LETRA DESATADA | Bernardo Ancidey

0

Nos ha tocado despedir a varias compañeras y compañeros en estos años en los que una se va poniendo vieja. Y en los años de juventud también, por desgracia. Algunos parten de manera intempestiva, a una edad absurda como para asimilar cualquier sermón (y resignarse) de cualquier religión, de cualquier cura, de cualquier pastor, de cualquiera que crea en que hay dos planos, de cualquiera que crea que hay vida después de la vida, de los que creen en las reencarnaciones… En fin, de cualquiera que tenga un discurso para efectos de consolar a quienes aún vivimos. Por eso no quiero rasgar las teclas de la computadora de mi lugar de trabajo con lamentos. Quiero hablar de un grupo de gente a través de Bernardo Ancidey y a través de él recordar, brevemente, una de las etapas más gratas y enriquecedoras de mi existencia.

Empezaba la década de los 80 (que algunos llamaron década perdida para justificar su propio extravío) y en la Universidad Central de Venezuela (UCV) el organismo estudiantil más importante, la Federación de Centros Universitarios (FCU), era gobernada por partidos políticos de izquierda, a saber: el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) el Movimiento al Socialismo (MAS) y el Partido Comunista de Venezuela (PCV).

Era una especie de “dictadura” que tenía décadas y mientras esa “dictadura” mandaba, pero en la rebeldía de las bases estudiantiles de las escuelas de las facultades ucevistas se cultivaba una palabra: participación. Así pues y para poder contar una versión de una época, en varias facultades los estudiantes (no militantes de partidos de izquierda) se fueron agrupando bajo un nombre surgido de las bases estudiantiles de la Facultad de Ingeniería, a raíz de reivindicaciones académicas vulneradas por el decano Piar Sosa. Pero no solo era el decano de Ingeniería. El descontento con la dirigencia de la FCU, y la incapacidad para entenderse con sus “representados”, estaba sembrado. Así surgieron movimientos de base que los estudiantes llamaron con distintos números que se agruparon en la Plancha 80, para participar en las elecciones para la FCU en el año 1985.

El Movimiento 80, reunido en asamblea participativa donde los colectivos o bases estudiantiles tenían voz y voto, decidió que los candidatos integrantes de la Plancha 80 (incluyendo la presidencia) fueran elegidos por las bases cuya rotación fue: Movimiento 80 de Ingeniería (Wilian Peña), Movimiento 69 de Ciencias (Bernardo Ancidey) y Movimiento 4 de Medicina (Jorge Rodríguez). Mencionamos los tres primeros presidentes, aunque hubo más, porque esta es parte de una historia aún no contada, y no alcanza este espacio para hacerlo.

Es sí, un espacio para recordar que Bernardo Ancidey fue el segundo presidente de la FCU del Movimiento 80 en 1987, movimiento que en unión con otros colectivos de izquierda logró derrotar a la “dictadura” partidista de izquierda del MAS, MIR y PCV. La plancha 80, el Movimiento 80, participó y luchó por anheladas reinvindicaciones de los estudiantes ucevistas y del país entero. Hace dos días, en un lugar de Caracas nos encontramos, para despedir a Bernardo Ancidey, con parte de esa gente que alguna vez se agrupó, simpatizó o apoyó un lema: los estudiantes tomamos la palabra. Una palabra llena de ternura, de rebeldía, de conocimientos, de todo eso que ahora se puede resumir en que otro mundo es posible. Un mundo en el que brille la solidaridad, la justicia y el amor. Sigamos.

CIUDAD CCS / MERCEDES CHACÍN