Cita con la actualidad | María Elisa Domínguez Velasco: Cuidar el patrimonio es una tarea inmensa que requiere la ayuda de todos

0
Desde el Palacio Municipal, futuro museo de Caracas.

La mujer de mar pisó tierra en el mismo suelo que caminó nuestro santo. Cuando lo contó, lo rememoró, y su piel blanquísima se llenó de rojo emoción, de sonrisa inmensa, de pelos erizados. “Ver” a José Gregorio Hernández, narrado por la vicealmiranta María Elisa Domínguez Velasco, presidenta de Fundapatrimonio, fue un privilegio que disfrutó este periodismo, representado por Mercedes Chacín, directora de la Fundación para la Comunicación Ccs; Jesús Arteaga, coordinador de la web; Juan Cermeño, coordinador de deportes, y quien escribe. Nos acompañó el equipo audiovisual de la fundación, dirigido por Kike Gavilán. Ella llegó de prisa, hizo una pausa y se fue igualito. “A la 1 tengo otra reunión”.

Formó parte del Alto Mando naval. “Con mucho orgullo lo digo: como mujer, la tarea es un poco más complicada, porque tenemos que demostrar con muchísimo fervor lo excelentes que somos las mujeres en cualquier oficio en el que nos ocupemos”.

Agregada de Defensa en el Reino de España por un año, hasta el 2019, cuando pasa a la reserva activa con el grado de vicealmiranta. Carmen Teresa, la almiranta en jefa, la llama para que la acompañe en su gestión como ministra del poder popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz.

Ahora, como alcaldesa, la acompaña desde Fundapatrimonio. “Para mí, Fundapatrimonio es un espacio de mucha felicidad. Hago algo que me gusta inmensamente y al mismo tiempo es una responsabilidad muy grande, porque tenemos la obligación, o la tarea, de preservar nuestro patrimonio, nuestra historia, a través de símbolos materiales o inmateriales, a través de estructuras físicas o de costumbres, y es nuestra memoria como pueblo, como caraqueños y caraqueñas. ¿Quiénes somos? ¿Por qué hacemos lo que hacemos?”.

Su equipo lo integran “hombres y mujeres muy comprometidos con el patrimonio caraqueño”.

Comités Populares para la Defensa del Patrimonio

Los Comités Populares para la Defensa del Patrimonio, creados recientemente por decreto. Los acompañan las Brigadas Escolares para la Defensa del Patrimonio, al igual que la Guardia Patrimonial.

“El decreto de creación de estas tres instancias es muy importante para Fundapatrimonio, porque el trabajo es muchísimo; es toda Caracas y venimos saliendo de un tema económico y político que afectó a todas las instituciones del Estado. Tenemos el corazón y los brazos abiertos para quien nos quiera ayudar. La tarea es inmensa y hermosa”.

De derecha a izquierda: deportes, web, directora, vicealmiranta, redactor.

La mujer de mar

“En Infantería de Marina, diríamos que esas tres instancias son los observadores avanzados que nos van alertando de las cosas que pueden estar pasando y que nos van ayudando a resolver los problemas que se nos van presentando. Son manos amigas que nos apoyan en esta importante tarea. Ya actualizamos nuestros estatutos”.

—¿La Casa del Vínculo?

—Recientemente abrimos la Casa del Vínculo, que no se llama así. Su nombre es Mansión Gradillas. En 2011, recuperaron 70 metros cuadrados de los 1.483 metros cuadrados que ocupaba la mansión; Simón Bolívar hereda esa propiedad a los cinco años, junto con otras haciendas de cacao. Él hace efectiva la herencia a los 18 años de edad. Rescatar ese espacio es muy importante, porque aparte de esa energía bonita que había allí por ese amor tan grande entre esos dos seres, ocurrieron otros hechos importantes para nosotros: allí se reunía la Sociedad Patriótica en abril de 1810, allí vivió Francisco de Miranda. Allí hubo una imprenta donde se reprodujo el Acta de nuestra Independencia, el 5 de Julio de 1811 y todo el pueblo caraqueño tuvo en sus manos el papel que le otorgaba su libertad. Es un lugar que tenemos que mostrarlo al mundo porque representa mucho para nosotros”.

La Torreta

La Torreta perteneció a la iglesia de San Francisco, que estaba allí y demolió Guzmán Blanco a finales del siglo XIX. Está al lado del Pasaje Linares, en la plaza San Jacinto. “Rescatamos la Torreta para musealizar allí hallazgos que se consiguieron en el Museo Sacro; hay piezas muy interesantes. No les doy la primicia porque quiero que vayan para allá muy pronto. Creo que la semana que viene”.

La investigación

“Cuando hablamos de Caracas acostumbramos a hablar de la colonia, pero resulta que desde 1300 esta región estaba poblada por los indígenas toromaimas, que vienen de la raíz de los caribes, y que tenían asentamientos en todo el territorio de lo que hoy conocemos como Caracas”. Mario Sanoja e Iraida Vargas son dos referentes para la vicealmiranta, estudiosa de la historia de esta capital de República Bolivariana. “Nuestra historia no es la historia de la colonia. La fecha de fundación de Caracas siempre ha estado en entredicho. El 25 de julio es el día del apóstol Santiago”.

José Gregorio Hernández

“Hay que restaurar la casa de José Gregorio Hernández, es una orden del presidente Nicolás Maduro para la jefa de la Misión Caracas Patriota, Bella y Segura”, Carmen Teresa le dice a María Elisa (compañeras desde hace más de 40 años). Investigando, fue a parar a Isnotú y buscó al párroco y conversaron. «Hábleme de él! Cuando hicimos la revisión documental y de catastro de esas parcelas en La Pastora, nos percatamos de que la casa donde vivió él los últimos años de su vida, con su hermana María Isolina, era la casa número 3, entre San Andrés y Desbarrancados, y esa casa formaba parte de un gran terreno compuesto de tres parcelas donde funcionaba un taller mecánico. Al lado, una casa, la 5-1, conservaba gran parte de esos elementos arquitectónicos originales. En 23 días la restauramos, trabajando de día y de noche, fue un esfuerzo físico importantísimo. Techos de caña brava, paredes de tapia originales; los pisos los conservamos en gran medida. Inauguramos el día de la beatificación de José Gregorio, el 30 de abril. Trabajando en el terreno, el arqueólogo y antropólogo Luis Guillermo Morán me sometió a un interrogatorio profundo. Luego, la pregunta final: “¿Y por qué no excavamos?”. Eran 30 centímetros y dos metros cuadrados.

“Si me dan permiso, ¡excavamos hasta la Baralt! Y allí conseguimos los patios de la casa de María Isolina. Conseguimos las tuberías; por la revisión documental, sabíamos que era un hombre muy pulcro, y cuando llegó de Italia, él construyó un baño para asearse. Fue muy emocionante ese hallazgo. La muestra arqueológica que tenemos en el Oratorio es única en Caracas. Tenemos las acequias del siglo XVI, esas canalizaciones de agua están allí, y allí empezó la aventura. Cuando conseguimos los pisos del patio de la casa, yo dije: “Allí pisó José Gregorio Hernández. ¡Bajen! Brinqué. Y sentí”.

Breve silencio. “Nadie toca esto”, Llamé a la almiranta: “Véngase, que conseguimos los patios”. Está abierto todos los días, desde las 9 de la mañana hasta las 4 de la tarde, tanto la casa museo como el Oratorio. “Fue una experiencia de equipo hermosísima. El Oratorio, que tiene una cruz de acero inoxidable espectacular, también tiene un cafetín que se llama “Goyito café”; tenemos un centro de documentación con cuatro computadoras para que los muchachos vayan e investiguen. Tenemos una farmacia popular y un consultorio que llamamos “El dispensario”. Hicimos el módulo de policía cerca, y honramos al médico de los pobres con un dispensario y una farmacia. Lo digo con fe y lo mantengo: lo que se logró, a pesar de los obstáculos, fue porque José Gregorio nos dio un empujoncito. Todas y todos los que estuvimos en esa obra fuimos bendecidos y tenemos un antes y un después de José Gregorio Hernández”.

—Un mensaje para esos caraqueños que se sienten lejanos

—Yo les invito a proteger nuestra historia. No importa el color de la franela que te pongas, tienes que reconocerte en tu historia. En esos símbolos de Caracas está representado el mosaico que somos, nuestras manifestaciones culturales. ¿Quién puede decir que la guacamaya, hoy, no es caraqueña? Tenemos que dejar el ego de lado, porque esos enfrentamientos no son otra cosa que un problema de ego que tenemos los seres humanos. Yo soy afrodescendiente, soy indígena, yo soy blanca; yo estuve en la Capilla Santa Rosa gritando por nuestra libertad. Estuvimos allí. Nuestro futuro es heroico. Vencer el bloqueo y seguir adelante, amando nuestra patria, nos une.

—Vámonos para la Armada

—Mi querida Armada… tuve la oportunidad de dirigir el Consejo de Equidad e Igualdad de Género de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Sabemos que históricamente ha sido un mundo de hombres. El proyecto nace con la almiranta en jefa. El general en jefe Padrino López asume el Ministerio de la Defensa, y cosas de Dios –yo creo mucho en Dios y en la buena voluntad de los hombres y las mujeres– estando yo conversando con la almiranta y manifestándole mi preocupación, porque quien recibe es un hombre, ¿no? “Mi almiranta en jefa, y ahorita, ¿qué va a pasar con el Consejo de Género?” y el general Padrino estaba entrando justo en ese momento donde estábamos nosotras dos. Y el general en jefe se expresó de esta manera: “Qué honor y qué orgullo que sea yo quien firme la resolución de creación del Consejo de Equidad de Género de la Fuerza Armada”. El apoyo fue total, irrestricto, una cosa hermosísima. Hicimos un diagnóstico y en aquél momento –hace cuatro años–, la población activa de mujeres era del 16,5 por ciento. Y narrar la historia de la mujer dentro de la Fuerza Armada fue una tarea espléndida. Yo pertenezco a una prueba piloto con mujeres que ocurrió dentro del componente Aviación, Fuerza Aérea para el momento, y el componente Armada. Nos graduamos con un poquito más de esfuerzo, tenemos una historia patriarcal y de machismo en la humanidad. Afortunadamente es más fácil que hace 200 años”.

La suerte

Conversamos muy cerca de la Mansión Gradillas. La vicealmiranta anda recorriendo la ciudad; restauraron también la mansión de Guzmán Blanco en Antímano y estuvo sentada un rato en el semisótano. “He tenido suerte en esta vida, me han tocado tareas muy bonitas que llevar adelante, retos muy importantes y se ha logrado la tarea”.

Hablamos de arte y de “pedacitos de Caracas”. El Palacio Municipal tiene, por ejemplo, 75 piezas en la muestra más grande de Boggio (pintor venezolano).

Países como Francia (el pintor vivó allí muchos años) quisieran tenerla. Arturo Michelena, Tito Salas. “Si tú amas tu historia, en consecuencia, amas al patrimonio, porque el patrimonio es la manifestación física de ese amor. ¿Por qué tenemos un monumento a José Félix Ribas? Porque hay una historia de Ribas. Amamos a Ribas, y en su reconocimiento hay un monumento allá, en Puerta Caracas. Hay como 4 millones de personas que son mis aliadas, porque el patrimonio y la historia no tiene tinte”.

Tarea pendiente

Desde Catia, Arteaga trajo el caso: “Hay un Cruz-Diez en La Silsa que está en peligro de desaparecer. Mide como 50 metros y queremos recuperarlo y que se quede, sano y salvo, para el disfrute de la ciudadanía. Proponemos su reubicación en el parque del oeste Alí Primera”.

La vicealmiranta casi que no lo deja terminar: “¡Vamos a verlo!”. A Arteaga se le ilumina el rostro. A la una de la tarde, ella tenía una reunión. Luego, a las 4, otra. El periodista le envió las imágenes y ella expresó:

No. No les vamos a contar, porque ella no es la única que no da primicias. Visiten ciudadccs.info y le escriben a Arteaga, que está listo para responder.
Domíngez Velasco repitió la frase “vayan para que vean” varias veces. Vienen cambios de colores en fachadas del centro histórico y recuperación de la Plaza Bolívar.

Aviso clasificado gratuito

La institución está conformada por 250 personas; un poco más de 100 son del área de mantenimiento. Tienen 29 guardias patrimoniales. “Vamos a hacer una campaña de captación. Ayúdenme. Los guardias patrimoniales fueron dignificados, ¿cuándo comenzamos?”.

Si vives en Caracas, eres bachiller (si no, Misión Ribas), tienes entre 18 y 30 años y quieres formar parte de la nueva Guardia Patrimonial, acude con tu resumen curricular a la sede de Fundapatrimonio y forma parte de un equipo que tiene toda esa responsabilidad y todo ese amor para Caracas.

 Biografía Mínima

María Elisa nació en La Candelaria, Caracas, el 12 de junio de 1965. España salía de la Guerra Civil y Europa de la II Guerra Mundial; su padre llegó en 1957, buscando un lugar donde tener su familia en prosperidad; el primer trabajo del papá fue de vendedor de bolsas de papel. Es la menor de 4 hermanos, única niña, consentimiento total, sobretodo por sus hermanos, que también le enseñaron a nadar. A los dos años se mudaron a San Antonio de Los Altos. Estudió en un liceo militar, y en 1982, ingresó a la Escuela Naval de Venezuela, graduada en 1986, comenzó su periplo por su “querida Armada”. Estuvo en los barcos y después en el área administrativa. Tengo dos maravillosos hijos, Daniel y Carola. Siempre están en mi mente y mi corazón. Un poco triste porque no los tengo conmigo, pero los hijos son los hijos de la vida”. Y otro silencio. “El compromiso que tengo con el rescate de nuestro patrimonio, con su visibilización y su difusión es muy grande y nace en el corazón”.

CIUDAD CCS / GUSTAVO MÉRIDA / FOTOS: VLADIMIR MÉNDEZ