Tres en 1 | Memorias de un escuálido en decadencia

Roberto Malaver

0

Dictadura

¡¿Hasta cuándo vamos a seguir con la joda de la dictadura?! Gana el compañero Garrido en Barinas, y sale el poeta López desde su apartamento de lujo allá en Salamanca, Madrid, a escribir un tuit diciendo que la democracia le ganó a la dictadura. No me jodas, poeta, basta, ese cuento se rayó, se rayó, se rayó. Decimos que somos la gente más inteligente del país, y cometemos ese error de seguir diciendo esa pendejada, hasta el compañero Ricardo- Cañita- Koesling, anda arrechísimo por todo lo que está pasando aquí y no ve la dictadura por ninguna parte y reparte, y nosotros con esa cantaleta. Sigamos el ejemplo del amigo Claudio, quien perdió, pero dice que ganó porque él sigue creyendo en el voto y fue con votos que ganó el compañero Garrido, así es la vaina, está clarita. Además, en una dictadura ya los 1.600 ladrones de la banda de Guaidó, estuviesen presos y sufriendo su condena.

Ganamos en Barinas y ya comenzamos a enfermarnos y a pedir revocatorios y a pasar pena ajena y propia. Ya por allí alguien los llamó los gaforevocatorios. Hay que tomarse las vainas con calma y dejar la fiebre del sábado por la noche. Calma y cordura es la frase que debemos decir ahora, y no caer en aquella soberana pendejada de cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, otra vez no cometamos ese error. Ahora la vaina es calma y cordura. Lo que pasa es que cada quien hala la brasa para su sardina de Naiguatá. Y como no hay liderazgo en la oposición, entonces todo el mundo corre a proponer vainas para ver si alguien lo apoya, y como no sale nadie a apoyarlo, entonces se calla la boca por un tiempo y vuelve. El miedo que tenemos nosotros es que el compañero Rosales sea el candidato para el 2024, porque si no hay más nada en la mesa de la unidad, y ese carajo hace una gobernación en el Zulia más o menos, de repente nos lo tenemos que calar otra vez como candidato diciendo vainas raras, y cómo será la vaina, que entre todos los que están, el mejor es Rosales. Estamos tan jodidos como el hombre aquel que se sentó en un pajar y se clavó la aguja.

Es verdad que con nuestro triunfo en Barinas le dimos un golpe democrático al Presidente, que ya no es dictador. Hasta Garrido se dejó de pendejadas y lo reconoció. La tierra del dictador anterior nos vio ganar, y es verdad que compramos votos que jode a punta de dólares, pero lo importante es que ganamos. Ahora hay que tratar de hacer un buen gobierno, porque debemos dar el ejemplo. Pero llegamos al poder y después arrasamos con todo. Los compañeros que han estado gobernando no han sido el mejor ejemplo. Allí está Embajada Radonski. Coño, llegó al gobierno de Miranda y ahí no pasó nada del otro mundo. Pasó lo mismo de siempre, caída y mesa limpia, y así no se puede volver al poder. Por eso ahora anda por ahí que no sabe qué decir, ni qué hacer para volver a ser candidato a la Presidencia, pero sus mejores tiempos ya pasaron.

-Tenemos cuatro- dijo el papá de Margot al entrar al apartamento de la Misión Vivienda que le dio el gobierno. Y después aclaró. “Tenemos cuatro gobernaciones en el país. Nueva Esparta, Zulia, Cojedes y Barinas, ahora sí vamos a ver cómo lo baila Miguel. Ya en diciembre Morel se fue a España y Rosales a Estados Unidos, es decir que comenzamos del carajo, viajando. Ojalá que lleguen a gobernar para ver la diferencia, aunque ya todos conocemos cómo gobernó aquí la cuarta república, y estos cuatro gobernadores son de la cuarta por todo el centro”. Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió ese coñazo tan duro que la vecina gritó: “Dale más duro que esa te le dio el gobierno”.

-Volver con la frente marchita- me canta Margot.

________________

Retrato Hablado

“Podéis arrancar al hombre de su país, pero no podéis arrancar el país del corazón del hombre.” Así, siempre irreverente, el escritor John Dos Passos supo enfrentar su vida ante la realidad que denunciaba. Fue izquierdista. Se mantuvo como uno de los principales miembros de lo que se llamó la Generación Perdida, en Estados Unidos. Y con su novela, Manhattan Transfer, en 1925, demostró que estaba dispuesto a cambiar las reglas de la literatura. Y allí narró la ciudad de Nueva York como la veía. Una novela que pronto lo convirtió en uno de los escritores más famosos de Estados Unidos. Después escribió la trilogía: Paralelo, 42, 1919, El gran Dinero. Antes había escrito Iniciación de un hombre, en 1917, y luego siguió con Tres soldados. Dos Passos nació el 14 de enero de 1896 en Chicago, y murió el 28 de septiembre de 1970 en Baltimore, Estados Unidos.

________________

El viernes de Lira