Candilejas y aplausos | La Sinfonía Desordenada se cantará en tres tiempos

0
La Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho pondrá la música. Fotos Jacobo Méndez

No es la banda de ska Desorden Público como tal la que hará un show, pero sí sonarán sus canciones con Horacio Blanco en la voz y bajo la batuta de Elisa Vegas.

La melodía la pondrá la Orquesta Gran Mariscal de Ayacucho para ofrecer este 28 de mayo la Sinfonía Desordenada en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño.

A todos ellos también les estarán acompañando los músicos Aaron Cabrera, Martín Figueroa y Ludvin Manzo, tres “chamos” que Horacio exalta su compromiso, al igual que el de los integrantes de la Sinfónica que “se montan en el Metro o esperan la camionetica y trabajan duro por Venezuela”.

Este espectáculo inicialmente se iba a realizar en abril de 2020, en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, pero se canceló por el inicio de la pandemia de coronavirus en Venezuela.

Sin embargo, en plena cuarentena, el 12 de noviembre de 2021, lo realizaron en las calles de Las Minas de Baruta y ahora lo harán realmente sinfónico, como lo querían, nada más y nada menos que en el complejo cultural más importante del país y el segundo más grande de Latinoamérica.

Lo que viene

En pandemia, Horacio Blanco cuenta toda la logística que implicó grabar el disco homónimo: él se encontraba justo en México y los demás músicos estaban “acuartelados” en casa por la llegada del covid-19 desde marzo de 2020.

Aspiran llevar el concierto a otros países.

Fue así como cada uno grabó su parte a punta de teléfono, sobre todo para el videoclip Allá cayó, y las mandaron uno a uno para hacer las mezclas y el disco.

Todo fue un poco estresante porque las tomas de apoyo no daban la talla o no estaban bien grabadas y se tuvieron que repetir varias veces, pero terminó siendo satisfactorio y el resultado se dio muy bien y con tecnología propia.

Ahora serán al menos ocho las canciones que sonarán del disco Sinfonía Desordenada, como Combate, La danza de los esqueletos, El tumbao de Simón Guacamayo, Peces del Guaire, Valle de balas y, por supuesto, Allá cayó, por nombrar algunas. Pero también habrá otros temas sorpresas, como cuentan Elisa Vegas (EV) y Horacio Blanco (HB). Después de esto, esperan que Sinfonía Desordenada se presente en otros países para mostrar el talento venezolano de manera acústica.

—Se espera que canten todas las canciones que están plasmadas en el disco Sinfonía Desordenada.

—EV: El repertorio es toda autoría de Horacio Blanco y eso es una maravilla. No quiero adelantar demasiado, pero ya ensayamos Haz el bien; también interpretamos Tiembla, Simón Guacamayo y La danza de los esqueletos.

—¿Habrá otros temas de Desorden?

—EV: Junto a este repertorio hay otra cantidad de temas que van a estar acompañando las tres partes de nuestro concierto: Lo que éramos, lo que somos ahorita y lo que vamos a llegar a ser.

—¿Cómo ha sido esta experiencia de trabajo junto con Horacio Blanco y la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho?

—EV: Ha sido maravillosa la amistad de Horacio Blanco y la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho que data desde hace muchos años. Hoy se está concretando este sueño, esta unión que se siente distante pero que a la vez ha sido muy natural.

Para mí ha sido un compromiso importante que me quita el sueño, que me llena de muchísima emoción porque dirigir Sinfonía Desordenada y dar ese mensaje a través de este proyecto, pues me genera una sonrisa imborrable.

—¿Y para Horacio cómo ha sido esta experiencia?

—HB: Me hace crecerme. Yo no puedo sino mostrar la mejor versión de mí cuando estoy junto a un ensamble increíblemente bonito, hermoso, inspirador, como es la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho. Al lado de ellos tengo que ser un poquito mejor siempre de lo que alguna vez fui. Ha sido un gran reto para aprender y crecer.

—¿Cuáles expectativas tiene de este espectáculo?

—HB: Los grandes artistas siempre tienen algo que decir en determinados momentos. Nosotros humildemente creemos que hay pertinencia del mensaje de los músicos a la sociedad para reflexionar: dónde estamos parados y cuál es el país que soñamos para convertirlo en una realidad.

Qué podemos aportar nosotros con nuestra inspiración. Esa es nuestra apuesta y es un poquito más lo que estamos dando: entretener, que la gente baile, cante, pase un rato chévere y se vaya feliz, pues obvio, eso va a estar ahí, es nuestro trabajo en esencia, pero queremos dar un poquito más y es esto, que juntos inventemos.

CIUDAD CCS / ROCÍO CAZAL