Morrales y loncheras

0

El lunes fue de los niños y niñas. Abrieron las escuelas y las calles y avenidas se llenaron de loncheras y morrales. Detrás de los tapabocas, sonrisas infantiles iluminaban los ojos. Con  emoción  redescubrían pueblos y ciudades, como cuando se retorna de las vacaciones. Pero esta vez regresaban de una larga batalla que la vida les impuso muy temprano. Esto no eclipsaba su alegría. Eran vencedores y vencedoras en su repentina lucha contra un enemigo implacable e invisible. Un poeta, Pedro Luis Hernández, le cantó al gonfaloniero, que  es el soldado que lleva la bandera en las batallas. Antier, todos los escolares izaron en sus escuelas la bandera contra la pandemia. La victoria ondeaba en sus miradas, como una certidumbre.

EARLE HERRERA