Bonanza al cierre

0

Podría pasar una larga temporada rememorando esta serie de televisión que nos acompañó durante la infancia y parte de la juventud, porque con sus más de 400 capítulos, en 14 temporadas, deja todavía mucha tela que cortar. Sin embargo, tal vez vuelva cuando termine de ver la serie completa en esta post adolescencia que me embarga, porque siempre salen cosas nuevas, como por ejemplo, un nuevo capítulo con Mark Twain, que bien valdría la pena comentar.

Pero de los episodios más interesantes cuentan aquellos con estrellas invitadas, que en muchos casos, vimos años más tarde en otras series televisivas e incluso en la gran pantalla. A Vic Morrow lo vimos en plena adolescencia como el sargento “Chip” Saunders, en la serie Combate. Como elemento curioso, los actores invitados de ambas series coinciden en varios capítulos. Como Charles Bronson, por ejemplo, hombre rudo del cine y actor invitado en series como Los Intocables, Laramie, Gunsmore, Alfred Hitchcock presenta y Combate, más la propia Bonanza, como ya lo decía.

El inolvidable Telly Savalas, actor principal de la serie Kojak, fue otro de los actores invitados, como también Lee Marvin, de aquella serie M Squad, protagonizada por el detective Frank Ballinger, en Chicago. Para no hablar de Robert Vaughn, que luego veríamos como Napoleón Solo, el agente de Cipol, al lado de Illya Kuryakin, actuado por David McCallum, a quien conseguí después ya viejo, como el doctor Ducky Mallard en la serie NCIS.

Pero cuando la gata se sube a la batea es con la aparición de un sobrino, Will Cartwright, interpretado por la estrella de El Zorro, Guy Williams, en la serie de Walt Disney. Sin poder soslayar a Ricardo Montalbán, capítulo 7 temporada 2. Y a César Romero, en su personaje “Guido Borelli”. Hasta James Coburn estuvo en esas andadas que hizo con Bronson en El peleador callejero.

Los sonidos de Bonanza fueron compuestos por Jay Levintong y Roi Evans, la música por David Ross. El cocinero era Hop Sing es memorable, y el dolor sentimental de esos carajos me envenenaron el alma, ¡porque tuve la misma mala suerte que ellos en el amor!

Humberto Márquez