Las niñas y los niños tienen derecho al cine

0

¿Te gusta el cine?

Pues te tengo una buena noticia: desde hace varios meses, las mujeres y los hombres que hacen cine en Venezuela (que son bastantes y muy buenos), se han estado reuniendo para mejorar la actual Ley de Cine y darle especial importancia a las películas que se hacen para el público infantil, es decir, para tí.

Hace algún tiempo, pensando en el derecho que las niñas y los niños tienen de disfrutar de producciones cinematográficas de la mejor calidad, películas que les muestren las maravillas de nuestra cultura, personajes y tradiciones; se nos ocurrieron los “Derechos Cinematográficos de la Infancia” y creamos doce artículos que resumen, en buena medida, esa aspiración.

Te invitamos a leerlos con detenimiento, a agregarle lo que consideres conveniente y a convertirte en defensor de cada uno de ellos.

La película ya va a comenzar, bajan las luces, acomódate en tu asiento y disfruta de la función:

Derecho de las niñas y los niños al cine: 

Artículo Uno: Todas las niñas y todos los niños tienen derecho a conocer y a disfrutar de las películas creadas, escritas, actuadas, producidas e interpretadas por artistas respetuosos y sensibles hacia la infancia.

Artículo Dos: Todas las niñas y todos los niños tienen claro derecho a que en su comunidad y en su escuela se proyecten regularmente películas infantiles.

Artículo Tres: Todas las niñas y todos los niños tienen perfecto derecho a exigir que los mensajes publicitarios y promociones que se proyecten antes de la película, sean adecuados a su edad e intereses.

Artículo Cuatro: Todas las niñas y todos los niños tienen creativo derecho a hacer sus propias películas y a pedirle a las y a los cineastas de su país y a las instituciones encargadas de promover y difundir el cine nacional, la producción de películas que les hablen de su realidad, mitos y leyendas.

Artículo Cinco: Todas las niñas y todos los niños tienen lógico derecho a conocer la filmografía infantil de otros países, como expresión de diversas culturas y del trabajo creador de cineastas de todo el mundo.

Artículo Seis: Todas las niñas y todos los niños tienen pedagógico derecho a disfrutar de programaciones especiales, estrenos, ciclos y foros, y a disponer de la información necesaria sobre el autor y su obra.

Artículo Siete: Todas las niñas y todos los niños tienen el maravilloso derecho a emocionarse con las historias que cobran vida en la pantalla, a reír, a llorar, a vivir, a creer y a soñar en ese mundo que se construye en la oscuridad.

Artículo Ocho: Todas las niñas y todos los niños tienen el divertido derecho a reír viendo las películas de Groucho Marx, Mac Sennet, Charles Chaplin y Cantinflas.

Artículo Nueve: Todas las niñas y todos los niños tienen el indiscutible derecho a ver su película sin que ningún adulto grandulón ocupe el asiento de adelante y les tape la pantalla.

Artículo Diez: Todas las niñas y todos los niños tienen el elemental derecho a ver películas habladas en su idioma, y cuando estas tengan sub títulos, a que sean claros, en letras grandes y que duren en pantalla el tiempo necesario para poderlos leer.

Artículo Once: Todas las niñas y todos los niños tienen absoluto derecho a volar en compañía del “Barón Munchausen”, a ver el mundo con los colores de “Un día, un gato”, a defender a los animales del zoológico del “Cuatro de Hojalata”, a disfrutar los ingenuos trazos de “Conejín”, a saborear la dulzura de nuestra “Manzanita” criolla, a salir en busca de “El Mago de Oz”, a cabalgar sobre el perro volador de “la Historia sin Fin”, a conocer a “Kaporito, el guadián de la montaña”, ser amigos de E.T y a ser valientes y soñadores como los niños y las niñas de “Pequeña Revancha”.

Artículo Doce: Finalmente, todas las niñas y todos los niños venezolanos tienen el derecho a conocer la obra de los hombres y mujeres del cine nacional, sobre todo la de quienes han jerarquizado a la infancia dentro de su filmografía, incluidos los técnicos y trabajadores que, tras las cámaras, les han invitado a soñar.
¡Proyéctese y
Publíquese!