DERREFLEXIÓN | ¿Cómo vencer la resistencia a los cambios?

Isbelia Farías

0

Constantemente, la vida nos plantea nuevos escenarios, sin embargo, no todos estamos preparados para afrontar los cambios de la mejor forma.

El hecho de que la vida esté marcada por cambios fue notado incluso por los filósofos presocráticos, pues, Heráclito llegó a sostener que “Nadie se baña dos veces en el mismo río”, refiriendo a que la existencia está conformada por cambios constantes y continuos, nada permanece igual y todos estamos sujetos a ello. Es imposible escapar de esta realidad.

Al inicio, puede surgir la resistencia, cuando sentimos que nuestra rutina está por cambiar, pero, por fortuna, hay formas de vencerla.

¿Cómo vencer la resistencia a los cambios?

Hay cambios que acaecen de forma imprevista y drástica, mientras que otros son un poco más esperados. Pues, siempre hay algo de novedad en cualquier evento, algo que no podemos predecir cómo será, pero cuando un evento sucede de forma inesperada, suele causar mayor impacto.

Es por ello que los cambios pueden generar miedo ante lo incierto, no siempre representan alegría al principio, pero, lo único seguro que tenemos es que el estado de cosas que estamos viviendo en el presente está sujeto a modificarse y muchas veces no podremos siquiera predecir cuándo ocurrirán dichos cambios.

Algunas investigaciones señalan que hay un tipo de miedo que es normal y que permite a las personas ser prudentes. Sin embargo, también existe otro miedo que puede ser paralizante y convertirse en un tipo de freno, llegando incluso a detener el crecimiento personal.

Algunos autores enfatizan que el miedo al cambio está relacionado con nuestro sistema de creencias, y esto lo podemos tomar como algo favorable, ya que, al modificar nuestros pensamientos, podemos lograr superar ese temor.

Cuando los cambios se producen en cualquier área de nuestra vida, nos introducen ante un nuevo escenario donde no tenemos certezas o control. Por este motivo, solemos caer en pánico. Por ejemplo, un buen número de estudios han concluido que, cuando los cambios se producen en el área laboral, suelen generar ansiedad, especialmente porque las personas sienten apego hacia lo conocido y lo desconocido les puede llegar a aterrar, ¿qué podemos hacer entonces para manejar la incertidumbre?

Sugerencias para afrontar la resistencia a los cambios

  • Toma conciencia de que no puedes detenerlos. Este es el primer axioma que debes aceptar. Olvida luchar para que esto sea diferente porque jamás ganarás esta batalla; las cosas simplemente cambian y no se puede evitar.
  • Piensa en las ganancias. Tal vez tengas más que ganar y menos que perder, pero no te has dado cuenta porque no has observado el escenario con objetividad.
  • Mira el lado positivo. Un cambio también es una oportunidad para crecer y ser mejores personas; incluso, algunas situaciones puede que hasta incluyan mejores remuneraciones salariales. Trata de encontrar el mejor lado de lo que estás viviendo.
  • Observa hacia el futuro. Porque lo que estás viviendo en este momento, sea bueno o no, también va a cambiar. La situación en la que te encuentras también es temporal y luego será diferente.
  • Continúa aprendiendo. Los cambios traen consigo aprendizajes y es momento de que internalices esto: “Por más difícil que sean las circunstancias, siempre hay algo nuevo por aprender”.
  • Identifica tus temores. Y contrástalos con la realidad. Es probable que los cambios que afrontas no sean tan terroríficos como los estás imaginando.
  • Busca apoyo. Si sientes que necesitas compañía, busca el sostén que brindan los amigos y la familia.
  • Camina un rato. Para que despejes tu mente. Con la mente en calma podrás pensar con más claridad las cosas, y también tomar mejores decisiones.
  • Examina tu sistema de creencias. Quizá, tu manera de concebir la realidad es muy rígida y solo necesitas modificar algunos de tus pensamientos y ser más flexible.
  • No temas romper la rutina. Cuando dejamos atrás las rutinas también aprendemos otras cosas, vivimos la realidad desde otra perspectiva y esto solo nos ayuda a evolucionar como personas.

En la vida siempre estarán presente las diferentes fases, ciclos o etapas de un proceso, así que esto no lo podemos obviar, solo aceptarlos. Existe un movimiento vital del cual somos parte por el simple hecho de existir y esto es maravilloso porque cambiar también es crecer, en muchas ocasiones.

Los cambios también se pueden aprovechar para aprender cosas nuevas, en escenarios a los que no solíamos estar acostumbrados a estar. Estos cambios también nos permiten conocernos más, mejorar aspectos de nosotros que antes permanecían dormidos porque no les prestábamos atención. Un cambio no solo puede sorprendernos a nosotros mismos, sino transformar toda nuestra existencia.

Muchos periodos pueden traer crisis a nuestra vida, como los cambios físicos ante la llegada de la madurez y la despedida de la juventud, el perder un trabajo o empezar un nuevo proyecto. Por ello, debemos enfocar nuestro nuevo modo de estar aquí presentes, reinventándonos y descubriendo aspectos de nosotros que desconocíamos. Siempre hay oportunidad, no importa la edad, para crear nuevas ilusiones y construir nuevos sueños.

Isbelia Farías