Parroquiaadentro | Costumbres por San Juan

0

Las fiestas de San Juan Bautista se celebran el 24 de junio de cada año, entre repiques de tambores y comparsas en la parroquia San Juan de Caracas. Un sinfín de imágenes vienen a la cabeza de ciertas costumbres practicadas por los caraqueños para esa fecha. Conozcamos algunas de ellas.

Prestar Dinero

Un primer consejo: el día de San Juan no se le ocurra prestar nada material. Si usted presta su carro, seguro que se lo devuelven en grúa y si presta dinero, el prestatario le gritará a lo lejos, “¡epa viejo, te devuelvo los reales cuando San Juan baje el dedo!” es decir, nunca.

Ritual de las Agujas

Cuántas veces vimos a nuestras hermanas corriendo con una ponchera llena de agua hacia una habitación a la que le pasaban doble llave para así garantizar el secreto. Los varones no podían entrar a ese cuarto, por más que tocaran la puerta. Luego de tanto indagar, algún adulto explicaba de qué se trataba el misterio ¡es el Ritual de las Agujas mijo! En primer lugar se debe buscar un recipiente lleno de agua limpia, se toman dos agujas que representan a la interesada y a un posible enamorado, luego se hacen flotar ambas agujas, que por las ondas del agua, pudieran buscar acercarse, lo cual simbolizaría la unión eterna, o por lo contrario si no se tocan, era hora de olvidarse del candidato.

Finalmente se abre la puerta, unas chicas salen sonriendo y otras llorando, así son las cosas del amor en el día de San Juan.

Corte de Cabello

Intentemos adivinar: ¿cuál día era el más congestionado para ir a la peluquería en Caracas?, pues seguramente acertamos: el 24 de junio. Las damas aseguraban que al cortarse el cabello en esa fecha, les crecería la cabellera más llamativa.

Al escuchar el silbato del amolador de cuchillos, las más jóvenes fingían cortarse el cabello usando sus dedos como tijera. Se suponía que con esa práctica garantizarían recibir un obsequio proveniente del ser amado.

Velas Rojas

No había duda de que uno de los rituales más populares era el que consistía en colocar dos velas encendidas y de color rojo en tu habitación, luego en un papel se escribía el nombre de la persona amada, se plegaba en varias partes la hoja, se sellaba con cera y se colocaba debajo de almohada. Todo lo anterior tenía como objeto poder ver a través de nuestros sueños el futuro amor. Al conocer estos rituales, invitamos a las nuevas generaciones a que no duden en ponerlos en práctica, ya que ¡San Juan to lo tiene y San Juan to lo da!

Por Parroquia Adentro:
Julio González Chacín. Fundador †
Gabriel Torrealba Sanoja
parroquiadentro@gmail.com