Mark Twain en Bonanza

0

Cuando Gabriel Jiménez Emán me escribió contento por hablar de Bonanza, y al fragor de la revisión de los 413 capítulos, en 14 temporadas, he entendido algunas cosas, sobre todo una que sin saber hasta ahora he comprendido que esos extraordinarios guionistas, con David Dortort a la cabeza, nos fueron inoculando la literatura, sin querer queriendo, y que nosotros los escritores de esa generación recibimos el virus literario sin saber sabiendo.

Desde el primer capítulo aparece la nota cultural, con una famosa artista utilizada como señuelo para capturar a Joe, el menor de los Cartwright, y pretender forzar a su familia para vender madera a unos mineros millonarios. Hay un capítulo de un poeta que se siente reencarnación de François de Villon que incluye su célebre epitafio, y así por el estilo. Pero adonde quiero llegar es al capítulo 5 de la primera temporada. “Mark Twain entra en escena”, personificado por Howard Duff, en el periodista Samuel Clemens, que llega fracasado como minero, y había sido contratado por el periódico Territorial Enterprise de Virginia City, en el cual comienza a escribir relatos fantásticos y humorísticos, hasta que advierte una conspiración de un empresario que pretende arrebatarle unas tierras al rancho La Ponderosa, propiedad de los Cartwright, para la construcción del ferrocarril, al fragor de la campaña de un juez, que al ser electo apoyaría la triquiñuela. En el episodio vemos el poder de la prensa, porque logra derrumbar las aspiraciones del juez Billington y el resto de los conspiradores tras las rejas, con la ayuda de los Cartwright, que a su vez se liberan de la amenaza.

Allí usó por primera vez su seudónimo, el 3 de febrero de 1863, cuando firmó como “Mark Twain”, que es el grito del capitán para anunciar una profundidad de 12 pies en el agua del río, que era agua segura para un barco de vapor, y que no pueda encallar.

A Samuel Clemens y/o Mark Twain lo conoceríamos años más tarde por sus libros del Mississippi, tan queridos en nuestra infancia, Las aventuras de Tom Sawyer y su secuela, Las aventuras de Huckleberry Finn.

CIUDAD CCS / HUMBERTO MÁRQUEZ