La hallaca flexible

0

Feliz por la larga flexibilización, una emprendedora culinaria inventó la hallaca flexible. Las hace para todos los bolsillos y gustos. Concibió una que solo necesita la masa y las hojas de plátano, pues basta esta envoltura para darle su sabor. Los escuálidos las prefieren en papel de aluminio, una herejía que les da ese áspero sabor siderúrgico. Nuestra heroína también prepara las llamadas “antibloqueo”, en las que sustituye las aceitunas por mamones y las alcaparras por ponsigué deshidratado.  Al preguntarle si esas hallacas flexibles eran más sabrosas que “las de mi mamá”, dijo: “no hay comparación, las hallacas más flexibles desde siempre las preparan las madres, con o sin tu dinero”. El preguntón calló, atorado con la aceituna, o peor, con el mamón macerado en salsa de chigüire célibe.

EARLE HERRERA