Convivir para vivir | Formación de las nuevas generaciones para salvar el planeta

0
Estuvieron en La Sabana.

ECO-UCV es un movimiento universitario que trabaja a favor del ambiente. Transmite su mensaje para salvaguardar la vida del planeta, y sobre todo, de las especies en peligro de extinción

La importancia de conservar el ambiente reside en la propia importancia de éste porque es nuestro hogar. Si queremos asegurar nuestra propia sobrevivencia y bienestar –como del resto de los seres vivos–, debemos preocuparnos por su cuidado, defensa y protección.

En la actualidad, estudios e investigaciones realizadas por la comunidad científica ponen en evidencia el deterioro que ha sufrido el planeta, por lo que revertir esta situación se ha convertido en algo esencial. El primer paso es comprender y ser conscientes del problema. Una de las herramientas más útiles para crear y elevar el nivel de conciencia de las comunidades y la ciudadanía es a través de la educación ambiental, pudiendo ser impartida en las instituciones educativas y, más aún, fomentar una fuerte campaña en los medios de comunicación. Es la manera de involucrar a todos los sectores de la sociedad.

Nos complace entrevistar a voceros del Movimiento Ecológico de la Universidad Central de Venezuela (ECO-UCV), cuya labor voluntaria es por el cuido y mantenimiento de las playas, e incluso la preservación, defensa y salvaguarda de las especies marinas en peligro de extinción.

En defensa del ambiente

Dannalice Anza (estudiante de Geografía y coordinadora de ECO-UCV) y Keinny Cristóbal Chacón (tesista en Matemáticas y estudiante de Informática) hacen vida en la UCV. Son fundadores de este movimiento ecológico y presentan conversatorios, campañas de limpieza de playas, parques y vías públicas, plan de siembra de árboles (zona metropolitana de Caracas) y, especialmente, llevan a cabo su labor conservacionista por las especies marinas en peligro de extinción. Junto a la iniciativa de estudiantes de diversas casas de estudios, fundaron el Movimiento Ecológico Estudiantil Revolucionario, hace cinco años.

Para Cristóbal, estas organizaciones ambientalistas universitarias sumaron esfuerzos y lograron mesas de trabajo con la Asamblea Nacional (AN), la Fiscalía General de la República, la Defensoría del Pueblo y los Ministerios del Poder Popular para las Relaciones Exteriores y para el Ecosocialismo; en materia de preservación, conservación y defensa del ambiente y el cambio climático mundial. “Hemos involucrado a sectores sociales, políticos, juveniles, ambientalistas, trabajadores, profesionales y comunitarios, quienes nos han apoyado en esta gran tarea a través de programas radiales y conversatorios vía presencial y virtual. Cabe resaltar que se está haciendo un importante trabajo con diputados de la AN, con la Ley de Cambio Climático y para dar a conocer las terribles consecuencias ambientales que nos afectan (calentamiento global, deshielo del polo ártico, contaminación, peligro de la flora y fauna en extinción, hambruna en el mundo ante la sequía de la tierra y la inexistencia del agua). También hemos participado en foros y reuniones virtuales, en la Cumbre Juvenil Mundial en contra del Cambio Climático de la ONU”, señala.

Se han involucrado en la siembra de plantas rescatando espacios para viveros, en esa casa de estudios.

Estudiantes y comunidad unidos

ECO-UCV, de la mano con las comunidades organizadas de La Sabana y la Fundación Luz Marina (parroquia Caruao, estado La Guaira), impulsaron una campaña de limpieza de playas en la temporada de Semana Santa. Asimismo, llevaron un mensaje de preservación y defensa al ambiente y, a su vez, grabaron micros donde se presenció el nacimiento de 32 tortugas marinas (de la especie “dorso de cuero”, en peligro de extinción). La comunidad participó de este acontecimiento y en la posterior liberación de dichos reptiles al mar.

Dannalice Anza expresó su satisfacción de contribuir con su grano de amor, junto a los estudiantes de la UCV, sumándose también estudiantes de la Universidad Marítima del Caribe y la comunidad organizada de La Sabana: “Esto es la muestra de un ejército de voluntarios (80 estudiantes) que nos sumamos a las campañas formativas, de participación y conciencia ciudadana y, sobre todo, apostar por la defensa y la protección de las especies en peligro de extinción. Como estudiantes universitarios nos sensibiliza, nos apasiona y nos motiva este trabajo ¡En la unión está la fuerza! Todavía hay mucho por hacer para erradicar el cambio climático. El futuro del planeta está en nuestras manos. Es nuestro deber formar a las nuevas generaciones, para salvar el planeta”, expone.
Para conocer de cerca el trabajo de esta organización: Instagram y Twitter, @UcvEco.

SIBONEY DEL REY | CIUDAD CCS