CINE PARA LLEVAR | En Netflix: La habitación, la ambición mata

Luisa Ugueto Liendo

0

¿Qué pasaría si pudieras tener todo lo que te imaginas? Cuando digo todo me refiero a todo: dinero, lujos, sexo, amor. Si nada más con pedirlo pudieras atraer  lo que se te antoje cualquier día de la semana ¿la vida sería perfecta? ¿Sería más fácil? En la película de Christian Volckman, basada en su idea original, la felicidad, el placer, el dinero están a la mano de los protagonistas, y sin embargo, en  lugar de ayudarlos a construir una vida mejor los destruye.

La habitación (Netflix, 2020) es una parábola sobre lo destructivo que puede ser el exceso de cualquier cosa. Si la escasez es negativa para la vida del ser humano, lo contrario no termina siendo mejor. No se valora lo que llega sin ser esperado, lo que se consigue de la noche a la mañana y lo que tenemos a manos llenas sin que nos cueste nada ¿o sí?  El ser humano es contradictorio, tiende a desear lo que no tiene y cuando lo tiene rápido se aburre. Estamos preparados para desear, pero ¿también para recibir y hacer buen uso de eso que recibimos?

La película nos aterroriza porque nos hace ver las posibles consecuencias de una decisión precipitada, la cual traerá muchas más porque, como en la vida real, es difícil dejar de hacer lo que has iniciado, romper con el pasado, cambiar las acciones que empezaron en  un momento que ya ni siquiera podemos recordar.

Una pareja con una relación armoniosa se muda a una casa nueva donde encuentran el tesoro de los deseos cumplidos en un rincón de la vivienda. Una habitación será la fuente de su felicidad, pero también de su desdicha en esta película que mezcla el drama con el terror de un modo perfecto.

Nada es más importante que descubrir de qué somos capaces o quiénes realmente podemos ser y esto se evidencia siempre en situaciones límite. ¿Qué es lo que más quieres de la vida? ¿Qué te haría más feliz? El largometraje nos lleva a cuestionarnos sobre estas dos interrogantes haciéndonos pensar bien a la hora de dar una respuesta, ya que plantea que muchas veces lo que más deseamos puede ser el origen de una avalancha que termine aplastándonos.

Sin dejar lugar para el aburrimiento la película protagonizada por Olga Kurylenko, Kevin Janssens y Joshua Wilson, nos muestra la oscuridad que puede existir en el fondo de los deseos más íntimos de los seres humanos.

Con un perfecto desarrollo del suspenso y la tensión, en La habitación los protagonistas jugarán al gato y al ratón entre ellos, para luego descubrir que todos están dentro de una trampa. Cazadores y víctimas tienen igual oportunidad de sobrevivir, lamentablemente se darán cuenta al final y tendrán que pagar las consecuencias.

La habitación es una metáfora sobre el efecto pernicioso de la ambición en la vida de cualquier persona y lo importante que es la mesura para tener una existencia no solamente tranquila, también –y sobre todo– armoniosa. Los sueños se hacen realidad y a veces pueden convertirse en pesadillas.

Luisa Ugueto Liendoluisauguetoliendo@gmail.com | Cine para Llevar https://www.youtube.com/channel/UC57LvUpkqYK-ysKWZH6O5yw