Pueblo de Caracas recibió a Pacheco al ritmo de parrandas

0

En el tradicional ritual decembrino, familias caraqueñas se dieron cita en la Plaza Bolívar para darle la bienvenida a las Navidades Felices 2021

01/12/2021.- Cumpliendo con el tradicional ritual decembrino de todos los años, caraqueñas y caraqueños se dieron cita en familia la tarde de este miércoles en la Plaza Bolívar para recibir a Pacheco y el espíritu festivo de la Navidad.

Gaitas, aguinaldos, villancicos, parrandas y la representación de un pesebre viviente, hicieron el marco ideal para darle la bienvenida a este emblemático personaje que hace parte de la memoria colectiva y el patrimonio espiritual de Caracas.

Pacheco bajó en carreta desde el Waraira Repano, ataviado con su ruana y su sombrero, trayendo los primeros fríos de diciembre. Frente al Palacio Municipal regaló caramelos a niños y niñas; y repartió flores a las madres y mujeres presentes, contagiando a todas y todos con su alegría navideña.

“Cuando suenan las campanas y se anuncia la Navidad, todo el pueblo se alborota con ganas de parrandear”, coreaban las Voces Risueñas de Carayaca mientras niñas y niños se abalanzaban sobre el floricultor galipanero para obtener una foto, una chuchería, o simplemente tocar su barba blanca.

“Llegó diciembre, el mes más bonito del año, tiempo de unión familiar y de alegría para nuestras niñas y niños. Comenzó la alegría a lo largo y ancho de la ciudad”, celebró la alcaldesa electa de Caracas, Carmen Meléndez, presente en el acto cultural.

En declaraciones a la prensa, la almirante Meléndez recordó que la tradicional bajada de Pacheco se recrea desde hace 21 años, reafirmando la cultura caraqueña.

Indicó que durante todo este mes de diciembre, las familias citadinas podrán disfrutar de diferentes actividades culturales y recreativas en las plazas iluminadas especialmente para la Navidad; así como de ferias emprendedoras en los bulevares y espacios que fueron recuperados en el marco del Plan Caracas Patriota, Bella y Segura.

CIUDAD CCS / MATÍAS ABERG COBO / FOTOS: ENRIQUE HERNÁNDEZ