el trabajo en equipo con la mayor comunicación posible, para dar la mayor cantidad de valor agregado a los diferentes proyectos que se desarrollaban en cada una de las regiones del país.

“Tenemos una nueva arquitectura legal, jurídica, empezando por la Constitución; tenemos leyes de consejos comunales, leyes de comunas, economía comunal, las leyes de los distritos motores de desarrollo; pero no le hacemos caso a ninguna de esas leyes; nosotros, que somos los primeros responsables de su cumplimiento”, dijo crudamente.

De igual manera, el Comandante hizo referencia a los medios de comunicación, indicando que los medios del Estado difundieran la gestión de gobierno y que, además, se realizaran programas con los trabajadores, donde se diera la autocrítica.

“No le tengamos miedo a la crítica, ni a la autocrítica. Eso nos alimenta y nos hace falta”, expresó.

También hizo un llamado a la creación de un Sistema Nacional de Medios Públicos, el cual debía conectarse con medios de comunicación comunitarios, populares, regionales.

“No hay un Sistema Nacional de Medios Públicos, no lo tenemos. Vamos a crearlo, tenemos los instrumentos. Lo que nos falta es más voluntad y a lo mejor, seguramente, más capacidad. Atrevámonos, hagámoslo, es necesario”, advirtió.

Raúl Ruiz Jurado