Letra muerta | Los fastidiosos

0

Aquel mes de agosto, caluroso y cargado de sol, una vez que Augusto Hernández y el poeta José Lira Sosa terminaron su programa de radio, Contrabandeando la noticia, Earle Herrera, quien había ido a Margarita de vacaciones, y yo, los acompañamos a tomarnos un café, a conversar y a refrescarnos del tiempo. Fue entonces cuando aproveché para invitarlos al Comité de Desarrollo Cultural de Tacarigua (CDC), para tener allí una charla de comunicación y humor. Todos estuvieron de acuerdo y, en la noche, nos encontramos en el pueblo. El acto fue anunciado como una charla humorística y musical. Al principio, los cuatro: Augusto, Lira Sosa, Earle y yo, conversamos. Y a pesar de que salimos entre aplausos y saludos, Earle Herrera juraba que una vez que salió del acto escuchó a una persona que dijo: “Menos mal que ya terminaron los fastidiosos, ahora viene lo bueno, que es la música”.

CIUDAD CCS / Roberto Malaver