SENTIDO COMÚN | Candidatas internacionales del Pacto Histórico, la coalición de izquierda en Colombia

0

Si usted es de Colombia y vive en Venezuela, no podrá votar en los próximos comicios electorales desde el país que le acoge, pues el uribismo en el poder, en una flagrante violación de los derechos humanos de su ciudadanía, canceló los servicios consulares en la República Bolivariana de Venezuela. Pero, parafraseando a un gigante, bastantes fronteras hay aquí, así que pendientes:

Hasta el 13 de enero hay plazo para inscribir cédula, también por vía virtual; en marzo 13 se elige Congreso; marzo 29 se cierra inscripción de cédulas por cambio de casa y en mayo 29 se elige presidente o presidenta.

Con el Pacto Histórico como la coalición del progresismo y la izquierda, la gente del común de Colombia, desde las urnas, tiene la opción de dar fin a más de 150 años de hegemonía política de una derecha violenta, corrupta y clientelar, que arrojó millones de personas de la vida, de la inclusión social y del país. Las próximas elecciones en Colombia son una oportunidad de oro para que la inclusión social, la paz completa, la mayor suma de felicidad y nuestra hermandad de pueblos sean.

Con números vagos, Relaciones Exteriores calcula que más de 4 millones y medio de personas migrantes colombianas se encuentran esparcidas por el mundo. Como parte de sus derechos ciudadanos, además de votar, pueden tener una representación política que vele por sus derechos y participación desde la llamada circunscripción internacional que se expresa en una sola curul en la Cámara de Representantes.

Karmen Ramírez Boscán y Natalia Munévar Sastre, dos poderosas mujeres, exiliadas, militantes feministas por la paz y la justicia social desde el Pacto Histórico en su capítulo internacional, enfrentan la tarea de recuperar este espacio de representación, ocupado actualmente por el uribismo, bajo la pésima gestión de Juan Carlos Vélez, que, a la vieja usanza, solo ha beneficiado a sus panas. En la modalidad de lista abierta, la población colombiana en el exterior puede elegir, de la coalición, la candidata de su preferencia.

Echémosles un ojito breve a estas mujeres, no solo para decidir bien (cosa muy difícil en este caso), sino como un pequeño homenaje a quienes, resistiendo la guerra, desde el desgarro de la muerte, la persecución y el exilio, no se han dejado arredrar y desde la lucha permanente hoy se suman al desafío de cambiar la historia de Colombia desde el escenario electoral.

Ellas…

 

Natalia Munévar y Karmen Ramírez

 

Natalia Munévar Sastre es una joven ingeniera, máster en Finanzas, que llegó a España hace 15 años como refugiada política. Hija de una activista feminista que trabaja con víctimas mujeres del conflicto armado en los departamentos del Cauca y Risaralda. Su padre, reconocido por su compromiso con la paz del país, fue desaparecido y asesinado en 1991 en el marco de los diálogos de paz en Colombia entre el Gobierno colombiano y la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar.

Desde la Juventud Comunista fue en Colombia activista en el movimiento estudiantil; en España, fue parte activa del surgimiento del 15M en Madrid.  Con el partido político español Podemos, trabajó en el Parlamento Europeo como asesora del Eurodiputado Miguel Urban, también como responsable de Sociedad Civil de la Secretaría de Europa, responsable técnica del Área de Memoria Histórica de Podemos y responsable de la Oficina Europarlamentaria en el Estado Español.

Especialista en gobernanza económica, fiscalidad, derechos humanos, memoria histórica, política internacional y relaciones institucionales, actualmente milita en el Polo Democrático Alternativo, PDAI, partido político colombiano con el cual trabajó en el 2006 al lado del candidato presidencial Carlos Gaviria. Allí se concentra en el Polo Mujeres y en el departamento internacional desde donde se presenta como candidata para representar a la colombianidad en el exterior en el Congreso de Colombia.

Karmen Ramírez Boscán es indígena wayuu del clan Epinayu, nacida en Maicao (La Guajira); diseñadora gráfica, escritora, activista de los derechos humanos, en particular los de las mujeres indígenas y tejedora de Wayunkerras (muñecas wayuu).  Tras reiteradas amenazas contra su vida, tuvo que dejar el país en el 2011 para radicarse en Berna, Suiza. Desde el exilio, continuó el trabajo de articulación de mujeres indígenas víctimas del conflicto armado en Colombia.

De igual forma, el exilio no ha impedido que Karmen denuncie la responsabilidad de la situación de miseria que padece el pueblo wayuu por parte de la multinacional suiza Glencore, accionista mayoritaria de la mina Cerrejón de la Guajira, la más grande mina de carbón a cielo abierto de Latinoamérica. Suiza será entonces el nuevo escenario de viejas y nuevas luchas, como la participación política de las mujeres migrantes, contra el racismo, la discriminación y la exclusión.

Ganadora de varios reconocimientos, además de su lengua materna el wayuunaiki, habla alemán e inglés; posee sólida experiencia en coordinación de programas, creación de redes, movilización de procesos sociales, gestión de recursos y desarrollo de estrategias de comunicación. Actualmente es la candidata a la cámara por los colombianos y colombianas por el Partido Colombia Humana Internacional.

 

Más información en:
https://instagram.com/pactohistoricovenezuela

 

Mónica Tatiana Delgado P.