ENTORNO GLOBAL | Culpando a la OPEP

Orelys Castillo

0
  1. Cuando se coloca nuevamente en el tapete, la llamada “Ley de Cárteles de no Producción y Exportación de Petróleo” o Nopec, para señalar como uno de los culpables de la crisis energética de EEUU a la OPEP e intentar someterla a las premisas de la Ley Sherman Antimonopolio, utilizada hace más de un siglo contra John Rockefeller, es importante considerar algunos aspectos:
  • Que EEUU ha estimulado la desinversión hacia los campos para la producción y refinación de petróleo, al detener las nuevas concesiones de extracción de  petróleo y gas natural en terrenos federales y aguas territoriales, así como al eliminar el subsidio a los combustibles fósiles.
  • El impacto del conflicto ruso ucraniano y su deficiencia en la conducción de la política energética y exterior estadounidense ha impactado la política interna.
  • Que en el marco del conflicto ruso-ucraniano, EEUU ha sancionado y decretado un embargo contra el petróleo, gas y carbón ruso, uno de los mayores productores de petróleo.
  • El precio de la gasolina en EEUU ha superado los máximos históricos ubicándose en 4,4 USD y diesel en 5,5 USD por galón.
  • El precio de los combustibles y de los alimentos ha generado un alza inflacionaria sobre la economía estadounidense.
  • La campaña de demócratas y republicanos por las elecciones de mitad de periodo en noviembre 2022 del Congreso y Gobernaciones de EEUU han estimulado la confrontación.

En este orden, Nopec propuesta con más de 20 años en el Congreso de EEUU, se ha abordado para atender el tema del etanol y ahora, los niveles de producción y precio del petróleo (el proyecto debe ser aprobado por el Senado y la Cámara de Representantes en su totalidad, antes de que el presidente Joe Biden pueda firmarlo).

El proyecto Nopec “pretende” al mismo estilo de las sanciones ilegales que en años anteriores ha implementado EEUU, revocar la inmunidad soberana de la que gozan los países de la OPEP y sus compañías petroleras nacionales para evitar demandas del gobierno estadounidense.

La OPEP, según lo publicado de sus últimas reuniones, mantendrá el plan de incrementos graduales de producción acordado por los miembros, siendo el último de 432 mil barriles día a partir de junio en el marco de la políticas de gobernanzas de la Declaración de Cooperación. La OPEP ha señalado en reiteradas ocasiones que el mercado está “equilibrado” y que la volatilidad reciente en los precios se debe a factores geopolíticos.

Diversos analistas señalan que el proyecto tendrá consecuencias negativas para la industria estadounidense y un impacto limitado en la baja de los precios, el proyecto de ley también lo visualizan como una herramienta de presión ante los gobiernos de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, los cuales han mantenido la postura de la organización.

EEUU ha demostrado durante los últimos años la lucha que desarrolla por mantener el viejo orden. Las sanciones, las leyes extraterritoriales y la presión económica-diplomática han sido su método para impulsar su orden basado en reglas. Sin embargo, un nuevo orden está en efervescencia junto a una nueva visión del verdadero multilateralismo, en el cual, se revitalicen y fortalezcan las organizaciones y la participación protagónica de los pueblos.

Orelys Castillo