Formación ciudadana desde la ética

0
El programa Formación Ciudadana nació en el año 2005 para capacitar en valores a los ciudadanos.

El Consejo Moral Republicano está presidido en la actualidad por el contralor general de la República, Elvis Amoroso, y desde esa instancia se desarrolla el Programa de Formación Ciudadana, bajo las directrices y coordinación de Dorángel Carrizales, secretaria ejecutiva permanente, y el profesor Ricardo José Guerrero, coordinador de Promoción y Educación del órgano de expresión del poder ciudadano.

El Consejo Moral Republicano, concebido para impulsar valores cívicos como garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes constitucionales de los ciudadanos, y para prevenir, investigar y sancionar los hechos en los cuales incurran los funcionarios públicos que atenten contra la ética pública y la moral administrativa, es la institución garante de los más altos valores cívicos, comprometida con la consolidación de un Estado democrático y social de derecho y de justicia.

Formación moral

El programa cuenta con cuatro áreas de atención moral.

Este programa, nacido en el año 2005 con la tarea de realizar la formación en ética, moral y valores de los ciudadanos y de las servidoras y servidores públicos, diseñó la valija didáctica para acompañar su proceso formativo.

“Nuestro programa –expresó Guerrero– tiene como meta que todo servidor o servidora pública conozca la valija didáctica, los contenidos de formación ciudadana, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Ley Orgánica del Poder Ciudadano, así como los derechos y deberes de los ciudadanos venezolanos previstos en la Carta Magna para generar desde allí un debate que los aproxime a alcanzar una conciencia ciudadana que les permita combatir los antivalores”. El programa tiene cuatro áreas de atención: la escuela, la familia, la comunidad y las instituciones, servidoras y servidores públicos.

“La formación ciudadana y la promoción de valores –prosiguió Guerrero– se abordan en las instituciones públicas para atender y sensibilizar al personal en el desarrollo de sus funciones. En el área educativa se atienden todos los niveles y modalidades del sistema de educación básica e incluye a docentes, personal obrero y administrativo; en las comunidades acompaña a las comunas, Clap, consejos comunales y al movimiento popular”.

En los procesos formativos, a partir de dinámicas de grupos, juegos cooperativos y dramatizaciones, se genera una reflexión en torno a temáticas vinculadas con la virtud cívica y democrática, el amor a la patria y los valores de la República.

Los talleres que se facilitan dentro del programa de formación incluyen: Ética, Moral y Valores del Servidor Público; Sentido de Pertenencia; Relaciones Interpersonales; Resolución Asertiva de Conflictos; Buen Trato. En ellos se reflexiona sobre la ética pública, la moral administrativa y la formación ciudadana. Para ello se plantean profundizar la concepción de ciudadanía, a la altura del proceso revolucionario que incluya a sectores minoritarios.

Honestidad en los Servidores públicos

El programa se ha abocado a formar servidores públicos de distintas instituciones del Estado venezolano, como el Fondo Nacional de Misiones, la Guardia del Pueblo, Hogares de la Patria, CUAM, Ministerio de Ecosocialismo, Fundación Vivienda, Guardia del Pueblo, entre otros, y avanza hacia la formación de la Universidad Bolivariana de Venezuela, Corselca, Visepol, Inparques, Contraloría Municipal de Caracas Intrac y Escuelas del Gobierno de Caracas.

En 2006 se firmó un convenio de cooperación con el Ministerio del Poder Popular para la Educación y hoy tramita la actualización del convenio para actualizar a nuevos docentes. “En días pasados –nos expresó Guerrero– nuestro equipo docente participó en un proceso formativo con la Guardia del Pueblo donde pudimos compartir con ese cuerpo la importancia de ética pública y la moral administrativa en el ejercicio de sus servicios, en verdad que fue una experiencia altamente significativa”. “En este momento pasamos de una guerra económica y pandemia –continuó Guerrero– y nos planteamos cómo hablar en la actualidad de una ética y una moral que reconozcan los valores del pueblo que está allí y muchas veces no lo reconocemos y realzamos un aspecto negativo diciendo es ‘bachaquero o tramposo’. Lo cierto es que hay unos valores y una moral de este pueblo que debemos afianzar. Somos un pueblo trabajador, luchador. Nuestros campesinos están sembrando, nuestros obreros recuperan las fábricas. Somos un pueblo en resistencia”. “Por ello –finalizó Guerrero– estamos revisando la propuesta para replantear en medio de la guerra económica, la pandemia y ahora la recuperación económica, una ética y una moral adaptadas a este tiempo. Eso implica hacer un diagnóstico, saber cómo estamos hoy y a partir de allí construir una nueva forma de convivencia. Sabemos que la respuesta está en ese pueblo trabajador que se levanta, labora y construye. La verdad la tiene este pueblo, estamos por descubrirla. La invitación es a los ciudadanos para que se apropien del Poder Ciudadano y de este programa. Planteamos la creación de un coordinador estadal y sus docentes que desarrollen el programa en todas las regiones”. Las instituciones, escuelas y comunas interesadas en este proceso formativo pueden comunicarse con la Coordinación de Educación y Promoción del Consejo Moral Republicano por los teléfonos 0212-5646121 0212- 5641725

Formación Ciudadana estudia:

Ética Pública: Es el sometimiento de la actividad que desarrollan los servidores públicos, a los principios de honestidad, equidad, decoro, lealtad, vocación de servicio, disciplina, eficacia, responsabilidad, transparencia y pulcritud.
Moral Administrativa: Es la obligación que tienen los servidores públicos, empleados y obreros de los organismos públicos, de actuar dando preeminencia a los intereses del Estado por encima de los intereses de naturaleza particular o de grupos dirigidos a la satisfacción de las necesidades colectivas. Se ejecuta desde:
•Programa Formación Ciudadana, Ética, Moral y Valores del Servidor Público: organismos de la administración pública.
•Programa Formación Ciudadana para las Comunidades Organizadas: Comunas, consejos comunales.
•Programa Formación Ciudadana para las Instituciones y Centros Educativos: Sistema educativo.
•Programa de Formación Ciudadana para las Familias: orientando el tratamiento en valores en el hogar.

CIUDAD CCS / José Javier Sánchez