ARRIMANDO LA BRASA | Bolívar, el hombre de las dificultades

Laura Antillano

0

La realización de la serie emprendida por el realizador Luis Alberto Lamata y su equipo, que va contando los tiempos  del Libertador Simón Bolívar, con todas las dificultades y  circunstancias extraordinarias que tuvo que afrontar, forman parte de nuestras lecturas de estos días, sensibilizándonos cada vez más, ante la figura humana de ese nuestro Libertador, fundador de la Venezuela en que nacimos y hemos vivido, y el conocimiento desgarrador de lo que fueron sus últimos años de vida, no puede más que conmovernos profundamente.

Simón Bolívar, con su inteligencia y sentido estratégico de la contienda americana, tuvo que mantener en el proceso de sus luchas públicas y privadas, una vigilancia, un tono de equilibrios, una noción de vida, parecida a la de cualquier ser cuya vida se centre en caminar entre las dificultades de una selva intrincada, cohabitando con fieras, hierbas venenosas y caminos tendientes a inesperados precipicios.

La ambigüedad de las posiciones de mucho de quienes le rodeaban, pero tenían ideas diferentes a las suyas acerca de lo que nuestra nación debía ser, más las múltiples diferencias en lo personal que tenía inclusive con miembros de su familia consanguínea, diseñan de una vez el escenario terrorífico en el cual transcurrieron sus últimos años.

La separación de Venezuela de la Gran Colombia, y el detalle de llevar una camisa prestada (puesto que no poseía ya ninguna) en su lecho de muerte, son elementos que diseñan un escenario nada envidiable acerca del entorno simbólico de nuestro querido héroe.

Leer su correspondencia nos pone al tanto de tal cosa, en sus últimos años de vida fundamentalmente, y buena parte de la bibliografía tejida alrededor del tema.

Y en esta bibliografía al respecto queremos destacar un libro del escritor Gustavo Pereira, estudioso del tema (como de muchas otras cosas a más de la poesía.

Me refiero pues a ”Simón Bolívar, escritos anticolonialistas” publicado por El perro y la Rana, con la anuencia de la Presidencia de la República, en el año 2007.

Los análisis que realiza el poeta Pereira en este libro, al llevar a cabo la excelente selección que hace de lo escrito por nuestro Bolívar, deberían convertir tal libro en texto obligante de las cátedras de Historia en nuestro bachillerato y más allá, en cualquier sistema programado para dar a conocer nuestra historia en área académica de divulgación pública. Y lo aconsejo  aún con el conocimiento de lo doloroso de su trasfondo.

El mismo culmina con una nota a Manuelita Sanz, en la cual le dice: «Tengo el gusto de decirte que voy muy bien y lleno de pena por tu aflicción y la mía por nuestra separación. Amor mío, mucho te amo, pero más te amaré si tienes ahora mucho juicio. Cuidado con lo que haces, pues si no, nos pierdes a ambos, perdiéndote tú. Soy siempre tu más fiel amante. Bolívar».

Laura Antillano