Entrevista | Alí Rojas: En tiempos pandémicos y de ataques es vital lo que se enseñe en las aulas

0
Enfatiza en la necesidad de conocer nuestro pasado para entender y saber cómo defendernos en un presente plagado de circunstancias adversas.

> Para el profesor es fundamental profundizar los contenidos históricos que se impartirán desde el próximo lunes en todas las instituciones del país | Texto Harold Urrieta | Fotos Américo Morillo

El 25 de octubre Venezuela arrancará oficialmente un nuevo año escolar en todos sus niveles, pero ahora con la particularidad de tener muy de cerca un enemigo mundial bastante peligroso: covid-19. Sin embargo, han sido grandes los esfuerzos del Gobierno Bolivariano para garantizar las mejores condiciones y así retomar la presencia de los estudiantes en las aulas de los planteles, hecho que fue interrumpido en los últimos meses por la circunstancia pandémica que aún no hemos superado, pero de cierta manera controlado.

Sobre este tema y otros de interés nacional se pudo conversar en el semanario Ciudad CCS con el profesor Alí Rojas, quien accedió amablemente a compartir sus amplios conocimientos en nuestro acostumbrado espacio semanal Cita con la actualidad, donde también interviene un panel calificado de periodistas de esta redacción.

—Nuestro país está ahora inmerso en diversas coyunturas en lo político, social, salud y ahora suma un nuevo reto como lo es arrancar un año escolar el próximo lunes de manera presencial, aún en medio de la pandemia, ¿cómo evalúa usted este panorama?
—Venezuela y el mundo están siendo atacados en este momento por una guerra bioterrorista, pero adicionalmente a esa guerra hay muchas de ese modelo civilizatorio en decadencia, que es el Estado liberal burgués que también está en su peor momento y es cuando es más peligroso, porque aletea en sus últimos instantes y no solo en esta parte, yo diría que desde el año 1999 ya Venezuela significaba un peligro para esa hegemonía porque aquí lo que se está gestando es la misma confrontación que hubo entre Simón Bolívar y James Monroe (EEUU) cuando el padre de la patria en Angostura (1819) da el discurso en el que exclama que otro mundo es posible, y realmente dice de dónde somos. Pues aunque esta pregunta va dirigida a lo educativo, y parece que me fui por otro lado, pero no fue así, porque a mí me hubiera gustado que durante la pandemia hubiesen mandado a los estudiantes a leer sobre las Sociedades Americanas, Luces y virtudes Sociales de Simón Rodríguez y leer mucha epistemología nuestra, los poderes creadores del pueblo, Aquiles Nazoa, ver las muñecas de Zobeyda Jiménez, oír a Otilio Galíndez, entre otros, con esto se hubiera profundizado más la venezolanidad. Entonces, ciertamente comenzarán las clases, no sé cómo se solucionarán otros problemas que abarcan este sector, pero lo más importante y profundo es qué se va a enseñar durante este nuevo período.

—El Gobierno Bolivariano suspendió recientemente su presencia en la mesa de diálogo con la oposición, que se desarrollaba en México, luego de la extradición o secuestro por parte de EEUU del diplomático Alex Saab, ¿es esta otra forma de ataque contra nuestra nación por parte del imperio?
—Si vamos a hablar de Alex Saab tenemos que remontarnos al paro petrolero de 2002 cuando Henrique Capriles Radonski saltó colocando una escalera la embajada de Cuba, y eso es considerado una invasión, porque llegó a Cuba, de una forma ilegal. El mundo no lo sancionó, lo hicimos nosotros y su castigo fue llevarlo al Helicoide unos cuantos días y, peor aún, lo que pasó con nuestra embajada en Washington que hasta los norteamericanos defendieron nuestro espacio. Entonces, ¿qué hace el mundo hoy con Alex Saab?, voltea la cara. Yo creo que este es un momento maravilloso para el Mnoal (Movimiento de Países No Alineados), ellos deben reunirse en este instante y decir: si Estados Unidos está por encima de la ONU (Organización de Naciones Unidas), ¿qué sentido tiene la ONU? Alex Saab es un empresario que facilitaba de manera legal la compra de muchos bienes necesarios para Venezuela y por eso es que él está ahora detenido, porque según Estados Unidos él viola las sanciones que se traducen en no darle, entre otras cosas, comida al pueblo venezolano. Desde acá nosotros vamos a defender siempre que liberen a nuestros presos políticos.

—¿Qué postura mantendrá la comisión del Gobierno que preside Nicolás Maduro sobre las negociaciones en México, cuyos avances ya habían sido anunciados?
—Nuestro presidente es un hombre de diálogo, pero también es uno de los más atacados mediáticamente en la historia, por encima de Hugo Chávez, incluso. Usted, por ejemplo, le pregunta a alguien de Gales quién es el líder más importante en Irlanda del Norte y no lo sabe, pero si le dices quién gobierna en Venezuela te dice: el dictador Maduro. Creo que sí es posible que se reanude el diálogo en alguna isla del Caribe, pero nuestro Gobierno tendría que imponer nuevas condiciones, no aceptar intermediarios sino hablar con el que realmente tome las decisiones.

—En los últimos meses, obligados por la pandemia, la educación a distancia posiblemente debilitó la calidad de nuestro sistema educativo, ¿cuál es su percepción al respecto?
—El sistema educativo en Venezuela no está tan bien como uno quisiera o muchos dicen. A mi juicio el problema ahora no es la pandemia, el problema más grave es que hay maestros que están enseñando y ellos mismos no leen. Tú vas a la casa de uno de ellos y no tienen un solo libro. Si un maestro no tiene libros, y no me refiero a textos del área que yo domino, me refiero a libros de literatura, ¿podrán enseñarles a los estudiantes que lean? Y si esos estudiantes que no leen tienen familias donde tampoco existe un solo libro, ¿qué se está formando?

—El tema económico y sus vertientes ya forma parte de nuestra realidad, ¿cómo podemos aprenderlo desde el plano educativo y qué otro punto clave debemos incorporar al aprendizaje en estos tiempos tan convulsionados?
—La educación tiene que aprender de mucha historia, y cuando hablamos de esto es incluyendo historia de la economía. Por ejemplo, si yo fuese profesor de química –esto lo doy como consejo– yo comenzaría la clase con la tabla periódica de los elementos y después coloco una pizarra donde escribo quizás Cu (Cobre) y me voy a 1973 a Chile, entonces cada elemento de la tabla lo relaciono con un lugar, con un dato histórico como ese de Salvador Allende, con Estados Unidos invadiendo ese país porque quiere ese mineral. Litio (Li), en Bolivia, el país con más golpes de Estado en Suramérica y porque nuevamente Estados Unidos está allí metido, y es que resulta que el litio es importante para la fabricación de baterías de celulares, equipos electrónicos, naves espaciales, entre otros, así vamos con el carbono y el oro que le quitaron a México, entonces es una forma distinta de dar la cátedra. Ese debe ser el objetivo. Uno como maestro, como profesor, tiene que privilegiar el pensamiento crítico. Ahorita es fundamental en Venezuela la reingeniería o ingeniería de reversa. Por ejemplo, agarrar y destapar un celular y ver cómo luego nosotros vamos a fabricarlo, igual con unos lentes, un carro, es decir, nosotros mismos lo podemos hacer.

Cuando se solvente esta crisis que estamos viviendo, ¿tú crees que la gente va a seguir dependiendo de la harina Pan cuando ya el pueblo sabe cómo preparar sus propias masas con algunos tubérculos, incluso frutas? Recuerda que cuando hablamos de oligarquía parasitaria en el país es porque realmente ellos no producen nada.

—¿Cómo saber que lo aprendido es verídico y no algo manipulado como ocurre comúnmente en las plataformas digitales?
—La solución es estar informado. Por ejemplo, en el WhatsApp a veces ruedan informaciones que uno puede intuir cuando es una mentira o un Fake New, como le llaman ahora, entonces hay que buscar las fuentes, hay que ser habilidoso y centrarse en lo que se va a trabajar y en el caso mío ser un buen pedagogo cuando se comparte eso.

—¿Qué tan trascendental es para nuestra historia que los restos del general Manuel Carlos Francisco Piar sean exaltados al Panteón Nacional?
—Cuando Piar llegue al Panteón Nacional el bolivarianismo va a quedar más exaltado de lo que ya está, contrario a lo que se dice, porque a Piar lo manda a matar una junta de guerra, un consejo de guerra, eso hay que entenderlo por crímenes que no se perdonan. Una revolución no es sencilla, una revolución está llena de contradicciones. En el año 1817 la persona más importante a nivel de guerras o batallas era Manuel Piar, por encima de Bolívar. Sin embargo, luego este último va a ser quien asuma las riendas de la revolución, porque era el único que tenía una visión más clara de lo que se quería. (José Antonio) Páez estaba pendiente de sus llanos, (Francisco) Santander estaba pendiente de su Cundinamarca (Colombia), mientras Bolívar era el único que estaba viendo el Orinoco y qué había que hacer para conquistar, liberar a Perú, es decir, no veía el pedasito, él veía siempre lo grande, como Chávez vio en su momento la Celag (Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica).

En nuestros tiempos actuales los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, México, nos tiene que doler a nosotros también, ya se sabe que muchos fueron asesinados. Son también pueblo hermano.

—¿Cómo pondera el hecho de que la Comisión Presidencial del Bicentenario de la Batalla de Carabobo prepare una agenda para conmemorar en los próximos se años la gesta libertaria de Venezuela que se extenderá esta vez a otras naciones de esta misma línea?
—Yo creo que llegó el momento de contar la historia de Carabobo como realmente es y basada en el parte de la batalla de Bolívar y no en la autobiografía de Páez, donde se le da tanto valor al Negro Primero, porque para empezar era el teniente Pedro Camejo, pues no era el único afrodescendiente, la mayoría de los que estuvieron en la Batalla de Carabobo eran indios, africanos, mestizos, mujeres, entonces esa historia hay que reivindicarla y otra cosa que se debe decir es que el parte de Bolívar escrito un día después expresa claramente: “Con una espléndida victoria ayer se consolidó el nacimiento político de la República de Colombia”. Porque mientras estábamos aquí en Carabobo, Mariano Montilla y José Prudencio Padilla estaban en Cartagena (Colombia) el mismo día en la noche de San Juan, eso es importante mencionarlo, porque esta Batalla se da en San Juan y con ese repique de tambores, literalmente, se puso a temblar a los españoles. En definitiva la Batalla de Carabobo es esencial saberla, para entender qué es Colombia y qué somos nosotros.

Rojas valora que hoy la Caracas Caribe haya recuperado el valor de las luchas ganadas por nuestros ancestros.

—Caracas Caribe es reflejo de lucha y grandes triunfos con la reivindicación de nuestros ancestros e indios en distintos espacios, ¿cómo califica usted esta iniciativa impulsada por la Alcaldía de Caracas?
—Esto tiene una importancia vital, primero porque Caracas es nuestra capital y en ella nacieron en un período de 33 años nada más y nada menos que Francisco de Miranda, Simón Rodríguez, Andrés Bello y Simón Bolívar, y estoy seguro que no existe otra capital del mundo donde hayan nacido, en la misma cantidad de años, cuatro libertadores de esa magnitud. Segundo, cuando aquí vinieron los españoles nuestros pueblos defendieron esto y se alimentaron con la yerba Caracas, el amaranto o bledo, en el cerro Waraira Repano.

Que nuestra autopista más importante ya se llame Gran Cacique Guaicaipuro y no con el nombre de un asesino de indios (Francisco Fajardo) es un avance extraordinario y es reivindicar nuestra historia, nuestro pasado, eso es vital.
____________

“La Causa Social” de Simón Rodríguez

Así se titula el trabajo más reciente de quien además es un gran escritor y literario. Se trata del trabajo más importante que desarrolla en este momento, una tesis doctoral en la que concentra actualmente toda su atención intelectual y que defenderá muy pronto, seguramente con mucho éxito, en el Centro Nacional de Historia (CNH), en Caracas.

“La Causa Social” es la propuesta, es el proyecto político de Simón Rodríguez que está basado en darle sustento filosófico y axiológico al proyecto de Simón Bolívar en el discurso de Angostura.

Rojas confiesa estar enfocado en esta investigación, ya que en la misma ataca el problema de la modernidad, la revolución industrial, la sed insaciable de riquezas que es como realmente define Simón Rodríguez al verdadero capitalismo.

“Es una enfermedad producida por una sed insaciable de riqueza”, reitera y rememora las ideas de quien es considerado como el gran educador de América.

“Esto es importante porque es uno de los pocos teóricos que dice que el capitalista es un enfermo, un total adicto al dinero. Si le dan 100 mil dólares luego quiere rápido 200 mil y después un millón”, precisa.

Alí deja claro que su tiempo lo está dedicando solo a esta actividad, pues ahora mismo no tiene ningún cargo público, pero a donde ha trabajado tiene la fortuna de poder ir y ser recibido con cariño y afecto.

Aunque también, junto a Carolina Escarrá, comparte sus horas en la Escuela de Formación Integral Carlos Escarrá Malavé, dirigido a la administración pública y asesora al viceministerio de políticas antibloqueo.
__________________

*Biografía Mínima

Alí Ramón Rojas Olaya nació en Caracas, en la parroquia Santa Rosalía, el 10 de diciembre de 1964. Sin embargo, afirma tener sus ancestros en Yoco, Güiria (estado Sucre). Está casado y tiene dos hijas y un hijo. Sus padres ya partieron de este mundo, mas no su única hermana. Es licenciado en Educación, mención Matemática, de la UCV, y posee doctorado en Filosofía de la Facultad de Ciencias Pedagógicas y Psicología de la Universidad Libre de Berlín, Alemania. Fue miembro del Orfeón Universitario de la UCV. Ejerció como rector de la Universidad Católica Santa Rosa y de la Universidad Nacional Experimental de la Gran Caracas. Es un formador, cronista y escritor.