¿Para qué vender acciones de empresas públicas?

0
El Estado venezolano maniobra para captar nuevos inversores.

Con esta acción el Gobierno no traiciona el legado del Comandante Chávez. Lo que se busca es obtener recursos para invertirlos en la economía nacional

Tras el anuncio la semana pasada de la colocación de 5 a 10% de las acciones de algunas empresas estratégicas, en el mercado de valores, se levantó en el ambiente económico venezolano una polvareda de opiniones que nublaron el espectro, ya que hay quienes consideran que esto es el inicio de un proceso de privatización, mientras otros piensan que no es así, ya que no es significativo el porcentaje de las acciones en venta.

Para el experto en Economía Política, Juan Carlos Valdez, no hay dudas de que la venta de acciones de compañías como la Cantv es una privatización, aunque hace la salvedad de que no se puede hablar de un proceso de privatización, ya que para serlo habría que tener claro que eso va a continuar siendo así.

“Es una política de privatización parcial de las empresas del Estado. No me atrevo a decir que es una política de Estado, pero, si a eso le sumamos los anuncios y los hechos de revisión de las expropiaciones que se dieron en el período del presidente Chávez, incluso la privatización de varias de esas empresas que fueron expropiadas, pudiéramos llegar a la conclusión de que está presente la privatización de activos públicos dentro de las políticas generales del Estado”.

Es decir, si bien para Valdez no puede decirse que la venta de acciones es una política generalizada de privatización, esta medida se encuentra inserta dentro de las políticas económicas del actual gobierno.

Se espera que el mercado de valores en Venezuela se active en los próximos meses con la venta accionaria de activos del Estado.

Aprovechando fortaleza del capital privado

En contraparte, el presidente de la Comisión Permanente de Economía, Finanzas y Desarrollo Nacional de la Asamblea Nacional (AN), Jesús Faría, aseguró que ofertar acciones de las compañías estratégicas del Estado en la Bolsa de Valores, no debe ser considerado como un proceso de privatización, pues el porcentaje de activos que serán colocados en el sistema financiero está entre un 5 y 10%, y se hará para sostener al aparato productivo nacional y bienestar de la población.

Precisó que la colocación se refiere a un porcentaje mínimo, que no excederá el 10%, y su objetivo será captar inversiones que han de convertirse en combustible para un crecimiento sostenido de la economía nacional.

Faría enfatizó que el país está usando la fuerza del capital privado para el despliegue de la productividad en función del fortalecimiento del proyecto bolivariano.

“Hay empresas nuestras muy importantes y productivas, que son claves para que se consolide la producción nacional, se ha dicho que podemos crecer en un 20%, pero hay que hacer algo, y una opción sería colocar una parte pequeña de las acciones de esas empresas en el mercado de valores, se busca con eso obtener recursos. Yo coloco el 5% o el 10% de las acciones y con esos recursos se invierten y se adquieren nuevas tecnologías para modernizar esas empresas de servicio público”, recalcó el también economista.

Dejó claro que si no se desarrollan las fuerzas productivas, es imposible construir el socialismo. “En estos momentos no tenemos otra opción, aquí tenemos todavía una sociedad capitalista, rentista, todavía dependiente del petróleo”, destacó Faría.

Sin embargo, Juan Carlos Valdez piensa distinto, y afirmó que esa cuota de participación de 5 a 10% no es significativa. “No es una cuota para decir que la inversión del sector privado pudiera llegar a ser cuantiosa, ya que hasta ahora es minoritaria en materia accionaria”.

Valdez manifestó que la colocación de acciones en la Bolsa de Valores de Caracas (BVC), desde su perspectiva, no pareciera ser para captar ingresos extraordinarios, ya que la BVC solo trabaja con bolívares y el Estado no los necesita. Por el contrario, anda reduciéndolos, “a menos que sea parte de esa política del Banco Central de Venezuela (BCV) de restricción de la liquidez monetaria”.

El experto en Economía Política explicó que al colocar acciones de la empresas estratégicas en la BVC le permitiría al ente emisor sacar de circulación cierta cantidad de bolívares al represarlos, y así controlar la inflación a través de la restricción monetaria, algo que desde su punto de vista es cuestionable, porque la inflación en Venezuela no es de demanda, sino de especulación cambiaria.

Una de las intenciones es captar capital para invertir en la modernización tecnológica de algunas empresas como la CANTV.

En la 4ta sí hubo un plan de privatización

Con respecto a la similitud que pudiera tener la colocación de un pequeño porcentaje de acciones de las empresas del Estado, anunciado por el presidente Maduro, con el proceso privatizador de los años 90 del siglo pasado, Valdez dijo que aquella acción gubernamental a finales del siglo XX sí fue una verdadera política de privatización impulsada por el Ejecutivo.

“El proceso de privatización de los activos del Estado en la IV República era una política de Estado. Incluso había un plan escrito de privatización, no eran políticas espasmódicas, ni puntuales. Era un completo plan de privatización; y con esto hasta ahora, que sepamos los venezolanos, no hay ningún plan de privatización, no hay nada escrito al respecto, parecen ser políticas puntuales, y desde esa perspectiva hay una diferencia enorme”, argumentó.

Valdez destacó que en la actualidad el gobierno de Maduro es muy hermético en lo que respecta a las políticas públicas que se aplican, hay mucha cautela en cuanto a mostrarlas, y parece haber muchas razones para no hacerlo.

“Desde hace algún tiempo se ha alegado el tema del bloqueo, que no queremos que nadie sepa lo que vamos a hacer, aunque no le veo mucho sentido en el punto de la privatización, y quizá por eso el país entero desconozca claramente cuál es el rumbo de las políticas públicas”, acotó.

Para Valdez si en verdad se está en el inicio de un proceso de privatización, se estaría traicionando el legado de Chávez y de la mayoría de la gente que respalda el proceso revolucionario. Pero si solo son políticas económicas puntuales, habrá que esperar que sea el tiempo el que diga si se está en el camino correcto.

Mientras, Faría aseguró que la venta de acciones de la empresas estratégicas no es ir en contra del proyecto socialista y del legado de Chávez, porque solo se estará ofertando una pequeña porción de las acciones y el control total lo seguirá manteniendo el Estado. Y recalcó que la idea es obtener ingresos para adquirir tecnología y mejorar los servicios públicos del país.

JUAN CARLOS PÉREZ DURÁN | CIUDAD CCS