Tragarse un aguijón

0

Y lo más espeluznante, con ponzoña y todo. Mi país, como dice Adriano González en su célebre novela, sigue siendo “una vaina seria”. Ahora la derecha abstencionista ansía votar y negocia con los alacranes para sufragar sin sufragar directamente, sino por mampuesto. El elector escuálido no entiende nada, sobrecogido por ese pacto con los odiados escorpiones, sus ex compañeros de ruta y guarimba. Ocariz descubre tarde que admira a Uzcátegui y este se hace el duro. El rector Picón quiere ayudar a ese intercambio ponzoñoso, pero sin que lo sepan en El Mazo. En el próximo Kiosco Veraz le revelaremos el desenlace de este emocionante drama arácnido.

EARLE HERRERA