Parroquiaadentro | ¡Te invito una media lisa!

0

Así se refería el maestro Billo Frómeta, en su canción “Sueño Caraqueño”, a aquella popular cerveza que se consumía en la Cervecería Donzella.

Nos cuenta el maestro Otto Antillano Acosta, que A.J. Donzella, alias Pepe o el Catire, dueño de la Cervecería del mismo nombre, era un caballero de gran calidad humana, quien solía financiar y aconsejar a quienes lo necesitaban. En compañía de sus hijos Tony, Gustavo y Rafael; amenizaban el local con chistes, anécdotas y cuentos picantes que contagiaban de alegría a los clientes.

La Cervecería estuvo ubicada en diversos lugares, el primero de ellos entre las esquinas de Torre a Madrices bajo el nombre de Cervecería Strich, en esta etapa Donzella mantuvo sociedad hasta los años veinte con su compadre el Sr. John Strich. Luego se mudó frente a la Plaza Bolívar, en un local del edificio Washington. Y por último, de 1937 a 1952 funcionó entre Principal y Santa Capilla.

Allí el Catire hizo popular la cerveza en vaso largo apodada “pumpá”, nombre criollo del sombrero de copa alta; también la cerveza pequeña apodada con el nombre de “camarita” alusiva a un sombrero corto tipo hongo; la “lisa de cerveza”, que se vendía a real y medio; y la popular “media lisa” cuyo costo era apenas de un real.

El origen del nombre “lisa” para una cerveza se debe a que en la primera Guerra Mundial empezaron a escasear los grandes envases procedentes de Alemania para servir las “pumpás” y “camaritas”; como consecuencia, Strich y Donzella tuvieron que utilizar tarros lisos, sin cortes, sin adornos y sin las tapas de los tarros alemanes. Eran simplemente, unos vasos sencillos donde el cantinero depositaba el licor desde un sifón, hecho éste que además permitió abaratar el precio de la bebida.

Era un local caluroso, ya que el Catire nunca quiso instalar ventiladores, siendo de la idea de que si el local llegaba a ser fresco la gente dejaría de tomar cerveza. A pesar del ambiente, ahí solían reunirse poetas, escritores y periodistas; entre ellos Francisco Pimentel, Andrés Eloy Blanco, Aquiles Nazoa y Leoncio Martínez.

Un día Donzella enfermó, siendo visitado por sus clientes en su casa ubicada en La Pastora para manifestarle solidaridad, hasta que en 1949, el duelo llegó a Caracas, Pepe partió. Este evento quedó registrado en un soneto de Aquiles Nazoa cuyo extracto decía:

“Descansa, pues, en paz, mientras sin llanto
bajo el cielo de marzo, yo levanto
una amable cerveza, a tu memoria.”

Parroquia Adentro:
Julio González Chacín. Fundador †
Renny Rangel Salazar.
Ricardo Rodríguez Boades
Gabriel Torrealba Sanoja
parroquiadentro@gmail.com