Documentos revelan que Facebook no detuvo publicaciones dañinas en zonas de conflicto

0

Documentos de Facebook revelan que el gigante tecnológico falló al no detener publicaciones dañinas en zonas de conflicto, reseñó el portal europeo 

A través de documentos internos, surge una nueva imagen del gigante de las redes sociales y su destacado papel en los países devastados por la guerra.

En Afganistán, donde cinco millones de personas son usuarios mensuales, Facebook empleó a pocos hablantes del idioma local para moderar el contenido, lo que resultó en que se eliminara menos del 1 por ciento de los discursos de odio. En todo el Medio Oriente, los algoritmos para detectar contenido terrorista eliminaron incorrectamente el contenido árabe no violento el 77 por ciento del tiempo, dañando la capacidad de las personas para expresarse en línea y limitando la denuncia de posibles crímenes de guerra, según reporte de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

La publicación además refiere que en el caso de Irak y Yemen, altos niveles de cuentas falsas coordinadas, muchas vinculadas a causas políticas o jihadistas, difundieron información errónea y fomentaron la violencia local, a menudo entre grupos religiosos en guerra.

En una publicación revisada señalan que los combatientes del Estado Islámico anunciaron el asesinato de 13 soldados iraquíes a través de una actualización de Facebook que usaba una imagen de Mark Zuckerberg, el director ejecutivo de la compañía, para enmascarar la propaganda de las herramientas automatizadas de vigilancia de contenido de la plataforma.

«Hay una gran guerra en Facebook», dijo Moustafa Ayad, director ejecutivo para África, Medio Oriente y Asia en el Institute for Strategic Dialogue, un grupo de expertos que rastrea el extremismo en línea, que revisó algunos de los documentos internos de Facebook.

Revela la web europea que «la posición de poder similar del gigante tecnológico en países de todo el mundo, sobre todo en aquellos con tensiones religiosas existentes, años de conflicto violento e instituciones gubernamentales débiles, a menudo ha llevado a resultados más nefastos e incluso menos escrutinio sobre el papel de la empresa en la política global».

«Creemos que es malo en Estados Unidos. Pero la versión en bruto que se mueve salvajemente en la mayor parte del mundo no tiene nada de lo que la hace aceptable en Estados Unidos», dijo la denunciante de Facebook, Frances Haugen, a los periodistas en referencia a las actividades globales de la compañía. «Realmente creo que hay muchas vidas en juego», agregó.

Las divulgaciones destacan la dificultad del gigante tecnológico para combatir la propagación del discurso del odio y el contenido extremista en países de Oriente Medio y más allá donde la violencia en curso, y su promoción en línea, representa un peligro inminente para millones de usuarios de Facebook.

Sobre el discurso de odio asegura el medio de comunicación que se encontró contenido terrorista en idioma árabe, algunos de los cuales ofrecían tácticas para atacar objetivos en Occidente, que se comparten ampliamente en Facebook e Instagram, a menudo con publicaciones traducidas al inglés para su consumo.

«A diferencia de países en desarrollo como India, hogar de la base de usuarios más grande de Facebook y donde los políticos locales han ejercido una presión regulatoria significativa sobre el gigante de la tecnología, los países de Oriente Medio y Asia Central no han recibido la misma atención de los ingenieros de la compañía, según los datos internos».

Advirtió además que Facebook marcó muchos de estos países como áreas de alto riesgo, o las llamadas zonas de Nivel 1 que requerían recursos adicionales, como sofisticados algoritmos de control de contenido y equipos en el país para responder a eventos casi en tiempo real, según la lista interna de Facebook de países prioritarios para 2021.

Las acciones de Facebook han perdido más del 10% desde que el Wall Street Journal comenzó a publicar historias basadas en los documentos del denunciante; y los legisladores están sopesando las leyes que controlaría a la red social y en la que están pidiendo una supervisión aún más estricta para el gigante tecnológico.

CIUDAD CCS