Inauguran “Los tejidos que hablan” en el Museo Boliviano

0
La cestería como identidad ancestral. Foto Alejandro Angulo

El Museo Boliviano, ubicado frente a las oficinas administrativas de la Asamblea Nacional (AN), inauguró la exposición “Los tejidos que hablan”, una fiesta de la cultura venezolana para dar a conocer a los hacedores de sueños, quienes mediante la práctica de la cestería elaboran toda una gama de cestas, canastas, esterillas, sombreros, entre otros productos que reivindican nuestra identidad.

La actividad fue impulsada por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura a través de la Red de Arte Nacional y contó con la presencia del embajador de Rusia en Venezuela, Sergey Mélik-Bagdasárov, una delegación de la embajada de Indonesia en Venezuela, el Defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz, y una representación de artesanos nacionales.

“Se inaugura un espacio para exhibir la cultura venezolana, una cultura que se convierte en una gran embajadora de este pueblo. Agradecida con estos creadores y creadoras que son artífices de este encuentro de cestería venezolana que está compuesta por una cantidad de piezas que tienen que ver con nuestros pueblos y sus territorios. Es una muestra lúdica que permite a usted estar en contacto con la naturaleza de nuestra patria”, apuntó Aracelis García, presidenta de la Red de Arte.

La cestería venezolana se caracteriza por la gran diversidad de materiales y usos que dan cuenta de la abundancia de especies vegetales utilizadas, sometidas a un proceso de corte, separación de partes, secado y tinte para la elaboración de estos productos.

Productos que según Rodolfo Sánchez, artesano del estado Amazonas, forman parte de la vida cotidiana. “La cestería es de conocimiento ancestral, yo las realizo con material de palma de moriche, una especie de palmera abundante en el Amazonas, desde los diez años estoy trabajando esta práctica y fueron mis abuelos los que me enseñaron. Mis antepasados conservaban sus alimentos en cestas, en taparas y es que son parte de los utensilios en el hogar y ahora en estos tiempos seguimos trabajando en crearlas. Estoy contento porque ahora tenemos la oportunidad de exhibir nuestros productos”, manifestó.

Por su parte, Iginia Hernández, artesana de la comunidad indígena Warao del estado Delta Amacuro, expresó que la artesanía es un oficio gratificante porque gracias a ella se preserva una cultura viva. “La artesanía es un arte que viene de generación en generación. Conservamos una cultura viva, con ella tocamos y vivimos con los ancestros que nos han dejado ese saber y conocimiento que debemos seguir compartiendo con esta generación de relevo, ellos son los que deberán mantener esta cultura viva”, refirió.

CIUDAD CCS