CÍVICAMENTE | Violencia escolar

Carlos Manrique

0

Recientemente, hemos visto por redes sociales imágenes de acoso escolar en algunas escuelas y liceos en la ciudad de Caracas, que dan cuenta de la violencia a la que están expuestos niños, niñas y adolescentes en el tiempo de sus actividades escolares y no puede menos que generarle preocupación a madres, padres y representantes, especialmente en el supuesto de que sean sus representados o representadas las víctimas, pero ¿si por el contrario no son víctimas sino victimarios? ¿sería la misma preocupación?

Estas preguntas me vinieron mientras dejaba a mi sobrino en la entrada de su colegio  y escuché a un abuelo, que hacía lo propio con su nieto, decir: “no estoy de acuerdo que se les trate y expongan como delincuentes”; refiriéndose a un caso de violencia escolar donde participó un adolescente y que se hizo viral e intervino el Ministerio Publico.

Ciertamente, el principio de Presunción de Inocencia sostiene que mientras no haya una sentencia condenatoria no se le puede dar un trato de culpable a quien se le señale como autor de un hecho punible. En estos casos donde intervienen adolescentes que son sujetos de derechos y parte de la población espacialmente protegida por nuestra legislación, esta previsión es mayor por las prerrogativas del  proceso penal diferenciado al de los adultos. La diferencia consiste en una jurisdicción especializada y en la sanción que se les impone.

Sin embargo, todo el que comete un delito es un delincuente, pudiéramos decir que es una consecuencia semántica, aunque legal y procesalmente tenga sus consideraciones espaciales, pero los tecnicismos no nos puede apartar de un problema social real y con consecuencias nefastas a corto y largo plazo, como lo es la violencia escolar y es fundamental que madres, padres, representantes y especialmente los propios niños, las niñas, los y las adolescentes sepan que en Venezuela que no existe una disculpa a las personas menores de edad cuando cometen hechos punibles, por el hecho de no haber alcanzado la mayoridad. No, también para ellos y ellas hay sanciones y medidas de protección.

En Venezuela la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNNA) establece un Sistema Penal de Responsabilidad de Adolescentes que determina toda la normativa a seguir en materia penal en casos de niñez y adolescencia, contempla también una serie de sanciones que va desde amonestación, imposición de reglas de conducta, servicios a la comunidad, libertad asistida, semi-libertad y  hasta privación de libertad. Esta última es la más gravosa y será por máximo cinco años  si el adolescente tiene catorce años o más, si tiene menos, entre seis meses y dos años máximos. A los niños y niñas no se les aplican estas sanciones, ellos reciben medidas de protección a través del Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

Entonces, no es como debe ser tratado en redes sociales el niño, la niña, los y las adolescentes cuando sean victimarios, es como debe ser tratado en casa, en la escuela, por la sociedad, por el Estado, para evitar que cuando adultos no sean delincuentes.

Carlos Manrique