CINE PARA LLEVAR | Aguas profundas (2022) en Amazon Prime, amar es absurdo

Luisa Ugueto Liendo

0

¿Por qué a veces sentimos que no podemos vivir sin una persona que no nos quiere o no nos quiere como debería o tiene actitudes que generan conflicto, que nos dejan mal parados?  ¿Por qué en ocasiones tenemos el impulso de correr tras alguien que a su vez parece estar huyendo de nuestra compañía?

Adrian Lyne es un experto en contar historias ¿de amor? absurdas,  sus películas son un reflejo de la irracionalidad del amor romántico, del impulso de eros que es capaz de destruirte la vida. Sí, el romance puede afectarte seriamente la salud, el amor mueve al mundo y el desamor lo destruye. Precisamente esto le ocurre al personaje del muy atractivo, mejor director, buen actor y nuevo novio de Jennifer López, Ben Affleck, en esta cinta donde comparte créditos con la cubana Ana de Armas. Esta película  marca el regreso de Lyne al set de filmación.

En Aguas profundas el amor ¿excesivo? de  Vic Van Allen (Ben Affleck) por su esposa Melinda (Ana de Armas) generará situaciones absurdas tanto para él como para ella.

Una pareja poco convencional con una hija involucrará a terceros en sus relaciones para reafirmar la pasión mutua. Ella con evidentes problemas mentales y emocionales será la protagonista de distintas historias con hombres del entorno de su marido, quien tomará decisiones poco afortunadas para mantener su matrimonio a flote.

Adrian Lyne (9 semanas y media, Una propuesta indecente, Infidelidad, Atracción fatal) es experto en contar historias donde el sexo es el protagonista. Los personajes de sus películas sucumben a sus impulsos eróticos sin saber que este será precisamente la piedra en el camino de una vida tranquila. El cliché sempiterno que vincula el placer con el dolor, el sexo con el castigo, es parte del discurso cinematográfico de Adrian Lyne quien de algún modo recoge esta idea (que a pesar de la modernidad) sigue siendo popular sobre todo para las mayorías convencionales. “Tener sexo es malo”, “si lo disfrutas lo pagarás caro”, “mejor cásate con una buena mujer, así sea frígida”. Esta idea gira como un globo en el aire durante toda la cinta.

El buen sexo no es sinónimo de locura ni de desviación emocional, sin embargo, en esta película, al igual que en otras del director inglés, sus protagonistas pronto se darán cuenta de que este elemento pone en riesgo lo más preciado de sus vidas. ¿Deben parar o seguir? Esta decisión deberán tomarla en distintos momentos.

Las actuaciones son el mayor sustento de esta cinta sobre amores contrariados, esposos maniáticos y esposas ninfómanas. En el largometraje existen algunos guiños al mundo latino, por ejemplo la música, y comportamientos que pueden resultar estereotípicos.

Aguas profundas entretiene aunque nunca nos presenta al más atrevido Adrian Lyne, ese que nos ha hecho brincar del asiento en todas sus películas anteriores.

¿Por qué a veces sentimos que no podemos vivir sin una persona que no nos quiere o no nos quiere como debería o tiene actitudes que generan conflicto, que nos dejan mal parados?  ¿Por qué en ocasiones tenemos el impulso de correr tras alguien que a su vez parece estar huyendo de nuestra compañía?

Estas preguntas quizás se responden al final del largometraje. ¿Te gustará la respuesta? No lo sé.

Luisa Ugueto Liendo | @luisauguetol | @cineparallevarbyluisaugueto