Abner Colmenares Cronistas de Caracas

0

Bernardo Ancidey es de esos hombres que el poeta llamó de los imprescindibles. Su vida fue ejemplar y sobre todo coherente, lo que decía, lo pensaba y según eso actuaba. Líder de verbo encendido, maestro afable esmerado cuando explicaba y duro cuando objetaba, con tremenda moral para hacerlo.

Dirigente estudiantil

Con apenas 24 años llegó a ser presidente de la Federación de Centros Universitarios (FCU) de la UCV, con un movimiento del cual fue fundador (Movimiento 80), luego de un largo proceso de luchas que indicaba solo el comienzo de otras más intensas. Se enfrentó a los sangrientos gobiernos del puntofijismo con organización e inteligencia, con una nueva manera de hacer política, frontal, directo, incluyente, respetuoso, con honestidad y entrega; siempre construyendo en colectivo y abonando el camino a los conceptos de Democracia Participativa, los mandatos revocatorios, las asambleas como máximas instancias de decisión y la figura del vocero (y no el representante) para los cargos de elección popular, todos recogidos en nuestra Carta Magna. Pero aparte de la batalla de ideas, Bernardo siempre salió de primero, a enfrentar a los gobiernos corruptos y asesinos, con valentía, arrojo y decisión, sobreponiéndose a las amenazas, a veces herido, otras perseguido, pero sin doblegarse jamás.

Su trabajo

Pero la trayectoria de Bernardo no acaba en la FCU. Se graduó en su amada UCV en Física, Derecho y Educación. Esa experiencia la puso al servicio de su país como servidor público, aumentándola con dos especializaciones (UNEFA e IMADE, España) y poniéndola en práctica en proyectos importantes desarrollados en el CNE, en el Banco Central y en los Ministerios de Cultura y Educación Universitaria. Hizo aportes directos en la implementación de la inserción de los privados de libertad a través de la educación e impulsó de manera protagónica la Ley del Ingreso a la Educación Universitaria de Personas con Discapacidad.

Investigación

Bernardo se dedicó también a la investigación en dinámicas complejas sociales o socio-naturales, como la educación universitaria, la cultura, la gerencia pública, la economía, los mercados o la relación con el ambiente. Trabajó en el manejo de estadísticas, ciencia de datos, el uso de machine learning, y minería de datos. Militó hasta donde pudo en el PSUV, a nivel de base, pero por su apego al conocimiento y por su espíritu libre optó por profundizar los estudios y sus aplicaciones. Obtuvo un doctorado en Ciencias Gerenciales en la UNEFA y el año pasado una maestría en Modelos Aleatorios en la UCV, una aplicación práctica de su ya elevado conocimiento para el Ministerio de Cultura. Su empeño estaba en las políticas públicas, la complejidad y la aplicación de modelos matemáticos que permitieran resolver los problemas de la gente.

El hombre

A sus 31 años tuvo su primera hija Paola y a los 41 Sofía, su segunda hija, jóvenes brillantes que siguen su legado y que son fruto de su amor Jaqueline, su compañera de vida, gran mujer que no estuvo atrás, sino al lado de Bernardo. Y es que él fue un verdadero pro-feminista, por eso su hogar era de mujeres. Bernardo era lo que el Ché denominó el hombre nuevo. Totalmente congruente, abierto y generoso, nunca ingirió licor ni fumó cigarrillos. Jamás se le puede señalar con el dedo de la corrupción, su estilo austero de vida así lo demuestra. Su sencillez y humildad fueron a veces chocantes para quienes tienen niveles de ostentación difícilmente justificables. Siempre predicó la horizontalidad, cuestionó el autoritarismo y trabajó tanto en la teoría como en la práctica. Era amante de la playa, solidario con todos, detallista, observador, con memoria de elefante, de exquisita conversación y siempre con su estilo pedagógico que invitaba a escucharlo.

Su partida

Bernardo falleció a los 59 años, rodeado de su familia y amigos, con el abrazo de todos y sembrado en el corazón y en el recuerdo de un pueblo que lo necesitaba para muchos años más y que encontrará inspiración en su ejemplo de vida, sus contribuciones académicas, sus reflexiones escritas, su valentía al luchar, sus propuestas y sus experiencias gerenciales.

Movimiento 69