“Salvar a las tortugas es un trabajo que hacemos con el alma”

0
A sus playas llegan a desovar cinco especies de tortugas.

Conocer a líderes de comunidad cuya labor voluntaria es la protección ambiental y que también trabajan con el rescate de las tortugas marinas en peligro de extinción es digna de admirar. Ellos nos reciben en sus hogares, que su vez es el espacio para el resguardo de los huevos a punto de eclosionar y donde esos tortuguillos se sientan tranquilos para su posterior liberación en el mar.

Comparten sus testimonios los esposos Pedro Luis Pérez y Marina de Pérez; Braulio “El Pacha” y “Cheta”.

Ardua tarea

Pérez lleva en esta gran tarea 45 años y como líder de la comunidad viene de una tradición familiar donde la protección al ambiente ha sido escuela para crear conciencia en La Sabana, parroquia Caruao, estado La Guaira, con la limpieza de playas y la preservación de las tortugas marinas en peligro de extinción.

Indica que no ha sido fácil que los habitantes de esta comunidad tomen conciencia sobre la importancia de salvaguardar estas especies, pues se ha protegido la vida de cinco variedades de tortugas declaradas en amenaza y peligro de extinción en el mundo. Estas son: la pico de loro, cabezona, carey, cardón y tortuga verde. “Damos el todo por el todo para salvarlas y en La Sabana, tenemos el privilegio de recibirlas. Así mismo, hemos enfrentado a mafias que buscan extraer los huevos y la carne de estas tortugas, con el fin de venderlos como un afrodisíaco. Nos han amenazado y no les tenemos miedo”, aseguró.

No obstante, nos mostró un registro de los 400 huevos que han rescatado de estas tortugas en su proceso de desove. Disponen de zonas de resguardo cuya vigilancia es de 24 horas al día y por guardias. A su salida del cascarón estos tortuguillos son atendidos y reportados ante Inparques, el Ministerio del Poder Popular de Ecosocialismo y la Gobernación del estado La Guaira. En los atardeceres realizan el proceso de liberación al mar, con un registro fotográfico y fílmico.

Detalló que les toca caminar de 8 a 10 horas (noche) para estar atentos en los lugares de desove y rescatar esos huevos.

Marina de Pérez: una verdadera heroína

Marina es una heroína que ganó su batalla contra el cáncer de mamas. Es madre, abuela y cultora que trabaja por la comunidad en la concientización de proteger estas tortugas. Es jubilada de la Administración Pública y decidió activarse en esta gran tarea. “Trabajamos fuerte y lo hacemos desde el corazón”, resalta.

—¿Reciben apoyo del Estado?

—Hace cuatro años hemos tenido receptividad con estas instituciones, en las cuales mi esposo expuso la situación. Han estado atentos con la protección de estas especies y su proceso de desove. Hace falta mucha información a la población, a las escuelas, a los consejos comunales, al turista. Contamos con el apoyo de organizaciones estudiantiles de la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Marítima del Caribe, la cuales participan en el voluntariado de limpieza de playas y se sensibilizan con este tema de salvaguardar las especies marinas.

“El Pacha”: un activista en defensa del ambiente y las tortugas

Braulio “El Pacha” es oriundo de Lima (Perú) y desde el 2005 se enamoró de Venezuela y se quedó en La Sabana. Con su genuino estilo rasta, dice: “Somos hijos de la Pachamama y nuestro deber es cuidarla de los peligros que representa la contaminación, la tala y quema indiscriminada, la basura, la inconciencia y la indiferencia nuestra, el cambio climático y, sobre todo, la flora y fauna que han sido declaradas como amenazadas y en peligro de extinción (…) Concientizo a la población y a los turistas exigiéndoles que pongan su granito de amor. He sido testigo de cómo estas tortugas llegan a desovar y cómo eclosionan los tortuguillos. ¡Es un momento único! Hay que seguir creando conciencia y que se involucren los medios de comunicación, las instancias del Estado y privadas para que nos apoyen. Enseñar a las nuevas generaciones a que salvemos el planeta y está en nuestras manos defender y proteger la vida de las especies en peligro de extinción”, sostiene.

“Cheta”: desde niño aprendió a proteger las tortugas marinas

Este personaje es un adulto mayor de poco hablar. Confiesa que es la primera vez que lo entrevistan y, desde niño, sus padres lo enseñaron a amar la vida marina, la pesca y sobre todo, proteger a las tortugas.

“Toda mi vida he trabajado por estas especies marinas y lo seguiré haciendo hasta que muera”, fueron sus palabras.

Que la población venezolana sea parte del cambio

“Que el país sepa el trabajo en la defensa del ambiente y por las especies en peligro de extinción (…) El pueblo venezolano sea parte del cambio, para salvar muchas especies que están a punto de desaparecer. La vida del planeta está en juego”, así se despiden el señor Pérez y “El Pacha”.

CIUDAD CCS / SIBONEY DEL REY Y FIDEL ANTILLANO