AL DERECHO Y AL REVÉS | Barinas: muchas derrotas

0

En Barinas más que un triunfo, que lo hubo, asistió el país bastante alejado quizás por la modorra navideña que aún no se va… a una colección de derrotas.

Antes de la elección, escribí que me parecía un acto intrascendente. Hasta ahora no veo razón para cambiar de opinión.

Aún así, celebro la derrota de quienes al estilo de los pistoleros ventajistas del oeste yanqui… torcieron la ley electoral al presentarse como candidatos para dirigir un  estado en el que un mes antes no figuraban en el REP como simples electores.

Pero mencioné una colección de pequeñas y grandes derrotas que hasta ahora tienen más significado que el triunfo del diputado regional Sergio Garrido.

¿Derrotas?

¿Cuáles?

La mayor derrotada en Barinas este domingo fue la cínica, impúdica e impune corrupción que desde lo alto hasta la bolsita Clap es capaz de hacer desaparecer recursos del Estado… que luego reaparecen cuando alguien aterriza en Miami o Madrid y Bogotá… viviendo como saudita y sin cumplir el castigo bíblico del trabajo.

También salieron derrotadas las figuras ilustres del gobierno que cayeron en Barinas de paracaidistas –algunos hasta votaron– pensando que la gente les iba a creer sus mantras.

Otra derrotada fue la mentira que en Barinas pretendió hacer del estado más godo durante la guerra federal… una especie de monasterio budista donde se guardan presuntamente los secretos de una revolución que tras 20 años no termina de cuajar.

Una amiga que tomó fotos en Barinas… yendo tras la  esencia del chavismo… decepcionada y a punto de tomar el avión de regreso a su país… comentaba que igual habría sido si el Comandante hubiese nacido en el Esequibo, y que en esas tierras, salvo la carne en vara…, ella no vio nada especial.

También dijo que si Hugo Chávez hubiese firmado con los Senadores de Washington… nuestra historia seguramente habría sido distinta.

Bien: hablando del Comandante no se puede negar que su familia también fue derrotada en Barinas… ahora por segunda vez.

A ver: ¿Qué tiene de revolucionario… demócrata… o simplemente patriota… pensar que todo un estado es propiedad de los hermanos de quien en vida evidentemente fue un venezolano destacado?

Fueron derrotados quienes pensaron que tras tantos años de abusos… el elector barinés iba a cambiar el voto… por un electrodoméstico.

¡Con ese argumento la URSS todavía estaría en pie!

Pero en el bando ganador también cojean de ambos pies: hacen fanfarria por una presunta victoria democrática “del pueblo barinés”.

Ajá… el problema estriba en que el mayor segmento del electorado fue el 41% que no se molestó en ir a votar.¿Será que esos no son “pueblo”?

Ahora la pelota se acerca hacia el bate del ganador y del ciudadano Sergio Garrido, depende si batea un home run… una simple palomita al cuadro… o se poncha.

La tarea del nuevo gobernador dependerá de lo que piense poner en práctica frente a un ciudadano cansado de escuchar promesas que nunca se cumplen… o el celestinaje de la corrupción… cuando no explicar lo inexplicable… por la acción “de otros”.

Garrido puede y es difícil… convertirse en referencia –lo que no ha sucedido con ninguno de los otros gobernadores electos…, sean del gobierno o de cualquiera de las oposiciones– o por el contrario unirse a la patota y ser intrascendente.

Desde esta columna aún cuando no apostaría a la trascendencia de la gobernación de Garrido… celebro su triunfo y la derrota de Claudio que mejor termina de cónsul en un país poco notorio.

Y la difícil situación del Presidente que, … alejado el revocatorio por imposible e impráctico…, en esta elección de Barinas, donde nada se cierra, se abre más bien la carrera hacia el 2024.

Y si no terminan con las promesas eternas…, si no encanan un pesado, pero no por golpista… sino por ladrón…, esta elección será la primera piedra del 2024…, aun cuando casi todas las gobernaciones están en manos del gobierno.

Domingo Alberto Rangel