Tres en 1 | Memorias de un escuálido en decadencia / Ética

Roberto Malaver

0

¡Contra la pared! Ahora sí es verdad que se acabó el partido socialista unido ese. Aprobaron un código de ética y se van a meter presos todos. Porque ahí no hay hueso sano. A nosotros en la oposición no se nos ocurre aprobar una vaina así porque tendríamos que traer a toda la militancia del exilio, dígame el poeta Leopoldo y el matemático Julio Borges y el Carlos Vecchio, no joda, estarían todos tras las rejas y llorando su condena. Pero estos chavistas no saben que aprobando esa vaina buscaron cuchillo pa’ su pescuezo. Son carajos que tienen dos y tres cargos en el Gobierno, y de paso también tienen un cargo en el partido, y cómo carajo queda el código de ética ahí. Así que no me empujen que yo me me caigo solito. Así dijo un chavista cuando escuchó que tenían que denunciar a las mafias, pero eso sí, mostrando pruebas. Ni de vaina, así no se vale, dijo el hombre, porque así uno no es capaz de denunciar a nadie. El dictador publicó en Twitter el Código para la honestidad, ética y disciplina revolucionaria de la militancia del PSUV, así se llama la vaina, de lo más rimbombante, y ningún chavista fue capaz de descargarlo para leerlo porque sabe que se iba a encontrar ahí dibujadito y con la banderita nueva que tiene Santiago de León de Caracas con sus techos rojos.

Y es que no se cansan de jodernos. Nos clavaron el escudo y el himno y la bandera, y no nos dejan respirar y vienen y ¡zas!, nombran a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, y ahí están los mismos, parece que los rasparon porque están repitiendo. Por lo visto los que están repitiendo ahí no son militantes del partido ese, porque si fueran tendrían que pararle bola al código de ética de la militancia, pero no, qué va, ahí van de nuevo, listos ya, a sus puestos. Es que siempre nos encontramos con las mismas caras que se van rotando por todos los lugares, y tienen más puestos que un autobús. Así que si les preguntamos si leyeron el código de ética, seguro que se arrechan. Y el diputado Pedro Carreño tiene que informar si siguen allí en el TSJ las magistradas 33 y 34 mandando, como él lo denunció en su tiempo, y como dice el código de ética que debe hacer. Nosotros en cambio estamos ahora a la calladita, como esperando una vaina grande. Ya el compañero Bernabé -Alegría- Gutiérrez anunció las elecciones del partido del pueblo para junio, y seguro que por allí viene Espoleta Allup y anuncia otra vaina para su AD particular, su propiedad privada, como diría la compañera Lila Morillo, de quien están hablando mucho últimamente porque parece que viene, y viene arrecha.

“A leer el código de honestidad y ética de la militancia, a leer, vamos todos a leer, no tengas miedo y lee tu código de honestidad”, así entró al apartamento el papá de Margot. Y siguió diciendo: “No tengas miedo. Léelo con confianza y denuncia al corrupto, no te denuncies a ti mismo, porque así no vale”. Después se detuvo y se sentó frente a la computadora y dijo: “Voy a descargar el Código de honestidad, ética y disciplina de la militancia del PSUV. Yo pensé que el primer día de vigencia de este código iban a meter preso a un montón de chavistas, pero parece que la vaina no es con ellos sino con otros”. Y después se puso de pie y fue al cuarto y le metió ese coñazo tan duro a la puerta, que la vecina gritó: “Te voy a denunciar gran carajo, para ver si te llevan preso por indisciplinado”.

— Soy el ladrón de tu amor-, me canta Margot.
________________

Retrato Hablado

“No tener una idea y poder expresarla: eso hace el periodista” De la manera más cínica el periodista, escritor, poeta, dramaturgo y sobre todo sarcástico Karl Kraus, atacaba siempre al periodismo y sobre todo a los que ejercían esa profesión. Fue uno de los críticos más ácidos y destacados de la prensa en Viena. Desde que fundó la revista La antorcha, en 1899, hasta 1935, estuvo derramando talento en contra de la prensa burguesa. Sus aforismos son famosos. Su manera de enfrentar, siempre con humor e inteligencia, a sus enemigos se convirtió en un arma que muchos admiraron. Su obra más conocida es Los últimos días de la humanidad, 1922, un drama satírico. También escribió ensayos, poesía y teatro. En 1919 publicó una colección de ensayos contra la guerra. Su fortaleza fue el lenguaje, esa fue su gran pasión. Y se burlaba de todos aquellos que no sabían utilizarlo. Viena tuvo en Karl Kraus a uno de los escritores más talentosos. Murió por las complicaciones que tuvo en un accidente de tránsito el 12 de junio de 1936, y había nacido el 28 de abril de 1874.

________________

El viernes de Lira