MEMORIAS DE UN ESCUÁLIDO EN DECADENCIA | Revocatorio

0

Roberto Malaver

¡A otro perro con ese hueso! Los mismos que nos han llamado a cometer todo tipo de errores: la salida, la ayuda humanitaria, el golpe de los plátanos, los drones, las invasiones, las sanciones y no pares de contar, ahora nos quieren meter el revocatorio. No aprendemos. Y nos cuesta una bola ser sinceros. Hasta la doctora y exmagistrada y muchos títulos más, Blanca Rosa Mármol lo dijo: «¿Cómo puede el presidente encargado por la ausencia absoluta pedir que se revoque a aquel a quién ya está supliendo?» Pero nadie le contesta. Uno no sabe si la doctora está jodiendo, pero por lo visto parece que no, porque esa señora debe ser muy seria. Los que no somos serios somos nosotros que seguimos creyendo pendejadas. Después del triunfo en Linda Barinas muchos creyeron que la vaina estaba fácil con el revocatorio, pero nada, “no están dadas las condiciones”, como decíamos ayer, es decir hace poco.

Lo que sí está dando pena que jode es el interino. Carajo, nunca se había visto a un hombre soportar esa pena tan honda con esa cara de pillo al cien por ciento. Y lo peor, el Tribunal Supremo de Justicia, o sea el TSJ del gobierno interino, demandó al gobierno interino porque no le pagan. Es decir, que los miembros del TSJ –Todos Se Jodieron- no forman parte de los 1.600 ladrones de cuello blanco y radiante de la banda de Guaidó. Y en esa demanda tienen razón, porque han robado TQQJ, es decir, te quiero que jode, y nada para lo miembros caídos del TSJ en el exilio. Una vaina que no se le ocurriría nunca a ningún escritor con mucha imaginación, se nos ocurre a nosotros, mira tú. Y sale gente a defendernos, que es una vaina que tampoco se entiende, porque se necesita ser bien sinvergüenza para que haya alguien capaz de apoyarlo a uno en esta lucha que es cruel y mucha.

El compañero Rosales, mientras tanto, llegó botando gente de la salud. Más de seiscientos se echó al pico. “Aquí se acabó el Covid 19”, dijo, así que se van todos para su casa. Y ahora anda reparando huecos por todo el camino real de Maracaibo. El hombre sabe que el candidato para el 2024 puede ser él, y no pierde tiempo, lo que también sabemos todos es que si el candidato es él, nos van joder otra vez. Porque con un hombre que declara lo que declara Rosales no se va para ninguna parte. Dicen que el periodista Carlos Croes no se ha recuperado desde aquella vez que lo entrevistó y le dijo que “500 años antes de Cristo, Montesquieu lo había dicho..”.

El papá de Margot estaba sentadito viendo el canal ocho y vio a Vicente Díaz, uno que fue miembro activo del CNE, diciendo que no era bueno llamar a Revocatorio porque no estaban dadas las condiciones. El hombre apagó el televisor y se puso de pie y vio el techo. Y dijo: “¿Será que a nosotros nos encanta cometer errores?. De otra manera no se explica esa pendejada de que todos los años nos metamos en vainas que no tienen sentido: Golpe de los plátanos, Salidas, Ayuda Humanitaria, y no me eches más cartas. Ojalá le hagan caso a ese hombre, o a la doctora Blanca”. Y se fue al cuarto y agarró la puerta y sin ninguna contemplación le metió ese coñazo tan duro que las alarmas del Banco Mercantil y el Banco de Venezuela, que están cerca de la casa, comenzaron a sonar. Y la vecina salió despavorida a la puerta de su apartamento y gritó. “Tareck, por lo que más quieras, mete preso a este animal”

-Estoy en el rincón de una cantina.- me canta Margot.